Facebook Twitter Google +1     Admin

¡Feliz día de Sant Jordi!

20140423155311-140423-sant-jordi-en-bucovina.jpg

Cumpliendo con la tradición del día de Sant Jordi, María, Matilda y Sofía han recibido sendas rosas de los varones de la familia. Después, la celebración ha continuado en una librería de Campulung Moldovenesc, donde hemos comprado libros para todos.

Desde el blog de la familia Basté Pla, os deseamos un muy feliz día de Sant Jordi.

23/04/2014 15:53 legiovhispana #. En familia Hay 2 comentarios.

Caravasares bucarestinos

20140417150124-140417-hanul-manuc.jpg

Cuando uno contempla un mapa antiguo de Bucarest, llama la atención la cantidad de albergues que existían en lo que hoy es Lipscani, el casco antiguo de la ciudad. 

Bucarest, importante nudo de comunicaciones entre Estambul y Viena, se benefició siempre de su estratégica posición en las principales rutas comerciales transcontinentales. Caravanas con mercancías partían del Bósforo y, durante un viaje que duraba un mes, cruzaban los territorios del Imperio Otomano hasta el Danubio y se adentraban en el territorio del Principado de Valaquia hasta Bucarest. La ciudad era un lugar tanto de tránsito como de depósito. Muchas de las mercancías provenientes de Europa eran trasladadas desde Bucarest y embarcadas en diferentes puertos fluviales del Danubio para ser enviadas a otros puntos en los Balcanes o hacia Asia.

Desde el siglo XIV, se celebraban en Bucarest diferentes ferias que exhibían productos de todo el mundo. Paños ingleses, lana de los Balcanes, pieles procedentes de Bulgaria y Rusia, joyas y armas, perfumes, espejos, cristal veneciano, vinos franceses, especias orientales e incluso cacao de las Indias Occidentales. Todo ello se vendía en los caravasares o en las tiendas que abarrotaban las calles situadas alrededor de la Vieja Corte.


Hanul cu Tei

La palabra caravasar deriva de la palabra turca kervansaray, que a su vez proviene del término persa karavan (كاروان, ’viajeros’) y sara (سرا, ’hostal, refugio, palacio’). El caravasar es, pues, un hospedaje con un patio central, construido en las principales vías de transporte o en el interior de las ciudades, donde los comerciantes hallaban descanso y protección para sus mercancías. En rumano, se emplea la palabra han para definir un lugar de estas características, sin embargo, en Bucarest se distinguía entre han y caravasar pues, aunque en ambos albergues se encontraba alojamiento y comida, la principal diferencia consistía en el tipo de gente que se hospedaba en cada uno de ellos, ya que los caravasares estaban reservados a los altos dignatarios y a los grandes comerciantes turcos. Mientras Valaquia estuvo bajo la órbita otomana, los caravasares fueron financiados por el Principado pero su gestión fue otorgada a personas leales al sultán, normalmente un paznic (guardián) serbio junto a sirvientes albaneses.

Tanto hanes como caravasares, erigidos en las principales carreteras de Valaquia, Moldavia y Transilvania, se construían inicialmente de madera y más tarde en piedra, convirtiéndose en ocasiones en verdaderas fortalezas que podían servir de refugio a los comerciantes y a la población local en caso de emergencia. Solían tener una planta cuadrada, con muros profundos sin ventanas al exterior y estar levantados alrededor de un gran patio con jardín al que se accedía por una única puerta de roble, reforzada con un marco de hierro. En el interior de los caravasares había habitaciones para los viajeros, tiendas para alquilar, almacenes, una taberna, establos y un estacionamiento para los carros. En el centro del patio solía haber una fuente y un almacén subterráneo en el que se guardaba la comida, ciertas mercancías e incluso las propiedades más valiosas de las familias más ricas de la ciudad.


Hanul lui Zamfir

El primer caravasar de Bucarest se construyó en 1669, poco antes de convertirse en sede permanente de la corte de Valaquia. Un siglo y medio más tarde, en Bucarest había más de 40 caravasares de todo tipo, el más grande de los cuales, mandado construir por el príncipe para estimular el desarrollo del comercio, estaba junto a la Vieja Corte. Los hanes más pequeños se hallaban en las afueras de la ciudad o cercanos a los mercados estables, donde los comerciantes sólo alquilaban una habitación y hacían uso de la taberna, por lo que no solían tener ni establos, ni almacenes ni cocheras.

Los caravasares fueron construcciones erigidas por los príncipes válacos, por ricos mercaderes, por la nobleza o incluso por monasterios como medio de sustento. Las distintas comunidades que habitaban en Bucarest se reunían en un determinado caravasar, donde podían hablar su idioma con libertad, encontrarse con sus compatriotas y buscar apoyos para ciertas empresas. Así, los búlgaros y serbios se reunían en el Han Gabroveni, austríacos y húngaros en el Han Filaret y los europeos occidentales en el Han Filipescu.

A partir del siglo XIX, la función de los caravasares empezó a declinar. Uno de los motivos fueron los constantes terremotos e incendios que sufrió Bucarest a lo largo de los siglos, aunque también afectó su ineficaz mantenimiento y la falta de financiación pública para su subsistencia. Los cambios en el modo de comerciar, que exigían mejor presentación de los productos y lugares más espaciosos y accesibles, arrinconaron a los angostos espacios de alquiler de los caravasares. Finalmente, desde mediados del siglo XIX, la aparición de mercados semanales estables convirtieron los caravasares en una curiosidad decadente condenada a la desaparición, por lo que muchos cerraron o se reconvirtieron en hoteles.

Actualmente, todavía pueden contemplarse 3 caravasares o hanes en Bucarest: Hanul Manuc, Hanul cu Tei y Hanul Gabroveni, el último de los cuales recientemente ha pasado de ser una lamentable ruina a un edificio espectacularmente restaurado que pronto abrirá de nuevo sus puertas.


Simulación de la futura fachada de Hanul Gabroveni

Información extraída del libro Hanuri, Bucurestii in secolul al XVIII-lea, de Ursula Fait.

17/04/2014 14:59 legiovhispana #. Bucuresti Hay 4 comentarios.

Ibrahim Müteferrika el Transilvano

20140414152952-140414-ibrahim-muteferrika.jpg

En una de mis últimas lecturas, he topado con un personaje interesantísimo: el transilvano Ibrahim Müteferrika.

Lo cierto es que, tras nacer hacia 1674 en Kolozsvar, la actual Cluj, no fue bautizado con este nombre, aunque desconocemos cuál fue el nombre escogido por sus padres. Tampoco se sabe demasiado sobre sus primeros años de vida, su familia o su religión, aunque sí ha llegado hasta nosotros que estudió teología, posiblemente calvinista.

Por aquellos años, el Principado de Transilvania era un estado independiente aunque sometido a los vaivenes provocados por la lucha entre el emperador del Sacro Imperio Romano Germánico y el sultán turco por su influencia en la zona. En uno de tantos rifirrafes, nuestro protagonista fue hecho prisionero y llevado como rehén a Estambul donde, haciendo gala de un gran pragmatismo, para ser liberado se convirtió al Islam y tomó el nombre de Ibrahim.

Imagino que Estambul se le antojó un lugar mucho más adecuado para hacer carrera política que su Cluj natal, así que se dedicó al estudio de la lengua y la legislación otomana, ámbitos en los que pronto destacó. Sus conocimientos llegaron a oídos del sultán Ahmed III (1703 – 1730) quien, en 1716, no dudó en tomarlo a su servicio como consejero o müteferrika. Gracias a sus conocimientos de latín, árabe, persa y húngaro así como su formación diplomática, Ibrahim Müteferrika se convirtió en uno de los más hábiles consejeros de Ahmed III y de su sucesor, Mahmud I.

Aunque el Imperio Otomano todavía era una potencia formidable, Mahmud I (1730 – 1754) era muy consciente de su continua decadencia y del amenazante ascenso de las naciones cristianas occidentales que, si bien en el pasado habían sido tan débiles frente a las naciones musulmanas, ya por entonces destacaban por su progresivo dominio del mundo. De este modo, poco después de su llegada al trono, Mahmud I encargó a Ibrahim la misión de investigar las causas de tan opuestos desarrollos, así que en 1732 recibió un detallado estudio titulado Bases racionales de la política de las naciones, en el que Müteferrika analizaba de forma amplia la cuestión.

El transilvano reflejó un claro mensaje en su obra: el Imperio otomano debía adherirse a la Ilustración y a la revolución científica europea si quería igualar a sus competidores. En este sentido, Müteferrika no dudó en mencionar las ventajas del parlamentarismo británico y holandés, en describir los beneficios de la expansión cristiana en América y Asia, en criticar el retraso militar de Turquía frente a Europa e incluso se atrevió a sugerir que mientras los europeos se regían por la fuerza de “leyes y reglas inventadas por la razón”, Turquía se hallaba sujeta a la ley de la sharia.

La obra de Müteferrika tuvo un gran impacto sobre el sultán, aunque el diwan (consejo imperial) no se lo tomó tan en serio. Una cosa era describir la superioridad de los gobiernos europeos y otra aplicar las reformas en el seno del Imperio turco. A pesar de todo, a lo largo de su vida, Müteferrika siguió su intensa investigación sobre los efectos de la Ilustración, la emergencia del protestantismo y el auge de los imperios coloniales, cuyas conclusiones puso siempre a disposición del sultán. No es casual que, en 1727, fuera Müteferrika quien introdujese la imprenta en el Imperio otomano y un año después publicara el primer libro empleando tipos móviles árabes. La imprenta de Müteferrika contó con la enérgica oposición de calígrafos y ulemas que, en 1742, consiguieron detener tan diabólico invento. Las imprentas no serían comunes en Turquía hasta el siglo siguiente.

14/04/2014 15:29 legiovhispana #. Historia Hay 1 comentario.

Familia de cineastas

20140408154111-10013835-10202847583743767-272218760018584678-n.jpg

Siguiendo los pasos de su hermano Claudio, hace unos meses Sofía dibujó, escribió el guión, locutó y dirigió la película “El misterio del gusano”, un thriller cargado de acción y misterio con final inesperado. 

Animada por el éxito de Los magnomenes en peligro” y decidida a enviar su obra a festivales internacionales, Sofía locutó de nuevo su película en inglés y se lanzó a una reñida competición en varios certámenes de cine para niños.

Tras meses de espera, hoy hemos recibido la comunicación que Sofía ha recibido el Premio al mejor guión de película extranjera en el Festival Internacional de Cine para Niños, Kidz Flick, de Sydney.

Todavía no hemos llegado a casa para darle la buena noticia pero no he podido resistirme de contárselo antes a todo el mundo.

¡Bravo, hija!

¡Bravo, María, por animarla y ayudarla en este proyecto!

08/04/2014 15:40 legiovhispana #. En familia Hay 3 comentarios.

Pablito

20140402221545-140402-pablito.jpg

Sin darnos cuenta, Pablito se ha hecho mayor.

El pequeño de la casa ya no lo es tanto, se despierta siempre contento, construye ocurrentes frases tanto en castellano como en rumano, mantiene atento una conversación, gesticula expresivamente con las manos, levanta las cejas ante una ocurrencia imprevista, canturrea canciones en inglés o tararea distraídamente la Marcha Imperial de la Guerra de las Galaxias, explica cómo le ha ido en la escuela, pide insistentemente ayudar en la cocina, mientras preparamos la cena o para poner la mesa, recoge sus juguetes – aunque a veces lo haga a regañadientes -, juega con sus coches poniendo a cada uno diferentes voces, disfruta con sus hermanos, les increpa cuando es necesario, comenta con ellos la jugada, hace bromas y, poco a poco, abandona las rabietas que nos traían de cabeza. Por las noches, cuando terminan los dibujos, como un reloj grita “¡A la cama!”, sube las escaleras, se limpia los dientes y, antes de ponerse a dormir, nos dice en su particular inglés: “Good night, I love you”.

02/04/2014 22:15 legiovhispana #. En familia No hay comentarios. Comentar.

Más éxitos escolares

20140317180258-img-6014.jpg

De nuevo, esta semana hemos recibido dos nuevos premios escolares.

Matilda ha sido nombrada Star of the week de su clase por poner tanto empeño en todo lo que hace (sic).

Sofía también ha sido elegida Star of the week porque, gracias a su perseverancia, ha superado las clases de refuerzo de Inglés y se ha integrado definitivamente en el grupo de nivel alto de Literacy.

¡Bravo, hijas!

17/03/2014 18:02 legiovhispana #. En familia Hay 1 comentario.

Celebrando Santa Matilda

Aunque no se trató propiamente de un regalo sino una costumbre familiar para individualizar las experiencias vitales de los trillizos, Matilda y yo empezamos a celebrar su santo pasando juntos un fin de semana en Roma.

¡Menuda lección de turismo profesional! Matilda disfrutó de maratonianas jornadas de 10 horas paseando por la Ciudad Eterna, visitando desde la Capilla Sixtina hasta los Foros Imperiales, iglesias, plazas y plazoletas, cafeterías pero, sobre todo, pizzerías, mientras escuchaba las interminables explicaciones de su padre, que no ha dejado de admirarla ni un segundo por su entrega y atención.


No ha faltado tiempo tampoco para la lectura, la escritura y el dibujo, incluso en los lugares más inimaginables.

 

El 14 de marzo, ya en casa, hemos celebrado su santo todos juntos. Hemos cantado, hemos reído, hemos tomado un pastel y la homenajeada ha abierto algún regalito.

¡Felicidades, Matilda!

17/03/2014 17:50 legiovhispana #. En familia Hay 4 comentarios.


Blog creado con Blogia.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris