Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Abril de 2010.

Ovidio y el fauno

20100413224346-ovidio-y-el-fauno-004.jpg

Regresando hoy a casa del trabajo he recordado otro de los motivos por los que me gusta Bucarest: si uno está lo suficientemente atento, mil y una sorpresas emergen en los lugares más insospechados.

 

Sobre la cornisa de uno de tantos castigados edificios vanguardistas de Bucarest, colocada como por descuido, se levanta la escultura de un hombre junto a un fauno. Por supuesto, no lo he reconocido a la primera, he tenido que bucear un poco en la memoria y en los libros para recordar Las Metamorfosis de Ovidio, el poeta romano condenado por el emperador Augusto al exilio en Tomis (la actual Constanza, en la costa del Mar Negro), símbolo nacional en Rumania y de su destino trágico.

 

Ovidio está representado con el semblante serio, casi triste, penando su exilio lejos de Roma. El fauno, con las pezuñas colgando y una flauta de Pan en la mano - el típico nai rumano -, parece reírse de su suerte, como recordándole algún oráculo en el que le advirtió sobre su futuro.

 

Querido peatón, si pasas por el boulevard Eroii Sanitari, en la esquina con la calle Dr. Clunet, levanta la vista del suelo – no te preocupes, no hay socavones por ahí – y encontrarás esta curiosa escultura que bien merece un poco de tu tiempo.

13/04/2010 22:43 legiovhispana #. Bucuresti Hay 1 comentario.

Terror perruno

20100415105303-100415-terror.jpg

Sales de casa de buena mañana con los ojos todavía demasiado pegados, te acercas al lugar donde dejaste ayer aparcado el coche y te encuentras este panorama.

 

¿Qué hacer? Mejor ir en metro a trabajar.

15/04/2010 09:42 legiovhispana #. Bucuresti Hay 4 comentarios.

Maternologia

20100420181419-100420-maternologia.jpg

En 1880, el doctor I.C. Drăgescu publicó un tratado titulado Maternologia que pretendía ser un compendio de normas de salud y educación y que establecía la idea que se tenía a mediados del siglo XIX de la institución familiar en Rumania, concepto compartido por prohombres como C. A. Rosetti o Nicolae Bălcescu:

 

Femeia este ângerul păzitor al familiei, educătórea societăţii. Fiă-care naţiune atribue femeii mărirea séu decădinţa sa. Dacă bărbatul forméză legile, femeia forméză moravurile, dacă bărbatul guvernéză societatea, femeia o nobiléză.

 

“La mujer es el ángel guardián de la familia, la educadora de la sociedad. Cada nación concede a sus mujeres la grandeza o la decadencia en la que viven. Si el hombre forma las leyes, la mujer forma las costumbres, si el hombre gobierna una sociedad, la mujer la ennoblece”

 

No sé qué diría nuestra ínclita Ministra de Igual da sobre la afirmación del Dr. Drăgescu, estoy seguro de que le encontraría todas las pegas y de que tacharía al profesor de protofascista, sin embargo, personalmente comparto este punto de vista.

20/04/2010 18:14 legiovhispana #. Reflexiones Hay 6 comentarios.

Bucarest: de la Prehistoria a las grandes invasiones

20100424172729-100424-diosa-de-vidra.jpg

Bajo los bloques de hormigón y el bullicio de Bucarest se esconden siglos de historia que hoy son difíciles de identificar en medio del caos. A pesar de todo, el varios posts intentaré esbozar la centenaria historia de esta ciudad para ayudar al visitante a apreciar un lugar demasiado maltratado y poco comprendido.

 

Las riberas del Dambovita y del Colentina y las colinas que los circundan comenzaron a poblarse en el Paleolítico Medio (85.000 – 35.000 a.C.) y los restos de los poblados que se construyeron entonces se han localizado hoy en lugares como Herastrau o en el menos bucólico barrio de Pantelimon. Ya en el Neolítico (7.000 – 3.500 a.C.) se desarrollaron en esta zona las culturas Cris, Dudesti y Gumelnita, de la que se ha conservado la Diosa de Vidra (en la foto adjunta), diosa de la fertilidad que representa también el ciclo vegetal tan importante para esta cultura de agricultores y ganaderos.

 

Con la formación de los grandes pueblos de la Antigüedad, el lugar donde hoy se encuentra Bucarest asistió a la formación del reino Geto-Dacio, una rama del gran pueblo tracio a la que Herodoto se refirió en su descripción de la campaña de Dario I contra los escitas. El gran rey dacio Burebista fue el artífice de la creación de una potencia regional que empezó a amenazar a la pujante República romana por lo que, con el paso de los años, el choque se hizo inevitable y a principios del siglo II d.C. los romanos destruyeron por completo el reino dacio de Decébalo y lo ocuparon.

 

La ocupación de la zona de Bucarest duró poco (117 d.C.), volviendo de nuevo a manos de los dacios libres, es decir, aquellos que quedaron fuera de la provincia romana de Dacia, hasta la llegada de los godos. Tras la rotura del limes romano, la población de antiguo Bucarest vio pasar por allí  a hunos, gépidos y ávaros, invasores que dejaron poco y destruyeron mucho, y no fue hasta la creación del Primer Imperio Búlgaro – bajo cuya jurisdicción estuvo - que encontró algo de tranquilidad. Curiosamente, la cultura eslava asociada al poder búlgaro acabó siendo disuelta por la de los pobladores rumanos, dejando algunos topónimos (Ialomita, Snagov, etc.), bastantes palabras en el idioma común y ciertas costumbres.

 

Pechenegos y cumanos acabaron salvajemente con este período de tranquilidad así que los pobladores de la región se vieron obligados a formar núcleos protegidos en zonas abiertas o junto a establecimientos monásticos levantados en las profundidades de la gran zona boscosa del sur de Rumania – que incluía el territorio de Bucarest - conocida como Codrii Vlasiei.

 

Fue posiblemente en este momento cuando la futura capital de Rumania empezó a formarse como ciudad.

24/04/2010 17:27 legiovhispana #. Bucuresti Hay 1 comentario.

El delito de aprender

20100426133610-100426-afganistan.jpg

En Afganistán todavía hay escuelas sólo para niñas. No se trata de una elección libre y más o menos aceptable de la familia, se trata de separarlas forzosamente de los niños. Desgraciadamente, el concepto de la mujer como ser impuro y decadente no sólo lo defienden los barbudos fanáticos del Kalashnikov, sino también una sociedad a la que la Democracia le viene todavía demasiado grande y que debe empezar por conceptos más básicos.

 

Sea como fuere, los afganos más despiertos consideran que sus hijas deben recibir educación y, por tanto, en un gesto aparentemente normal pero realmente valiente las envían cada día a la escuela para que aprendan matemáticas, lengua, algo de su atormentada historia y a convivir con otras niñas. Posiblemente los recursos sean escasos, la formación que reciban insuficiente y seguro que la comunidad internacional debería prestarles más atención y dinero, sin embargo, hay que valorar el esfuerzo de todos.

 

Pero también hay otros afganos menos despiertos, cualquiera diría que los campos de amapolas que abundan en el país les han nublado el cerebro pero no es así, simplemente son malos, una pandilla de hijos de puta (con perdón).

 

En la última semana, tres escuelas de niñas han sido atacadas con gas tóxico. No pretendían asustarlas para que dejasen su formación - eso habría sido poco -, pretendían matarlas junto a sus maestras por cometer el delito de aprender y enseñar respectivamente. Los descerebrados talibanes temen a la escuela, actitud normal, al fin y al cabo, pues quizás algún día una de esas mujeres se niegue a aceptar sus repugnantes imposiciones y ese será el verdadero principio del fin de su hegemonía.

 

Mientras tanto, para aquéllos que se preguntan qué hacemos en Afganistán: ¡Pues eso, entre otras cosas, acabar con tanto cabrón suelto!

26/04/2010 13:36 legiovhispana #. Reflexiones Hay 4 comentarios.

Bucarest: de la Edad Media a la Edad Moderna

20100427221308-100427-mircea-el-viejo.jpg

La primera mención de la ciudad de Bucarest aparece en el siglo XIV en relación con los monasterios de Snagov, Glavacioc, Bolintin y Comana. En el año 1.400, el rey del incipiente reino de Valaquia, Mircea el Viejo (en la imagen), construyó una fortaleza en el lugar en el que se levanta Bucarest llamada a convertirse años después en la corte del más famoso de los reyes rumanos, Vlad Tepes El Empalador. De este modo, a partir de 1.465 la ciudad se conoce como sede real y en 1.492 aparece por primera vez señalada en un libro alemán de mapas.

 

El siglo XV estuvo marcado por la política antiotomana del vecino rey de Moldavia, Esteban el Grande. Vlad Tepes había sido expulsado del trono por el rey húngaro y Esteban lo apoyó para recuperarlo, sin embargo, Vlad fue derrotado por los turcos, quienes separaron su cara y su cabellera del cráneo y lo enviaron como trofeo al sultán en Estambul.

 

Mientras los soberanos de Valaquia aceptaron el vasallaje ante los otomanos se mantuvo la paz pero con la subida al trono de Radu de Afumati la guerra volvió a estallar. A pesar de todo, durante este período Bucarest creció con fuerza. Mircea el Pastor construyó un nuevo castillo y la iglesia de la corte que todavía hoy se conserva en Lipscani. Se estableció allí un importante mercado, aumentó el comerció y empezó a llegar gente de muchos lugares. En 1573, se construyó en Plumbuita la primera imprenta de la ciudad. En 1589, el unificador de Rumania Mihai el Valiente levantó la iglesia llamada de Mihai Voda, cuyo templo todavía hoy puede visitarse, aunque el complejo monástico que lo rodeaba fue despiadadamente destruido por el régimen comunista en 1.985.

 

En la primera mitad del siglo XVII Bucarest siguió creciendo y ganando importancia a pesar de las luchas por el poder que periódicamente protagonizaron los voivodas y en 1659 fue declarada capital de Valaquia. A partir de entonces, bajo el gobierno de voivodas como Serban Cantacuzino (1.678 – 1.688) o Constantin Brancoveanu (1688 – 1714), Bucarest asistió al crecimiento de los poderosos gremios artesanales, a la construcción de grandes posadas para acoger a los continuos visitantes y a la apertura de la primera imprenta real. También se levantaron otros edificios emblemáticos como la futura Iglesia Metropolitana, los monasterios de Cotroceni, Antim y San Sava (junto a su Academia). La corte se extendió también y se levantaron varias fortalezas y palacios alrededor de la ciudad, como el bello Palacio de Mogosoaia al que ya dediqué un post hace un año (ver De paseo por Mogosoaia del 15/03/2009)

27/04/2010 22:13 legiovhispana #. Bucuresti Hay 2 comentarios.

El Museo del Campesino Rumano

20100428221110-dscf8459.jpg

El mal tiempo del pasado fin de semana nos empujó a realizar una de esas visitas tantas veces planeada y nunca antes realizada: el Museo del Campesino Rumano (http://www.muzeultaranuluiroman.ro/).

 

El impresionante edificio que contiene el Museo fue diseñado por el arquitecto N. Ghika Budesti en estilo neorumano y construido en el añorado período interbélico (entre 1912 y 1941). Con recias paredes de ladrillo, esta construcción tiene grandes ventanales, recias columnas, decoración en piedra inspirada en motivos de la arquitectura tradicional rumana y galerías abiertas de estilo brancovan, de acuerdo con el diseño del Palacio de Mogosoaia.

 

Respecto a la exposición, lejos de apabullar al visitante con atiborradas salas llenas de objetos, el museo mantiene un interesante equilibrio entre modernidad y tradición campesina perfectamente resuelto. Además de mostrar trajes populares, telas, bordados, cerámica, muebles, alfombras y los más variopintos objetos (principalmente de madera), contiene salas con la reproducción de una escuela de pueblo, con una casa de madera completa, típica del campo rumano, con molinos de viento y de agua e incluso con parte de la iglesia transilvana de Bejian, del siglo XVII, junto a su mobiliario y objetos litúrgicos.

 

La verdad es que nos costó tomar la decisión de visitar este museo por miedo a que los churumbitos se aburriesen en seguida pero lo que ocurrió fue todo lo contrario (también ayudaron las rampas que unen las salas, un pasatiempo perfecto para ellos), aunque lo que sin duda más les impresionó fueron la casa de madera y los molinos, posiblemente por su imponente tamaño.

 

El Museo del Campesino Rumano es, sin duda, un lugar recomendable donde ir a pasar un buen rato, donde comprar artesanía popular en las continuas ferias que allí se organizan, donde tomar un refrigerio en la terraza de la parte de atrás para descansar los pies tras el paseo e incluso donde ver alguna película en el cine al aire libre que se monta en primavera.

 

Para más información sobre el Museo y sus salas sobre el comunismo rumano, ver post del 22/06/2009 titulado Otro triplete.

28/04/2010 22:11 legiovhispana #. Bucuresti No hay comentarios. Comentar.


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris