Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Abril de 2013.

Ziua păcălelilor

20130401235809-img-3905.jpg

En Rumania, el Día de los inocentes se celebra el 1 de abril y se conoce como Ziua păcălelilor, es decir, el Día de las bromas. Como durante nuestro 28 de diciembre, el primero de abril los rumanos bromean, se toman el pelo y se someten a chanzas más o menos cándidas.

El origen de este día tan jocoso todavía se discute, sin embargo, la versión más convincente la encontramos en Francia. Durante un viaje por los territorios de su reino, Carlos IX de Francia comprobó asombrado que, dependiendo de la diócesis, el Año Nuevo se celebraba en fechas distintas. En Lyon, el año empezaba en Navidad mientras que en Vienne lo hacía el 25 de marzo y, junto a muchos otros lugares de Francia, se festejaba hasta el 1 de abril. Con el loable objetivo de estandarizar la fiesta de Año Nuevo, Carlos IX incluyó en el Edicto de Roussillon de 1564 que el primer día del año sería, en adelante, el 1 de enero. El cambio no fue fácilmente asumido, sin embargo, con el tiempo, los que siguieron celebrando el 1 de abril como el día del paso del año, comenzaron a ser objeto de burlas por sus vecinos y acabaron siendo conocidos como “Los locos de abril”, instituyendo esta fecha como el día de las bromas.

Nicolae Ionescu, el fotógrafo del Bucarest interbélico

20130410215621-130510-bucarest-interbelico.jpg

Nicolae Ionescu (1903 – 1975) fue uno de los fotógrafos más populares y que mejor supo captar la esencia del Bucarest de entre guerras, aquel que se jactaba de competir en belleza y jolgorio con la mismísima ciudad de París. Muchas de las fotografías que tomó a lo largo de su vida son las que ahora llenan las páginas de infinidad de libros sobre aquel período y decoran las paredes de librerías y restaurantes de la ciudad, aunque probablemente la mayoría de quienes las colgaron allí no conocen a su autor. Caído en desgracia durante el período comunista, Nicolae Ionescu malvivió muchos años hasta que, tras su muerte, su viuda se vio obligada a vender toda la colección de su marido a la Biblioteca Municipal, que más tarde la revendió a la Academia Romana.

 Es posible contemplar una parte de la obra de Ionescu en el blog de Alex Galmeanu.

¡No se la pierdan! Si conocen Bucarest, se van a llevar más de una sorpresa.

10/04/2013 21:56 legiovhispana #. Bucuresti Hay 1 comentario.


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris