Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Mayo de 2010.

Orient Express

20100504155947-100504-orient-express.jpg

Como todo lector de Agatha Christie que se precie, escuchar el nombre del Orient Express me remueve algo dentro. En mi post del pasado 2 de febrero (Visita al Museo del Ferrocarril Rumano) mencioné que el famoso tren había dejado de dar su exclusivo servicio, sin embargo, hoy me alegro de poder confirmar que estaba equivocado. El Orient Express sigue vivo y todavía une las ciudades de París y Estambul a través de Bucarest una vez al año.

 

Hubo un tiempo en que no existían los vuelos low cost y que cruzar Europa era casi una aventura surcada de paisajes magníficos y pueblos extraños. A mediados del siglo XIX, el belga Georges Nagelmackers imaginó un viaje en tren hasta los confines del continente y tuvo la osadía de fundar la Compagnie Internationale des Wagons-Lits años después conocida como Orient Express.

 

El 5 de junio de 1883, los vagones del mítico tren alojaron por primera vez a príncipes, aristócratas, empresarios y a algún aventurero y juntos contemplaron el corazón de Europa a través de las ventanillas de sus compartimentos, desde París hasta Viena. Pocos meses después, la ruta se amplió y los viajeros pudieron viajar hasta Giurgiu, en la frontera entre Rumania y Bulgaría, desde donde cruzaban el Danubio y tomaban otro tren hasta el puerto de Varna para allí embarcarse hasta Estambul, que por entonces todavía conservaba el legendario nombre de Constantinopla. No fue hasta el 1 de Junio de 1889 cuando el Orient Express realizó el primer viaje directo entre París y Estambul. Reyes y monarcas utilizaron el Orient Express en sus desplazamientos, entre ellos la reina-poeta Elisabeth de Rumanía (o Carmen Sylva) y el atolondrado Boris III de Bulgaria, a quien le gustaba hacer las veces de maquinista.  

 

Hoy, como entonces, los viajeros tienen a su disposición su propio mayordomo que sirve puntualmente el desayuno y el té de la tarde, que se encarga de las formalidades aduaneras y que prepara con esmero el camarote en estilo Art Decó con madera de caoba para acogerlos por la noche. El viajero, además, puede disfrutar de la gastronomía en los tres vagones restaurante, donde la comida se sirve a la vieja usanza y se respetan escrupulosamente las formas.

 

Actualmente, el Orient Express une diversas ciudades a través de otras tantas rutas de forma que realiza 66 salidas anuales pasando por lugares como Londres, París, Venecia, Cracovia, Viena, Dresde, Praga, Budapest, Bucarest o Estambul, recorriendo Europa, lenta y elegantemente, como antaño.

 

Para los interesados, la próxima salida del Orient Express desde París será el 27 de agosto (http://www.orient-express.com) y viajará hasta la antigua Constantinopla con paradas en Budapest, Sinaia y Bucarest, además de breves excursiones guiadas. El trayecto dura 6 días y 5 noches y el precio por persona es de 6.580 €.

 

04/05/2010 15:59 legiovhispana #. De viaje Hay 3 comentarios.

Pan y cebolla

20100507094034-100507-crisis.jpg

Que en Grecia está la cosa muy calentita no lo digo yo, sólo hay que mirar la televisión para darse cuenta. El estricto plan del gobierno heleno, dictado por el FMI y la Unión Europea, ha sacado a medio país lleno de rabia a la calle. Se podrán hacer muchas otras cosas para salir de esta crisis – entre ellas, buscarles las cosquillas a especuladores y banqueros oportunistas que, con la que está cayendo, todavía no quieren bajarse del tren -, sin embargo, también me parece que es la hora de apretarse el cinturón, ahora bien, ¡todos!

 

¿Qué ocurre mientras en Rumania? Ante su difícil situación económica y para evitar un inminente colapso de la economía, a mediados del año pasado recibió un préstamo de 20.000 millones de euros del FMI y de la Unión Europea (muy lejos de los 110.000 millones de Grecia) y, a cambio, se comprometió a poner en marcha un plan de medidas para reducir el déficit público hasta el 5,9 % del PIB.

 

Varias veces han venido los técnicos del FMI a ver cómo andaban las cosas por estos lares y a cantarles las cuarenta a los miembros del gobierno de Emil Boc, así que según anunció ayer el presidente Basescu, a partir de junio las pensiones bajarán un 15 %, los sueldos de los funcionarios un 25 %, la prestación de paro se reducirá un 15 %, el IVA subirá hasta el 24 %, se revisarán las subvenciones a la agricultura, se reducirán las ayudas a la energía térmica y se eliminarán algunos programas sociales.

 

Vamos, que aquí sólo le aprietan el cinturón al ciudadano rumano. De reducir los sueldos de los políticos (que rondan los 7.000 € mensuales - pingües comisiones ilegales a parte – cuando el sueldo medio ronda los 400 €), de controlar sus propiedades (pisos en la Costa Azul, Ferraris, Maseratis, terrenos, joyas…), de meterlos en cárcel por la cantidad de dinero que se han llevado calentito (mucho entrar y salir del juzgado con grandes sonrisas pero de acabar en la trena, nada de nada), de reducir el número de diputados y senadores (se anunciaron despidos de funcionarios, sí, pero ninguno de políticos) o de controlar el gasto inútil (como regalarle millones de euros a la República de Moldavia o gastar a espuertas en la campaña electoral), no se ha dicho ni palabra.

07/05/2010 09:40 legiovhispana #. Política No hay comentarios. Comentar.

Día de las Fuerzas de Seguridad

20100508190458-dscf8575.jpg

Regresando hoy del teatro, frente a la antigua sede del PCR, nos hemos encontrado con una muestra los equipos de las Fuerzas de Seguridad rumanas: helicópteros, tanquetas, camiones, coches, lanchas y todo tipo de armas. ¿Puede haber algo más atractivo para niños? Claudio ha empezado a gritar: ¡Un helicóptero, un helicóptero!, así que nos hemos parado para dar una vuelta.

DSCF8560

 

Los niños se han subido al camión de los bomberos y se han puesto sus cascos, han entrado en la furgoneta de los SWAT, se han puesto a los mandos de un helicóptero (por cierto que un abuelo le ha preguntado al piloto: “¿Es este el helicóptero del tovarich Basescu?), han trepado a las motos de la policía y se han subido a una lancha de salvamento marítimo.

DSCF8573

 

¡Menuda experiencia!

 

Todos los policías que había en la muestra eran de lo más guapo, robusto y amable por lo que María sospecha que eran actores contratados para la ocasión.

DSCF8569

08/05/2010 19:05 legiovhispana #. Bucuresti Hay 3 comentarios.

Rebelión geriátrica

20100513133245-100513-revolucion-jubileta.jpg

Las draconianas medidas que ha tomado el gobierno Boc (de quien, por cierto, ya se dice que va a dimitir en breve debido, precisamente, a su desacuerdo con el presidente Basescu sobre la aplicación de éstas) han levantado ampollas entre los afectados. Se habla de movilizaciones de maestros, personal de la administración y conductores del transporte público, entre otros, sin embargo, los que se han movilizado primero han sido los jubilados.

 

En ciudades como Galati, Iasi o Bucarest, los abuelos han formado piquetes, han cortado calles y se han manifestado airados en lugares estratégicos para protestar por la bajada anunciada de un 15 % de su pensión. Al grito de “Abajo Basescu” o “Respetad a los abuelos del país”, han demostrado su oposición a una medida que, sin ninguna duda, condenará a muchos a la mendicidad, sumándolos a los que desgraciadamente ya se han visto obligados a practicarla.

 

En la capital, los ancianos no se han conformado con gritar pues se han enfrentado a las fuerzas del orden, han roto el cordón policial y han llegado hasta la puerta del Palacio Cotroceni, lugar donde el presidente Basescu suele hacer sus recepciones más importantes. No he visto las imágenes en televisión ni quiero verlas, prefiero imaginarlos en plan la toma del Palacio de Invierno, esgrimiendo sus bastones, al asalto, entre alaridos, dentaduras volando en el fragor de la lucha y mostrando muchas más gónadas que la mayoría de los jóvenes idiotizados que seguirán poblando embobados los malls de Bucarest durante el fin de semana hasta que ya no puedan comprar nada.

 

¡Bravo por los jubilados rumanos!

 

Si el gobierno Boc necesita dinero que lo busque en las cuentas corrientes de todos aquéllos que tienen Ferraris, Maseratis y Hummers, pues detrás de cada uno de esos coches se esconde un delito.

13/05/2010 13:32 legiovhispana #. Política Hay 1 comentario.

Bucarest: desde principios del siglo XVIII hasta la batalla de la colina de Spirea (1848)

20100516171137-100516-bucuresti-punte-1837.jpg

Siguiendo con la serie de post dedicados a Bucarest, retomo el hilo de su historia a principios del siglo XVIII, un momento decisivo para la ciudad en particular y para Rumania en general.

 

El asesinato en Estambul del voivoda Constantin Brancoveanu y de toda su familia marcó el inicio de la Época Fanariota en Rumania. Durante demasiados años los estados vasallos de Moldavia y Valaquia se habían levantado ante el Imperio Otomano, normalmente aliados con el Imperio Ruso y ocasionalmente con el Imperio de los Habsburgo, así que los turcos decidieron poner al frente del gobierno de ambos reinos a gobernantes de origen griego cuyas familias tenían gran influencia ante la Sublime Puerta, apartando así del poder a los nobles locales.

 

La época fanariota se caracterizó inicialmente por políticas fiscales excesivas, debidas a las necesidades otomanas y a las ambiciones de algunos de los gobernantes, sin embargo, sus efectos negativos se vieron en ocasiones compensados por logros y proyectos como la abolición de la servidumbre promulgada por Constantine Mavrocordatos (1749) o la moderna ley de control de los funcionarios públicos de Alejandro Ypsilantis que consiguió minimizar la corrupción.

 

Bucarest sufrió en aquellos años el hecho de ser una ciudad en el frente de batalla entre austriacos, rusos y turcos. Fue ocupada por tropas habsbúrgicas en los años 1716, 1737 y 1789 y otras tantas veces por ejércitos rusos antes de 1806. Los pillajes e incendios a los que se vio sometida durante la guerra convirtieron la vieja Corte Principesca de Vlad Tepes en un lugar prácticamente abandonado y en ruinas, aunque ello no impidió que en la ciudad también se levantasen bellos edificios como la iglesia Stavropoleos o la iglesia Kretulescu.

 

El 28 de mayo de 1811 se firmó en la posada de Hanul lui Manuc (hoy en proceso de rehabilitación) el tratado de paz entre Rusia y Turquía que abrió un breve período de tranquilidad para los bucarestinos. Tras la nueva guerra ruso-turca de 1829, la ciudad quedó bajo administración rusa y su gobernador, Pavel Kiseleff (aquél que da nombre al parque al que solemos ir con los niños, uno de los más bonitos y mejor dotados de columpios de Bucarest), realizó un gran esfuerzo para impulsar su reconstrucción y mejorar la calidad de vida de sus ciudadanos. Así, en 1831 se promulgó el Estatuto Orgánico a partir del cual se trazaron y pavimentaron nuevas calles, se levantaron bellos edificios, se perfeccionó el sistema de canalización de agua y se mejoró la higiene pública (medida que evitó la reaparición de enfermedades como la Plaga de Caragea, que había causado unos 25.000 muertos en 1813).

 

Desgraciadamente, el 23 de marzo de 1847 se declaró un incendio en Bucarest que destruyó 2000 edificios y dejó una tercera parte de la ciudad en ruinas. Sólo un año después, la ciudad volvió a sufrir una sacudida cuando estalló la Revolución de 1848. La batalla de la colina de Spirea (lugar donde hoy se levanta la Casa Poporului) acabó momentáneamente con las aspiraciones nacionalistas de los rumanos, sin embargo, la revuelta puso las bases a un movimiento que culminó con la elección del príncipe Alexandru Ion Cuza como rey de moldavos y válacos en 1859. A pesar estas turbulencias políticas, en 1850 se diseñó el Parque Cismigiu, el preferido hoy por los habitantes de la ciudad, y se construyó el Teatro Nacional (ver post del 25/04/2009 titulado El antiguo Teatro Nacional de Bucarest).

Ilustrando este post, una imagen de Bucarest en 1837.

16/05/2010 17:11 legiovhispana #. Bucuresti Hay 1 comentario.

Bordello's

20100518223140-100518-pilar-en-mojo.jpg

El pasado fin de semana Bucarest fue invadida por hordas de extranjeros que iban a participar en el geriátrico concierto de AC/DC, así que Lipscani se llenó como las Ramblas en agosto, las terrazas estaban llenas, las calles abarrotadas y la gente paseaba feliz.

 

Hacía tiempo que esperábamos cenar en Bordello’s, un pub situado en el número 9 de la calle Selari, aunque por la densidad de viandantes teníamos limitadas las espectativas de hacerlo la noche del sábado. Bordello’s ocupa dos pisos de un edificio construido en 1714 que fue lugar de descanso y recreo de los nobles y gobernantes de entonces, pues la Corte Principesca estaba cercana. En 1795 el gobierno se trasladó cerca de donde hoy se alza la Casa Poporului, así que el barrio entró en una lenta decadencia hasta convertirse en el distrito rojo de la ciudad. Años más tarde se construyó allí el Hotel Fieschi, uno de los mejores de la ciudad y hacia 1874 se abrió allí un restaurante. Bordello’s recuerda su momento como reputada casa de citas de Bucarest.

 

A pesar de las pocas esperanzas que teníamos de encontrar mesa, quedamos allí con nuestros amigos Alfredo y Forentina para celebrar oficialmente la llegada de Pilar, al acercamos a la terraza confirmamos nuestros temores. Bueno, los esperaremos tomando una cervecita. Y en esto que quedó libre una mesa en la misma terraza, el escaparate perfecto desde donde disfrutar de la animación de un Bucarest en plenas celebraciones por haber entrado en el circuito de una vieja banda de rock.

 

Bordello’s no nos defraudó. La carta es extensa y está muy bien surtida de los platillos más variados a los que el menú llama Tapas: hummus, palitos de mozzarella, tabbouleh, jalapeños con queso, patatas muy bien fritas, calamares, gambas fritas, paella valenciana (no nos atrevimos), chorizo al vino, chili con carne, albóndigas con salsa de almendras, pollo tandori, alitas de pollo, costillar con salsa barbacoa, filetitos de ternera con rúcula, weiswurst y mucho más en una fusión de cocinas hispánicas, árabes, americanas e italianas, como mínimo. La carta de cervezas y vinos, igual de extensa y bien surtida. En fin, un lugar muy recomendable para el veranito que se avecina.

 

Cenamos como auténticos tragaldabas, así que después no nos quedó más remedio que ir a bailarla al Club Mojo para quemar calorías. Primero en la discoteca del sótano, donde movimos el esqueleto y remojamos el gaznate, después al karaoke, donde Pilar hizo una memorable actuación que sin duda será más recordada que el concierto de los vetustos AC/DC. Nunca Bucarest asistió a tanta entrega y pasión.

 

18/05/2010 22:31 legiovhispana #. Bucuresti Hay 2 comentarios.

La destrucción del patrimonio en Bucarest

20100519154724-destruccion-2.jpg

Hasta finales de este mes, el Museo del Campesino Rumano acoge una exposición sobre uno de los más dramáticos aspectos del Bucarest de hoy: la despiadada y sistemática destrucción de su patrimonio arquitectónico. Un solo dato pone de manifiesto esta terrible situación: Bucarest es la única capital europea que, tras la revolución de 1989, ha perdido más edificios que durante todos los bombardeos - alemanes y aliados - de la Segunda Guerra Mundial.

 

Los motivos de esta destrucción son tan variados como lamentables. Por un lado, la feroz actividad de las empresas inmobiliarias, por otro, la indiferencia y la corrupción galopante de las autoridades locales y, por último, el desinterés de los bucarestinos por la arquitectura de su ciudad, por su historia y por su memoria cultural.

Destrucción 1

 

La exposición dedica una sala entera a la degradación de la Moara lui Assan, hoy una ruina situada en la zona de Obor-Lizeanu, concretamente en la calle Halmeu nr. 25.  Este edificio, que albergó el primer molino impulsado con vapor en Rumania, fue levantado en 1853. Desde el principio se convirtió en un lugar de referencia para el desarrollo industrial rumano, tanto por la calidad arquitectónica del inmueble como por la maquinaria puntera que allí se empleó, diseñada antes de 1.900 y transportada desde Viena en barco a través del Danubio. Tras la revolución de 1989, este centro industrial entró en decadencia y acabó cerrándose. La destrucción de la fábrica comenzó en 1995. Desaprensivos saltaron el muro, arrancaron los elementos de hierro, zinc y plomo y los vendieron como chatarra, incluyendo bellas rejas de hierro forjado, elementos decorativos y toda la maquinaria austríaca. En un intento de proteger el lugar, fue clasificado en 2005 como monumento histórico de valor nacional y parte del patrimonio industrial, sin embargo, la rapiña continuó, desapareció parte del material constructivo y todo el lugar acabó asolado por un incendio. El antiguo molino languidece hoy rodeado de basuras, perros, ruina y vagabundos.

 

La muestra también enseña los momentos en que magníficos edificios de estilo neoclásico o barroco,  joyas vanguardistas y algunos palacios de estilo brancovan sucumben ante las escavadoras. Tras ellas también han quedado arrasados jardines enteros y arrancados de raíz árboles que llevaban decenios dando sombra a los bucarestinos. Hoy, en algunos lugares, sólo quedan en pie las fachadas de lo que fueron fastuosos edificios, mientras crecen nuevos jardines salvajes a sus espaldas, llenos de ratas y deshechos. Otras edificaciones, todavía ocupadas, asisten impotentes a su degradación, con sus muros deteriorados, sus portales atiborrados de cables y sus paramentos precipitándose en medio de la calle tras no aguantar más los embates de la polución y los terremotos pasados.

Destrucción 3

 

A pesar de esta patética situación, todavía que margen para la esperanza pues el Colegio de Arquitectos Rumanos, el Instituto Cultural Rumano, algunas ONG y decenas de profesionales están empezando a manifestar su repulsa por este expolio e incluso se han organizado manifestaciones que han hecho subir los colores a algunos políticos municipales.

 

19/05/2010 15:49 legiovhispana #. Bucuresti Hay 1 comentario.

Tráfico de ajos

20100527162309-100527-ajos.jpg

Disculpe el lector de antemano mi apego a los tópicos pero comprenderá enseguida que la noticia vale su peso en oro: el Ministro de Finanzas del país que vio nacer a Drácula, Sebastian Vladescu, ha hecho saltar todas las alarmas al denunciar públicamente el tráfico ilegal de ajo a través de la frontera moldava.

 

Debe advertir quien me lee que, en nuestras circunstancias, aquéllos que vivimos en Rumania queramos estar bien surtidos de esta hortaliza bulbosa incluso a costa de saltarnos la ley vigente, pues sus efectos sobre los muertos vivientes chupadores de sangre está más que probado.

 

Parece ser que unos amables chinos envían ajo hasta Moldavia en cantidades industriales y allí, a través de la permeable frontera con Rumania, saltan los contrabandistas a nuestro territorio con dos o tres cajas por barba.

 

Los últimos desdichados a los que ha pillado la policía habían importado 10 toneladas, sin duda una cantidad suficiente para proteger centenares, ¡qué digo!, miles de inocentes yugulares. Pero ahora los ajos se marchitan custodiados en un almacén de Iasi así que el ciudadano rumano – y los que compartimos su tierra – nos olvidamos por momentos de la crisis ante el temor de una inesperada y violenta transfusión. 

 

27/05/2010 16:23 legiovhispana #. Política Hay 2 comentarios.

Sobre el descontento

20100531084308-metrou-greva.jpg

Ha llegado el 31 de mayo y con él la temida huelga general, pero los autobuses y el metro funcionan, la gente camina hacia sus oficinas, los colegios están abiertos y todo parece igual que cualquier otro día. Por mi parte, escribo esto tomando un café mientras espero para la enésima reunión en el Ministerio, así que los castigados funcionarios también están en su sitio.

 

Basescu anunció hace días drásticos recortes sociales y en los salarios públicos, los sindicatos se revolvieron y anunciaron una paralización del país, sin embargo, nada parece haber ocurrido. No sé si les habrá entrado un ataque de pereza en el último momento o si habrán reflexionado sobre la utilidad de sus protestas, pero el tráfico está hoy tan imposible como siempre.

 

La economía rumana se encuentra en su peor momento desde la derrota del comunismo. El PIB se desplomó durante 2009 un 7,1 % y los datos del primer trimestre de 2010 apuntan a que hay que sumarle una caída adicional del 2,5 %.  Han disminuido el consumo interno, las exportaciones y la producción. La inversión extranjera también ha caído más de un 70 % respecto al año pasado y el problema es que, según coinciden los analistas, no hay ningún síntoma de recuperación a medio plazo.

 

Por su parte, el FMI sigue presionando al Gobierno Boc. Hace unas semanas pronosticó que el crecimiento rumano sería probablemente negativo durante todo este año y alertó de nuevo sobre el elevado déficit que puede poner en peligro el próximo tramo del préstamo que tiene que recibir Rumania para afrontar sus obligaciones financieras más inmediatas.

 

EL FMI cree que el recorte del 25% en los salarios públicos, del 15% en las pensiones y la reducción de cerca del 30% en el número de funcionarios son ya insuficientes (y todavía no se han puesto en práctica!), así que ha propuesto que adicionalmente se eleve el impuesto sobre la renta hasta el 20%, desde el actual 16%, y que se suba el IVA hasta el 25% desde el 19% que se soporta en estos momentos.

 

Leo en algunos periódicos españoles sobre el “descontento social” en Rumania pero no lo veo reflejado en la calle. No sé si es un deseo de los redactores o si imaginan que algo está pasando mientras escriben sentados en sus escritorios de Madrid o Barcelona, sin embargo, valdría la pena que se pasasen por aquí para comprobar la parálisis que aqueja al pueblo rumano ante semejante desastre e intentasen encontrarle una explicación.

 

31/05/2010 08:43 legiovhispana #. Política Hay 4 comentarios.


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris