Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Marzo de 2010.

Corneliu Coposu

20100302110202-100302-coposu.jpg

Tras el ábside de la iglesia Kretzulescu y justo frente a la estatua a Iuliu Maniu, en la Plaza de la Revolución, se levanta el busto de Corneliu Coposu. Su ubicación no es casual pues Coposu fue uno de tantos encarcelados por el régimen comunista y tuvo el honor de ser el secretario de Iuliu Maniu, del que estará eternamente separado sólo por Calea Victoriei.

 

Coposu nació en Bobota, un pueblo de Transilvania durante los últimos años del gobierno austro-húngaro (1914). Estudió Derecho y Económicas en la Universidad de Cluj, donde se involucró políticamente con el Partido Nacional Campesino y especialmente con Iuliu Maniu, uno de los artífices de la unión de Transilvania con Rumania tras la Primera Guerra Mundial.

 

Durante el régimen fascista de Antonescu, Coposu se vio obligado a vivir en la clandestinidad y ya empezada la Segunda Guerra Mundial participó en las negociaciones con Inglaterra para que Rumania abandonase a las potencias del Eje y se uniese a los Aliados. Tras el golpe de Estado del rey Mihai contra Antonescu, Coposu alcanzó la subsecretaría del Partido Nacional Campesino desde donde organizó el partido como primera fuerza opositora de los comunistas de Petru Groza antes de las elecciones generales de 1946.

 

Haciendo gala de lo que los comunistas entienden por buena lid democrática, en julio de 1947 lo detuvieron junto al resto de los líderes del Partido Nacional Campesino cuando intentaba huir del país hacia Occidente. Sin juicio alguno, estuvo 9 años en arresto preventivo y en 1956 fue condenado a cadena perpetua por “alta traición contra la clase trabajadora” y por “crímenes contra las reformas sociales” (aunque suene rocambolesco, cito textualmente a la acusación). Hasta 1962 estuvo recluido en régimen de aislamiento en la prisión de Râmnicu Sărat y finalmente, tras 17 años de reclusión, fue liberado en abril de 1962. Tras salir de prisión, fue empleado como obrero no calificado en un taller de carpintería mecánica.

 

El 22 de diciembre de 1989, durante la Revolución, leyó el manifiesto que devolvió a su partido a la legalidad, rebautizado como Partido Nacional Campesino Cristiano Demócrata. Desde entonces, Coposu se convirtió en la principal voz de la oposición al Frente de Salvación Nacional de Ion Iliescu lo que casi le costó la vida durante la mineriada de 1990.

 

Coposu apoyó siempre el retorno de la monarquía de manos de Mihai I y personalmente promocionó a Emil Constantinescu hasta el puesto de Presidente de Rumania. Murió en Bucarest en 1995 tras un largo cáncer y a su entierro en el cementerio Bellu asistieron unas 100.000 personas.

 

Valga este breve post como homenaje a un hombre que, junto a su colega Iuliu Maniu, trabajó incansable para reinstaurar un verdadero régimen democrático en Rumania.

02/03/2010 11:02 legiovhispana #. Historia No hay comentarios. Comentar.

Nacer en Rumania

20100303152550-100303-nacer-en-rumania.jpg

Debo empezar este post admitiendo que el sistema sanitario rumano tiene muchas y buenas excepciones y que hay médicos que se comportan según el código deontológico más estricto, sin embargo, para desgracia de las madres rumanas, el proceso de dar a luz hoy en Rumania es un auténtico despropósito.

 

Lógicamente, tras la buena nueva de un embarazo y los regocijos correspondientes, lo primero que hace la futura madre es contactar con un médico de familia. Puede ir recomendada – la mejor y la más barata de las opciones – o a pelo, en cuyo caso deberá inaugurar la relación con su doctor con el conveniente regalo, en metálico o en forma de materia prima; de no cumplir con esta tradición, lo más probable es que el médico la trate con cara de perro durante toda la gestación, la haga esperar hasta tratar al último paciente del día de visita, le dedique apenas unos minutos, etc. También puede ocurrir que el médico, a pesar de estar encuadrado en la Seguridad Social Rumana, la transfiera a su consulta particular con peregrinas excusas, de forma que la sufrida madre deberá abonar todas las visitas (25 €), ecografías (100 €) y pruebas varias (que pueden alcanzar precios superiores a los 150 €).

 

Llegado el día del nacimiento, la parturienta no sólo deberá haber pensado en su ajuar y en la canastilla, sino también deberá ir bien pertrechada de gasas, vendas, hilo esterilizado, guantes, jabón, pinzas hemostáticas, tijeras, jeringas, agujas esterilizadas, medicinas varias y, sobre todo, anestesia pues de no llevarla nadie le surtirá de ella (de hecho, sé de un caso en el que aunque una madre se ofreció a darle parte de su anestesia a otra que estaba sufriendo en la sala de preparto, la enfermera no lo aceptó y dejó a la pobre desdichada allí gritando como alma que lleva el diablo). Al margen de todo esto, el coste del parto en un hospital público rumano es de unos 600 € si todo va bien – cantidad que se da de tapadillo al médico – y de unos 700 € si hay que hacer una cesárea de urgencia. Una vez el bebé está junto a la madre, alguien deberá proveerlos de comida pues las raciones suelen ser escasas o simplemente inexistentes.

 

Finalmente cabe recordar, como corolario, que con este panorama hospitalario el último ministro de Sanidad acudía diariamente al Ministerio con su flamante Ferrari rojo.

03/03/2010 15:25 legiovhispana #. Reflexiones Hay 7 comentarios.


El deshollinador

20100316115323-image178.jpg

Todos los días veo al deshollinador cerca de la puerta de mi oficina. Suele rondar la esquina de la calle, saludando amablemente a los que pasan, a veces, incluso intercambia dos palabras con alguien. Imagino que su constancia le ha hecho conocer las caras de los que cruzamos diariamente por aquí así que nos saluda con una sonrisa de esas que sólo se dedican a aquéllos que conoces de toda la vida.

 

El deshollinador lleva todas sus herramientas al hombro: cepillos, un largo alambre enrollado con una bola metálica en uno de los extremos que sirve de contrapeso y una escoba circular en el otro, muchos paños y esa sonrisa con la que ofrece sus servicios.

 

En Bucarest todavía hay muchas chimeneas que escupen humo negro y ceniza cuando hace frío pues el gas no ha podido con las viejas sobas de porcelana, así que el deshollinador aún tiene trabajo que hacer aquí. 

16/03/2010 11:53 legiovhispana #. Bucuresti Hay 1 comentario.

El deshollinador (y 2)

20100317110523-100317-deshollinador.jpg

Ayer hablé de él y hoy no he podido resistir la tentación de fotografiarle de cerca, al fin y al cabo, su profesión está en peligro de extinción y poder hacerle un retrato ha sido una oportunidad muy especial, algo que pronto será imposible en esta Europa donde ya casi no caben las profesiones manuales.

17/03/2010 11:05 legiovhispana #. Bucuresti Hay 1 comentario.

Sobre toneles

20100317111319-090714-no-piratas-en-el-metro.jpg

Hace unos meses comentaba inocente la imposibilidad de que entrasen piratas provistos de barriles de ron en el Metro de Bucarest debido a la prohibición que reza el cartel que adjunto.

 

Ayer, paseando por Piata Matache, entendí a qué se refería.

100317_Tonel

17/03/2010 11:13 legiovhispana #. Bucuresti Hay 2 comentarios.

Excursión a las minas de Slănic

20100321110517-100321-minas-de-slanic.jpg

El pasado jueves la gradiniţa de los enanos organizó una nueva excursión, esta vez a las minas de sal de Slănic, en el condado de Prahova. En realidad, se trata de dos minas superpuestas: la Mina Mihai, abierta en 1912, y por debajo de ella la Mina Unirea, inaugurada en 1938 y que se sitúa a 208 metros de profundidad.

 

Ambas minas tienen unas salas espectaculares, con techos de más de 30 metros de altura y paredes que alcanzan una inclinación de hasta 60 º (sinceramente, a mi me recuerdan a las Minas de Moria de El Señor de los Anillos). Tras años de durísimos trabajos de acondicionamiento, se abrieron al público como atracción turística y como centro de tratamiento de enfermedades respiratorias en 1970. También tienen canchas de fútbol-sala y de handball, una pista de atletismo y un museo de historia de la mina.

 

El escultor Iustin Năstase esculpió allí obras como los bustos del emperador Trajano y del rey dacio Decébalo, mientras que una artista local llamada Oană Brezeanu diseñó un bajo relieve de Mihai Viteazu y un busto del gran poeta romántico Mihai Eminescu. Algunas pinturas de temas romanos cubren también las paredes de roca de sal.

 

En 1994 las minas sufrieron unos graves daños debidos a la disolución de la sal por efecto de las aguas freáticas y el filtrado de aguas pluviales. Algunas galerías se derrumbaron por lo que tuvieron que ser cerradas al público hasta que el ingeniero Eugen Scrob inventó un método especial de preservación que permitió reabrirlas en 1998.

 

Parece que los churumbeles quedaron impresionados por el lugar. Llegaron a casa hablando de la visita y de unos dragones, símbolo de los guerreros dacios, que rodean el busto de Decébalo. Estuvieron muy parlanchines hasta que metieron en la cama pues, una vez en horizontal, quedaron rendidos en cuestión de minutos. Esa noche no hubo cantos, ni juegos, ni conversaciones ni carreras.

 

 

 

 

21/03/2010 11:05 legiovhispana #. En familia Hay 1 comentario.

Ion Bârlădeanu

20100325170248-100325-ion-barladeanu.jpg

Hace un par de días el Instituto Cultural Rumano organizó una charla-exposición sobre el último fenómeno artístico del país: Ion Bârlădeanu. La reunión fue de lo más sesuda, con un crítico de arte enfrentado a una sala circunspecta que atendía casi reverencialmente a las explicaciones, críticas y disecciones de la obra de este “artista del hambre”. No había sonrisas, ni chascarrillos, ni un solo guiño a la galería, todo fue según el guión del mundillo intelectual bucarestino: aburrido hasta la nausea pero con un gesto de profundo interés.

 

Ion Bârlădeanu 1

 

Ion Bârlădeanu saltó a la fama entre el gran público hace unas semanas gracias a la exposición que inauguró en una afamada galería de París y a que una de sus principales fans es Angelina Jolie, con quien incluso compartió una cena privada. A pesar de todo el espectáculo que se ha montado a su alrededor, lo cierto es que hasta el año 2007 nadie había oído hablar de Bârlădeanu pues vivía como podía en la habitación donde se acumulan las basuras de uno de los típicos bloques comunistas de Bucarest. Precisamente de ahí es de donde este peculiar creador sacaba todo el material para crear sus obras, principalmente collages - a los que él llama películas - hechos con recortes de periódico y revistas pegados sobre cartón en los que ofrece una visión crítica, confusa y algo agresiva de Rumania, la de entonces y la de ahora.

 

Ion Bârlădeanu 2

 

¿Es Bârlădeanu un bohemio en estado puro o quizás un producto del más puro marketing? Posiblemente tiene algo de ambas cosas. Se dice que es la encarnación del mito del éxito de las sociedades capitalistas y democráticas, también que sólo es un producto más de la deriva cultural contemporánea o el resultado de una promoción agresiva y sensacionalista. Por mi parte, sólo creo que es un tipo con suerte al un día un amigo le ayudó a acercarse a una galería de arte de Bucarest en la que encontró alguien que se prestó a exponer su obra. Por lo demás, le ha sonado la flauta y me alegro por él (especialmente por su cena con la Jolie). Sea como fuere, su obra impresiona y difícilmente deja indiferente, así que vale la pena dedicarle un rato.

25/03/2010 17:02 legiovhispana #. Bucuresti Hay 7 comentarios.


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris