Se muestran los artículos pertenecientes al tema De viaje.

Aquellos chalados en sus locos cacharros

20110416154142-image373.jpg

En las cercanías de Bucarest - yo no lo he visto en otro lugar - existe un curioso vehículo de fabricación casera, muy típico de la zona, aunque difícil de fotografiar (como si de un Chupacabras o un Bigfoot se tratase).

Apenas es una plataforma con ruedas - aunque matriculada, eso sí lo tiene -, sin carrocería y con un motor sin protección que parece sobredimensionado para la velocidad que alcanza. Los viajeros se colocan como pueden, normalmente con las piernas colgando al exterior, junto a las piezas de un ingenio que expulsa humo por cada una de sus juntas. Una gran correa de transmisión se sitúa junto al único asiento del vehículo, el del conductor, en ocasiones un sillón casero o, en el mejor de los casos, el asiento reciclado de otro coche. El depósito de gasolina está a la vista, igual que las válvulas, las bujías y el ventilador, normalmente instalado al frente.

110416b_Esos locos en sus cacharros

Estos insólitos coches suelen ir cargados con material de construcción o agrícola – lógicamente, sin amarrar adecuadamente - y transportar a un exceso de pasajeros. Jamás he visto ninguno fuera de una localidad por lo que deduzco que se emplea para realizar trayectos muy cortos, posiblemente desde los hogares al puesto de trabajo de los viajeros.

16/04/2011 15:41 legiovhispana #. De viaje Hay 1 comentario.

Chişinău

20101015154534-image235.jpg

Esta semana he estado en la República de Moldavia por motivos laborales así que he tenido la oportunidad de pasar un par de días en su capital, Chişinău. Algún día explicaré el origen de esta estrecha franja de tierra al este de Rumania con nombre de país de Tintín, sin embargo, hoy me centraré en su capital.

Image239

En Chişinău habitan casi 800.000 habitantes que se alojan en edificios de poca altura levantados en medio de un enorme bosque. Desde lejos, la capital de Moldavia parece un lugar que emerge entre los árboles (de hecho, es la capital europea con mayor proporción de espacios verdes), lo que la convierte en un lugar especialmente amable. En centro se articula a ambos lados de la Avenida de Ştefan cel Mare şi Sfînt (es decir, de Esteban el Grande y Santo, rey de la Moldavia medieval entre 1457 y 1504), con una mezcla de edificios viejos y modernos, entre los que destacan los imponentes edificios del gobierno.

Image245

Las calles de Chişinău están repletas de animados peatones, tiendas de todo tipo (algunas muy modernas), puestos ambulantes de libros, baratijas y antigüedades domésticas y árboles, muchos árboles. Pocos edificios están restaurados pero su aspecto confiere a la ciudad un aire tan decadente como elegante.

Image248

Tres cuartas partes de la ciudad fueron destruidas durante la Segunda Guerra Mundial, por lo que quedan pocos edificios antiguos (su famoso Arco del Triunfo, que en realidad es un campanario, o su catedral son dos de los pocos ejemplos que quedan), lejos del centro muchas villas son modernas, abundan los bloques y los edificios de estilo totalitario, sin embargo, quizás por la ausencia de cables y de un cierto orden de corte soviético, la ciudad no inspira lástima sino mucho interés, invita a pasearla.

Image237

En los muchos parques la gente abarrota los bancos, charlando, comiendo o simplemente disfrutando del buen tiempo. Durante mi paseo, a lo lejos, escuché unas voces a través de un altavoz. Un grupo de poetas rumanos y moldavos hacían un homenaje conjunto al fallecido poeta de Bucovina, Grigori Vieru, leyendo en voz alta sus poemas. Ancianos y jóvenes escuchan atentos, algunos muy emocionados.

Image249

Chişinău me ha dejado un buen sabor de boca, quizás nunca será un importante destino turístico europeo pero, vistos los desastres urbanísticos que dejó el comunismo, siempre será un bonito contrapunto y un lugar al que me apetezca volver.

Image244

15/10/2010 15:45 legiovhispana #. De viaje Hay 1 comentario.

Orient Express

20100504155947-100504-orient-express.jpg

Como todo lector de Agatha Christie que se precie, escuchar el nombre del Orient Express me remueve algo dentro. En mi post del pasado 2 de febrero (Visita al Museo del Ferrocarril Rumano) mencioné que el famoso tren había dejado de dar su exclusivo servicio, sin embargo, hoy me alegro de poder confirmar que estaba equivocado. El Orient Express sigue vivo y todavía une las ciudades de París y Estambul a través de Bucarest una vez al año.

 

Hubo un tiempo en que no existían los vuelos low cost y que cruzar Europa era casi una aventura surcada de paisajes magníficos y pueblos extraños. A mediados del siglo XIX, el belga Georges Nagelmackers imaginó un viaje en tren hasta los confines del continente y tuvo la osadía de fundar la Compagnie Internationale des Wagons-Lits años después conocida como Orient Express.

 

El 5 de junio de 1883, los vagones del mítico tren alojaron por primera vez a príncipes, aristócratas, empresarios y a algún aventurero y juntos contemplaron el corazón de Europa a través de las ventanillas de sus compartimentos, desde París hasta Viena. Pocos meses después, la ruta se amplió y los viajeros pudieron viajar hasta Giurgiu, en la frontera entre Rumania y Bulgaría, desde donde cruzaban el Danubio y tomaban otro tren hasta el puerto de Varna para allí embarcarse hasta Estambul, que por entonces todavía conservaba el legendario nombre de Constantinopla. No fue hasta el 1 de Junio de 1889 cuando el Orient Express realizó el primer viaje directo entre París y Estambul. Reyes y monarcas utilizaron el Orient Express en sus desplazamientos, entre ellos la reina-poeta Elisabeth de Rumanía (o Carmen Sylva) y el atolondrado Boris III de Bulgaria, a quien le gustaba hacer las veces de maquinista.  

 

Hoy, como entonces, los viajeros tienen a su disposición su propio mayordomo que sirve puntualmente el desayuno y el té de la tarde, que se encarga de las formalidades aduaneras y que prepara con esmero el camarote en estilo Art Decó con madera de caoba para acogerlos por la noche. El viajero, además, puede disfrutar de la gastronomía en los tres vagones restaurante, donde la comida se sirve a la vieja usanza y se respetan escrupulosamente las formas.

 

Actualmente, el Orient Express une diversas ciudades a través de otras tantas rutas de forma que realiza 66 salidas anuales pasando por lugares como Londres, París, Venecia, Cracovia, Viena, Dresde, Praga, Budapest, Bucarest o Estambul, recorriendo Europa, lenta y elegantemente, como antaño.

 

Para los interesados, la próxima salida del Orient Express desde París será el 27 de agosto (http://www.orient-express.com) y viajará hasta la antigua Constantinopla con paradas en Budapest, Sinaia y Bucarest, además de breves excursiones guiadas. El trayecto dura 6 días y 5 noches y el precio por persona es de 6.580 €.

 

04/05/2010 15:59 legiovhispana #. De viaje Hay 3 comentarios.

Traiasca Partidul Comunist Roman

20091106104127-091106-traiasca-partidul-comunist-roman.jpg

En el cinturón de circunvalación de Dej hay una de tantas fábricas construidas en tiempos del comunismo, hoy abandonadas, típica de la arqueología industrial del comunismo rumano que rompe los paisajes del país.

 

DSCI0031

 

En la pared exterior, con letras grandes y rojas, todavía puede leerse Traiasca Partidul Comunist Roman (Viva el Partido Comunista Rumano).

 

 

06/11/2009 10:41 legiovhispana #. De viaje No hay comentarios. Comentar.

Las iglesias fortificadas sajonas

20091030105110-dscf8236.jpg

Ya hablé en mi post titulado Herta Müller (09/10/09) sobre el origen de la población sajona de Rumania, minoría que hoy sufre un amargo proceso de envejecimiento previo a su desaparición.

 

Durante nuestra escapada del fin de semana pasado dedicamos todo el domingo a recorrer algunas de las más bellas iglesias fortificadas construidas por la población de origen germano en los alrededores de Brasov. Todas ellas tienen en común un templo con una alta torre, rodeado de sólidas murallas circulares con un número variable de bastiones que durante la Edad Media protegieron a los habitantes de las distintas poblaciones de los ataques de sus enemigos y les proporcionaron espacio para almacenar recursos en previsión de largos asedios. Su interior, de un sobrio estilo gótico, suele estar decorado con dibujos florales, símbolos, escudos y frases con grandes letras góticas en alemán en honor a Dios.

 DSCF8239 

 

Harman (Hönigberg o Hermannsdorf) es una población situada en el amplísimo valle del río Olt. Aunque se han encontrado restos de asentamiento neolíticos de la cultura Cucuteni, la primera mención escrita que tenemos del lugar es de 1240, durante el reinado del rey húngaro Bela IV. Su iglesia fortificada fue construida un año después de la gran invasión de los mongoles de 1241 y protegió a sus habitantes, principalmente agricultores, ganaderos y artesanos, de mongoles, turcos, húngaros, plagas de langosta, la Peste Negra e inundaciones.

 

Prejmer (Tartlau) es una población cercana que cuenta con la iglesia fortificada cuyos muros de casi 4 metros de espesor fueron considerados siempre como inexpugnables. Prejmer fue fundada por los Caballeros Teutónicos y colonizada por sajones de Turingia en el siglo XIII. El asentamiento también se menciona por primera vez en las fuentes escritas en 1240.  La construcción de la fortaleza, levantada alrededor de una iglesia de 1250, se inició en 1427 y como en Harman fue concebida como un refugio o albergue para los aldeanos en tiempos de guerra.

DSCF8245

 

Aunque visitamos otras, finalmente destacaré la iglesia fortificada de Cristian. Se levantó en estilo gótico en el siglo XIII sobre los restos de una basílica romana. Ya en el siglo XVI, se construyó el muro y los bastiones que la rodean y un par de pasadizos secretos que permitían a los habitantes escapar a los bosques cercanos en caso de sitio. Una de las torres de la fortaleza se llama la Torre del Bacon. Inicialmente sirvió como capilla pero más tarde se empleó como almacén de víveres, sobre todo de tocino, de donde viene su nombre. Los aldeanos llenaban la bodega de la torre con hielo para conservar los alimentos durante el verano y para mantenerla fría solo se les permitía entrar allí en domingo. Actualmente, una anciana sajona cuida de la iglesia y abre la puerta a los visitantes. Durante nuestra visita nos explicó que hoy sólo quedan un centenar de sajones en Cristina que celebran la misa en alemán. A los lados de la puerta principal, tres listas, una para los muertos en la Primera Guerra Mundial, otra para los muertos durante la Segunda y, finalmente, otra para los deportados a la Unión Soviética que nunca regresaron. La abuela nos señaló allí los nombres de sus padres. Después de la guerra, nunca los volvió a ver.

 

DSCF8246

 

30/10/2009 10:51 legiovhispana #. De viaje Hay 1 comentario.

Último viaje

20090713120016-090713-ultimo-viaje.jpg

Pocas veces morirse es glamuroso, al fin y al cabo, ya dicen que la muerte hace tabla rasa igualándonos a todos, por lo tanto, es durante nuestro entierro cuando podemos dar ese toque más personal al último adiós.

 

Viajando la semana pasada por Moldavia tuve la oportunidad de conducir un rato junto a una familia enlutada que iba a despedir a algún pariente. Desconozco si el finado iba dentro del ataúd, no tuve cuajo para bajar a ventanilla de mi coche y preguntarles, aunque la actitud compungida de los viajeros parecía indicar lo peor.

 

Pensando después sobre la imagen, ¿para qué tanto gasto en tu sepelio? Al fin y al cabo, tu coche suele ser un inseparable compañero que también tiene derecho a acompañarte al camposanto, por lo tanto, ¿qué mejor que colocarte en su techo cual si de un viejo y fiel caballo de batalla se tratase? Es menos estiloso, es cierto, pero ¿a quién le importa el estilo en esos momentos?

 

13/07/2009 12:00 legiovhispana #. De viaje Hay 3 comentarios.

En ruta

20090620195732-image112.jpg

Volviendo de pasado jueves de un viaje relámpago a Sinaia, en plena carretera nacional, me crucé con este vehículo. Ni que decir tiene que circulaba mucho más rápido que yo, pitándome insistentemente para que me apartara, sin importarle lo más mínimo ir cargado con decenas de sillas.

 

Unos kilómetros más allí, me crucé con tres coches (que no iban juntos, por cierto) construidos con una plataforma de madera con cuatro ruedas, dos sillas parecidas a las de jardín para el piloto y el copiloto, un sillón doméstico trasero para los acompañantes y un motor que echaba humo. No había más carrocería. Un par de ellos iban cargados de frutas, el último parecía ir de paseo, en plan familiar.

 

Es cierto que el parque móvil rumano ha mejorado mucho en los últimos años, sin embargo, aún quedan joyas que contemplar por las carreteras del país.

20/06/2009 19:57 legiovhispana #. De viaje Hay 2 comentarios.

Vistas desde la Torre Galata

06/05/2009 08:17 legiovhispana #. De viaje No hay comentarios. Comentar.

Constantinopla-Estambul

20090504203112-dscf7335.jpg

Hemos visitado dos ciudades: Constantinopla y Estambul. Podréis decir que son la misma, pero no.

 

La oculta tras la grafía musulmana, la bizantina, se levanta en los lugares más evidentes, aunque también en los más recónditos. Son piedras, al fin y al cabo, pero ¡qué piedras! Santa Sofía - ¡tanta belleza! -, San Sergio y San Baco, la cisterna-basílica, San Salvador de Cora o de las murallas de Teodosio, a las que he trepado por una de sus torres para contemplar la ciudad desde lo alto, esa ciudad que se ondula hacia el Mármara y que no puede disimular su grandeza. Y entonces surge la otra, la musulmana, la que trajo la Mezquita Azul, Topkapi, el Bazar de las Especias o la imponente Süleymaniye, la que derribó las murallas romanas y que se sólo se detuvo a las puertas de Viena. Después, una lenta y grandiosa decadencia hasta el padre de los turcos, Atatürk, elegante, omnipresente.

 

Una flor no hace primavera, a pesar de lo cual, Estambul me habla del éxito de un sistema que ha funcionado en un país islámico, es decir, ¡que todavía es posible! Mi rotundo no a la integración de Turquía en la UE se tambalea. No puedo decir que ahora defienda el , pues hay mucho más que considerar, sin embargo, ahora entiendo bien que una apuesta de este calibre sería un interesante espaldarazo a una política de tolerancia en el mundo islámico. ¿Debe Europa asumir un socio básicamente asiático para enviar este mensaje a ese mundo? Esa es la gran pregunta.

 

Pero Estambul es más que todo eso, es olor y sabor, de los pequeños rincones, del laberinto que la conforma, es un café con poso, una plaza recoleta, unos abuelos sentados al sol, el sonido familiar de la música mística sufí, es un mercado de pescado recién salido del Mármara, la amabilidad de los desconocidos, la llamada del almuecín, los cajones de especias, unos hipnóticos derviches danzantes, un té humeante…

 

Estambul es todo eso y debe ser más, todo lo que me ha quedado por conocer.

 

04/05/2009 20:31 legiovhispana #. De viaje Hay 1 comentario.

Nueva terminal de Barcelona

20090407214053-image074.jpg

La nueva Terminal del aeropuerto de Barcelona (T1) es una auténtica maravilla, espectacular por sus amplios espacios y su luminosidad, aunque el suelo de mármol negro colocado en algunos lugares, casi un espejo, pueda jugar algunas malas pasadas a las pasajeras más descocadas.

 

A mi regreso a Bucarest, además, he podido viajar un rato en la cabina con los pilotos, charlando del funcionamiento del avión, de las rutas de Blue Air y contemplando una impresionante tormenta frente a nosotros, con rayos incluidos.

¡Una pasada!

07/04/2009 21:40 legiovhispana #. De viaje Hay 3 comentarios.

Tren nocturno a Bucarest

20090328190206-dscf7232.jpg

Hasta hace poco, viajar en tren por Rumania solía ser un asunto a considerar detenidamente. Hay varios tipos de trenes según la velocidad que alcanzan y las paradas que realizan, con lo que un mismo trayecto puede ser rápido y cómodo o lento y pesado. Cuando se viaja en el tren nocturno, puedes colocarte sentado en un compartimento de seis plazas o dormir en el coche cama, pudiendo compartir tus sueños con 5 ó 3 personas más. Estas ocasiones son fantásticas para compartir charla con los lugareños, que no suelen dudar en ofrecerte vino, agua, algunas galletas o lo que tengan a mano para picar y hacer el viaje más llevadero. En una ocasión, un paisano me preguntó por Sara Montiel (quien pensaba que había pasado a mejor vida), por La Pasionaria y por Carrillo.

 

Si no tienes ganas de cháchara o tienes presupuesto suficiente, en el caso más lujoso puedes disponer de un camarote individual, opción que yo he elegido para volver de un viaje de trabajo de Arad a Bucarest. La distancia entre ambas ciudades es aproximadamente igual a la que hay entre Barcelona y Madrid, el trayecto duró 10 horas y me costó 53,7 €.

 

El camarote, forrado de madera (muy del estilo Orient Express), contaba con una cama de lo más cómoda con lamparita para leer, un par de almohadas y una couette, un armario con colgadores y un tocador con un par de botellas de agua (indispensable cuando la calefacción está demasiado alta, situación frecuente en los trenes rumanos), servilletas y toallitas refrescantes a disposición del viajero.

 

Durmiendo como un lirón, el recorrido se he hizo cortísimo y, teniendo en cuenta que  la puntualidad fue excelente, a partir de ahora debo incluir el tren entre las opciones de transporte a según qué destinos donde llegar con avión es tarea imposible.

28/03/2009 19:02 legiovhispana #. De viaje Hay 2 comentarios.

Despropósito geográfico

20090201180537-dscf7134.jpg

Chichis (que en rumano se lee “Quiquis”) o KöKös (en húngaro) es un pueblo transilvano. Es probable que sus habitantes desconozcan el significado de los nombres - ¡todos! - del lugar que los acoge o, quizás, simplemente son unos cachondos mentales.

01/02/2009 18:05 legiovhispana #. De viaje Hay 2 comentarios.

Avram Iancu

20090128115500-image029.jpg

La lucha continua”, dice el grafitti, junto a la imagen de Avram Iancu, todo un personaje en la historia de Rumania.

 

Avram Iancu nació en 1824 en Vidra de Sus (pueblo que hoy se denomina Avam Iancu, de acuerdo con una costumbre muy rumana de cambiar el nombre de los municipios si en ellos ha nacido algún hijo especialmente ilustre) en el seno de una familia campesina emancipada de la servidumbre. De profesión abogado, tuvo un papel muy destacado en la revolución que sacudió Transilvania entre 1848 y 1849.

 

Formó una guerrilla que se opuso desde los montes Apuseni a los nacionalistas húngaros que pretendían separarse del Imperio Austrohúngaro. La milicia que le acompañaba y la lealtad que juró a los Habsburgo le valieron el apodo "Crăişorul Munţilor" ("El Príncipe de las Montañas").

 

La derrota de los húngaros en Sighişoara en agosto de 1949, frente a tropas austriacas y rusas, – a la que Iancu había contribuido indirectamente –lo animó a viajar a Viena para solicitar una cierta autonomía para los rumanos de Transilvania, sin embargo, el emperador Francisco-José I, temeroso de las ansias nacionales rumanas, se negó a recibirlo. Detenido y maltratado por las autoridades austriacas, sufrió las consecuencias de su arresto y acabó retirándose a los montes Apuseni, donde pasó los últimos años de su vida retirado de la política, vagabundeando y tocando una flauta de pastor. Murió en 1872, siendo sólo una sombra de lo que había sido.

 

Viendo este grafitti en las calles de Cluj y pensando en lo cercanos que se sienten a Viena los transilvanos, me pregunto: ¿qué parte de la lucha continúa?

28/01/2009 11:55 legiovhispana #. De viaje No hay comentarios. Comentar.

Escapada a Bulgaria (y II)

20081019211214-arbanassi.jpg

Hoy hemos intentado no levantarnos pronto, queríamos descansar y recuperar fuerzas, aunque la llamada del desayuno nos ha hecho saltar de la cama como un resorte.

 

Preparados para la vida moderna, hemos iniciado la ascensión de la fortaleza de Tsaravets, antigua e imponente residencia de los zares del Segundo Imperio Búlgaro. La fortaleza, separada por el río Yantra, albergaba no sólo a los zares, sino a la nobleza, al alto clero búlgaro y a una buena parte de la población, que residía cercana a la ribera del río.

 

Actualmente se conserva el lienzo de la muralla, las plantas de muchos edificios (iglesias, residencias nobles, tabernas, etc.), una parte del castillo de los zares y la iglesia del Patriarca, totalmente reconstruida, en lo alto del montículo. Desde su torre, se disfruta de la vista más impresionante sobre Veliko Tarnovo, especialmente sobre sus casas colgantes sobre el río Yantra, que poco tienen que envidiar a las casas colgantes de Cuenca en cuestiones de espectacularidad. En la base de la fortaleza, la pequeña iglesia de San Dimitar de Salónica, de 1185, fue el escenario de la proclamación de la independencia búlgara frente a Bizancio.

 

Veliko Tarnovo acoge buenos ejemplos de arquitectura doméstica búlgara y en sus empinadas calles abundan los talleres de artesanía, las cavas y los anticuarios, además de buenos cafés con terraza donde pararse a descansar, tomar algo y leer un rato. A pesar de todo, el mejor sitio para disfrutar de la buena mesa y de la mejor arquitectura doméstica búlgara es, sin duda, Arbanassi.

 

A unos 3 kilómetros de Veliko Tarnovo, subiendo por las montañas, se sitúa esta preciosa villa, fundada en 1230 tras la victoria del zar Ivan Asen II sobre el déspota de Epiro. Tras la caída de Veliko Tarnovo en manos turcas (1393), muchos de sus habitantes se refugiaron allí. Entre los siglos XVII y XVIII, floreció de manos de cientos de comerciantes que se instalaron allí, siendo un lugar de referencia para el comercio entre Moldavia y lugares tan remotos como Rusia, Irak o incluso la India.

 

Actualmente se conservan unas 80 casas de la época, todas rodeadas de una pequeña muralla que esconde jardines muy bien conservados. Todas suelen tener dos plantas, con la inferior siempre en piedra para la servidumbre y el almacenaje de productos. La planta superior, de madera, servía de planta noble, con salas de verano e invierno, cocina, salones, etc. Pueden visitarse algunos ejemplos, como la Casa Kostancalieva (1798), la Casa Balcanski u otras, todas son una joya.

 

Debo destacar también en Arbanassi la fuente con el lema en árabe: “Quien observa y bebe mis aguas tendrá luz en sus ojos y en su alma”. Por si acaso, yo me he bebido un buen trago.

 

Ya entrada la tarde hemos vuelto al caos bucarestino. Los niños ya estaban durmiendo.

 

19/10/2008 21:12 legiovhispana #. De viaje Hay 1 comentario.

Escapada a Bulgaria (I)

20081019203216-ivanovo.jpg

En un par de post os voy a explicar nuestra primera escapada, en plan novios, desde que estamos en Rumania.

 

El viernes por la noche, tras dejar a los enanos encamados, salimos hacia la frontera búlgara. Cruzamos el puente sobre el Danubio, entre Giurgiu y Ruse, un guardia de frontera aburrido nos hizo la señal de avanzar y acompañados por una profunda oscuridad, logramos llegar al Best Western de la población, donde reposamos nuestros cansados esqueletos.

 

Por la mañana, bien desayunados, nos dedicamos a explorar Ruse, puerto fluvial de Danubio, algo contaminado por las petroquímicas rumanas, aunque en proceso de recuperación. Quizás es exagerado llamarla “Pequeña Viena”, pero su barrio sefardita (aquí nació el escritor Elías Canetti), la bulliciosa plaza Svobodata, sus edificios neo-barrocos o de estilo imperio y sorpresas como la antigua fortaleza romana Sexaginta Prista (es decir, De los sesenta buques) o su centro peatonal, la convierten en un buen punto de partida para explorar Bulgaria.

 

Al mediodía, salimos rumbo al sur, hacia el pequeño Parque Natural del río Russenki, para visitar el monasterio rupestre de Ivanovo, una maravilla excavada en la roca, a varias decenas de metros sobre el río, con más de 40 iglesias y capillas con frescos de célebres pintores de la escuela de Veliko Tarnovo y centenares de celdas para los monjes, además de almacenes, cocinas y bibliotecas. Durante el Segundo Imperio Búlgaro (1185-1396), este monasterio fue centro de la vida cultural y espiritual de la región, aunque su actividad se desarrolló entre los siglos XIII y XVII.

 

Desde allí nos dirigimos a los restos de la fortaleza de Cherven, más al sur, fundada originalmente en los siglos VI o VII cuando la población de Ruse huyó de los invasores bárbaros. Los restos actuales son medievales y reflejan el importante centro cultural y metalúrgico en que se convirtió hasta que cayó destruido por el Imperio Turco.

 

Acabamos el día visitando las ruinas de Nikopolis ad Istrum, ciudad fundada por el emperador Trajano en 107 d.C., tras su victoria sobre los dacios.

 

Llegamos a Veliko Tarnovo ya anocheciendo, por lo que apenas pudimos dar un paseo por la llamada “Villa del Renacimiento Nacional”, visitar un par de anticuarios, cenar de lo lindo (¡qué grata sorpresa la comida búlgara!) y acostarnos en el modernísimo hotel Studio.

19/10/2008 20:32 legiovhispana #. De viaje No hay comentarios. Comentar.

Modernismo transilvano

20081016080745-cluj.jpg

Lo prometido es deuda, así que vamos a hablar de Cluj-Napoca, donde he pasado un par de días por trabajo.

 

Cluj-Napoca se encuentra en el noroeste de Rumania, en la provincia que lleva su nombre y de la que es su capital. Por suerte para la ciudad, la deconstrucción llevada a cabo por el régimen comunista no alcanzó al centro histórico de Cluj y así pudo conservar sus monumentos y edificios góticos, barrocos, neo-bizantinos y, especialmente, modernistas, que son la joya de la ciudad.

 

El modernismo transilvano bebe los vientos del Sezessionstyl austriaco y del Art Nouveau húngaro, que tanto influyó en la ciudad a finales del siglo XIX y principios del XX, bajo el gobierno del Imperio Austrohúngaro (en la imagen, la sede del Consejo Provincial, con la catedral ortodoxa de la ciudad al fondo). La ciudad bien vale una visita, aunque sea sólo para admirar una corriente artística tan desconocida, sin embargo, su ambiente animado, sus librerías, sus terrazas y sus calles peatonales no harán más que confirmar al visitante en de su decisión de detenerse aquí.

 

Todavía queda mucho por hacer en Cluj, sin embargo, la respetuosa y eficiente labor de restauración y dignificación de la ciudad bien merece un 10 para su excelente alcalde,  el liberal Emil Boc.

 

16/10/2008 08:07 legiovhispana #. De viaje No hay comentarios. Comentar.

De negocios

20080929194639-baia-mare.jpg

El pasado lunes y martes estuve de viaje por el norte de Rumania, en las provincias de Cluj y Maramureş. Las cuestiones laborales fueron a pedir de boca y mi estancia en el Maramureş profundo tan sorprendente como otras veces, sin embargo, quiero ahora hablaros de Baia Mare, la capital de la provincia.

 

Baia Mare, que en rumano quiere decir Mina Grande, fue una ciudad de origen minero, antiguamente muy rica debido a estas explotaciones que, tras la Revolución de 1989, empezó a decaer irremediablemente debido al goteo de cierres que sacudió a la región. A pesar de todo, la que podía haberse convertido en un más de la grises ciudades nuevas rumanas, con sus anchas avenidas rodeadas de tristes edificios y un pequeño casco antiguo semiabandonado, se ha convertido en un interesantísimo ejemplo de cómo un buen alcalde, el liberal Cristian Anghel, puede resucitar una ciudad y ponerla al nivel de sus vecinas europeas sin necesidad de obras faraónicas o inverosímiles proyectos arquitectónicos, gracias a la modernización de las infraestructuras y a una concienzuda reforma de fachadas, tanto en edificios residenciales como en los de interés cultural.

29/09/2008 19:46 legiovhispana #. De viaje Hay 1 comentario.

Última etapa: Cluj - Vama

20080810155446-zahorra.jpg

Hoy no nos hemos dado tanta prisa para salir, al fin y al cabo quedan sólo 260 km hasta nuestra casa. A pesar de todo, el viaje es algo abrupto debido a que están arreglando la principal carretera del norte de Rumania (la mitad del camino discurrimos sobre zahorra), aunque los niños sólo duermen o disfrutan de Baby Einstein (¡qué gran acierto el DVD portátil!), no tienen tiempo de cansarse.

 

Llegamos a Vama a las 5 de la tarde. Doina sale emocionada a recibirnos, se agencia a Sofía y no para de achucharla. Después vendrán los abrazos y los besos para Matilda y Claudio. Gica llega poco después y se repite la escena. Como era de esperar, Doina nos tiene preparado un banquete: ciorba de legume cu perisoare, sarmale cu smantana, branza, cascaval, prajitura, vino blanco de Cotnari y tuica. ¡Mmmmmmm!

 

Nos organizamos bien en casa. Los niños dormirán en la habitación contigua a la nuestra, en colchones sobre el suelo (así evitaremos las caídas nocturnas). Distribuimos todos los juguetes por el suelo del comedor. Los churumbeles no paran de jugar y salen frecuentemente al porche a ver si ven a Bitsu, a quien intentan acariciar (a veces con demasiada pasión), o algún otro chucho del lugar. La cena es todavía difícil pues los sabores son demasiado extraños.

 

¡Por fin en casa!

10/08/2008 15:54 legiovhispana #. De viaje No hay comentarios. Comentar.

Quinta etapa: Budapest - Cluj

20080810155336-villa-gong.jpg

Con la luz del día y un café entre pecho y espalda valoramos las consecuencias del pequeño golpe que tuvimos ayer con un coche húngaro: abolladura sin importancia en la carrocería, sobre la rueda.

 

La salida de Budapest ha sido la odisea habitual, aunque finalmente lo hemos conseguido sin perdernos. La travesía hasta la frontera es rápida y sin contratiempos, un pequeño tramo de autopista seguido de una buena carretera. Paramos a comer en un restaurante pero los potitos húngaros de los que nos hemos surtido sólo gustan a Sofía (¡cómo no!). La diferencia de sabores con España está pasando factura a Claudio y Matilda, quienes ponen bastantes pegas para comer.

 

Gran sorpresa en la frontera, las colas de antaño han desaparecido y aunque siguen pidiendo el pasaporte y los papeles del coche, entramos sin problemas. El amable policía de frontera que nos atiende alucina de nuestro buen rumano (sin duda, una inyección de moral). ¿Qué se habrá hecho de aquéllos policías soviéticamente adustos de hace unos años?

 

La carretera que une Oradea y Cluj ya está acabada (ha costado años reparar 165 km) por lo que nos plantamos en las afueras de la capital transilvana en un par de horas. Nos alojamos en Villa Gong y los niños tienen tiempo de jugar en el jardín y alucinar con el pastor alemán de la casa que corre por allí: “buau, buau”.

 

10/08/2008 15:53 legiovhispana #. De viaje No hay comentarios. Comentar.

Cuarta etapa: Graz - Budapest

20080808075935-budapest.jpg

La unión entre ciudades del antiguo Imperio Austrohúngaro es perfecta (Graz-Budapest) y aunque nos equivocamos al cruzar la frontera, el viaje se nos hace corto. Los mareos han quedado definitivamente atrás y todos podemos disfrutar del viaje. A la llegada a Budapest, los niños están famélicos así que lo primero es alimentarlos.

 

El apartamento que tenemos alquilado es de lujo, un dúplex con un salón amplísimo que los niños no tardan en invadir con juguetes. Las escaleras son una atractiva atracción para los churumbeles, así que debemos llenarlo todo con barreras (¡como en casa!). Después de un rato de tranquilidad, salimos a explorar la ciudad. Budapest es una maravilla, posiblemente refleja lo que algún día será Bucarest, aunque todavía esté lejos. Llegamos hasta el Danubio, pues es quizás donde las vistas son más bellas y donde se perfila la grandeza de la ciudad imperial.

 

Por la noche, primer canguro de Allison. María y yo salimos a cenar, tomarnos un respiro y valorar la distancia hecha y que mañana llegaremos a nuestro nuevo país.

 

Hoy no se ha caído nadie de la cama.

08/08/2008 07:59 legiovhispana #. De viaje Hay 2 comentarios.

Tercera etapa: Verona - Graz

20080807001256-graz-city-breaks-3.jpg

Los mareos han quedado atrás. Los churumbeles se duermen tranquilamente o disfrutan del viaje de lo lindo, entre Baby Einstein y las monerías de Allison. Hoy hemos sido de nuevo escrupolosos con el horario, aunque nos ha costado salir de Verona.

La ruta hasta Graz ha sido rápida e incluso hemos tenido tiempo de dar un vuelta, recordando que fue la primera ciudad del extranjero a donde viajamos juntos con María. Cómo han cambiado las cosas! Yo acababa de entrar en ICAEN y María había vendido su piso de la calle Lleó... Y ahora nos vemos de nuevo aquí, con estos tres enanos, qué suerte!

Por la noche disfrutamos de una cena muy austríaca en la terraza del hotel, acompañados de los niños, muriéndonos de la risa por las costumbres culinarias de Allison. Para meternos en el papel, hemos dormido todos juntos en una sola habitación, en plan familia gitana. Hoy ha sido Matilda quien se ha caído de la cama, aunque ni se ha despertado.

Los niños llevan muy bien el viaje aunque comen menos, están algo más nerviosos y se duermen pronto por la noche. Son unos jabatos!

07/08/2008 00:12 legiovhispana #. De viaje Hay 2 comentarios.

Segunda etapa: Cannes - Verona

20080806235656-verona.jpg

Hoy hemos conseguido cumplir el horario previsto y a las 9:09 h estamos en danza. Media hora antes de salir hemos suministrado a las enanas una ración mini de Cinfamar para intentar esquivar el mareo.

Nos adentramos en una de las autopistas más espectaculares de Europa, la que une Cannes con Génova, repleta de decenas de túneles e impresionantes viaductos. Los niños juegan y disfrutan de Baby Einstein. No hay síntomas. Pasada la ciudad del desdichado Marco, los niños están profundamente dormidos. Llegados al campo de batalla de Marengo reina la calma y después de Pavía, empiezan a abrir los ojos. ¡La química funciona! Claudio se ha portado como un Santo Varón.

Hacemos una parada por simpatía, para estirar las piernas y poco después de las 14 h llegamos a Verona. Tras la obligada pizza y los potitos, visita al centro histórico, el anfiteatro romano, la casa de los Capuletos (y el famoso falso balcón de Julieta), la bella Plaza de los Señores, etc. Verona ha sido un gran descubrimiento.

Tras la cena, helado italiano, a escribir un poco en el blog y a dormir. Mañana llegaremos a Graz con menos miedo a los vómitos que hoy.

Claudio se ha caído de la cama. Matilda dice "Ba, ba" para decir "Bye, bye". Sofia ha dejado atrás los mareos.

06/08/2008 23:56 legiovhispana #. De viaje No hay comentarios. Comentar.

Primera etapa: Barcelona - Cannes

20080806235301-cannes.jpg

Salimos emocionados a la 10 de la mañana, camino a Cannes. A las 10.04 h, en plena Plaza Cerdá, primera arcada de Sofía. Ya en la Zona Franca, a punto de entrar en la Ronda del Litoral, primer vómito. Se nos cae el alma a los pies. ¿Cómo serán los próximos 613 km?

Por suerte, el esfuerzo ha dejado tan extenuada a Sofía que acaba durmiéndose. Baby Einstein ayuda a Claudio y Matilda a distraerse y, poco después, a dormir.

Pasamos la frontera con Francia sin problemas, todos duermen. Seguimos por el sur de Francia, preguntándonos cuándo volveremos a ver la Fortaleza de Salses o el cartel del hombre de Tautavel. Después, recorremos la Vía Domitia y entramos en la Costa Azul. Los enanos se han despertado y el mareo vuelve a aparecer. Sofía lo pasa francamente mal y Matilda se une a la fiesta pero conseguimos llegar a Cannes sanos y salvos.

Conclusión: La homeopatía está cargada de buenas intenciones pero no funciona. Mañana probaremos con la química.

Ya en el Chateau des Artistes, los enanos juegan como locos por la habitación pues no tenemos tiempo de bañarnos en la piscina.

06/08/2008 23:53 legiovhispana #. De viaje No hay comentarios. Comentar.