Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes al tema De viaje.

Vacaciones multilaterales

20130901113545-img-0409.jpg

Aunque hoy mismo hemos empezado a trabajar, merece cerrarse adecuadamente el capítulo de las vacaciones de este año.

 Por primera vez desde que vivimos en Rumania, a principios de agosto decidimos enviar a los niños a Barcelona para que disfrutaran de unas verdaderas vacaciones alejados de la escuela de verano. El experimento ha sido un éxito relativo pues, si bien los trillizos han disfrutado de los lindo de sus abuelas y sus respectivos padrinos, entre piscinas, playas, bares, parques y alguna película en pantalla grande, Pablito ha acusado mucho el cambio de escenario y de rutinas y la ausencia de sus padres, convirtiéndose en un monstruito al que Claudio bautizó descriptivamente como Bestia salvaje. Las abuelas han respondido como unas auténticas jabatas aunque cada jornada el enano conseguía consumir hasta la última de sus energías. Desde aquí nuestro homenaje y reconocimiento. ¡Gracias de nuevo, abuelas!

Mientras la muchachada permanecía en la Ciudad Condal, María y yo nos quedamos en Bucarest, disfrutando de una libertad desconocida aunque limitados por nuestras responsabilidades laborales. El único fin de semana que pasamos solos en Rumania decidimos visitar la costa búlgara, así que reservamos una habitación en un hotel de Kavarna y pasamos un par de días tomando el sol, bañándonos, paseando, visitando la zona – principalmente Albena, una ciudad de vacaciones de curiosísimo aspecto retro y el palacio de Balcic, erigido a principios del siglo XX por la reina María de Rumania - y celebrando ágapes de buen pescado.


Celebramos el santo de María viajando a Londres y repitiendo lo que ya se ha convertido en una tradición familiar: asistir a una representación de la Royal Shakespeare Company en Stratford-upon-Avon. Este año tocaba Hamlet, que nos habíamos leído previamente en su versión inglesa y castellana. La representación fue emocionante y la estancia, como siempre, un auténtico placer. Quintessentially British. En Londres, nos desternillamos en el musical The book of Mormon - si pueden asistir, ¡no se la pierdan! - y guiados por el libro London’s secret walks, descubrimos nuevos rincones en lugares que ya conocíamos como Notting Hill, Spitalfields o Whitechapel y nos quedamos con ganas de más, como siempre. En resumen, un terapéutico fin de semana largo zambullidos en cultura británica.


Ya en España, pasamos por Barcelona a recoger a los niños y viajamos hasta Tartanedo, una aldea castellana donde pasamos unos días con Leticia, madrina de Claudio, en su paridera reformada como un luminoso y enorme loft. Tartanedo nos ha ofrecido los mejores días de descanso del verano, incluyendo paseos entre nuestra casa, la plaza, el bar y la piscina municipal - gentileza de un cercano parque eólico -, largas siestas, lecturas reposadas, interesantes charlas, aperitivos y deliciosos banquetes preparados por nuestra anfitriona.

A pesar de todo, lo mejor ha sido comprobar cuánto han disfrutado los niños de las fiestas de San Bartolomé, de la charanga que recorrió el pueblo entre música y bailes, de la procesión en honor del santo, que siguió el mismo recorrido de la charanga aunque con más circunspección, del divertido pregón de los mozos, de la fiesta de la espuma, de los fuegos de artificio, de los pasodobles y las coplas en la plaza y, sobre todo, de la amabilidad y el cariño de los paisanos.


Regresamos a Barcelona el día 26 y apuramos las últimas horas en España con la familia y los amigos y un nudo en el estómago por el regreso y el inicio de un nuevo curso, tanto laboral como escolar.

01/09/2013 11:35 legiovhispana #. De viaje Hay 1 comentario.

Viaje a Escocia: de la isla de Skye a Saint Albans (y III)

20130807201200-130807-viaje-a-escocia.jpg

Un folleto que encontré en la isla de Skye califica su paisaje como dramático y, la verdad, me pareció un adjetivo muy acertado para lo que allí vi. Acantilados de vértigo, cumbres dentadas que se pierden en la niebla, montañas desnudas, cubiertas sólo de vegetación baja y con escasos árboles, aquí y allí, cascadas que se precipitan desde las alturas, enormes estuarios y profundas bahías forman un paisaje que quita el hipo.

 

Llegamos a Skye por la tarde, los niños conquistaron rápidamente el terreno alrededor de la caravana, jugaron un buen rato y juntos contemplamos un extraordinario ocaso antes de cenar, con las tablas de McLeod al fondo.

 

Al día siguiente visitamos la capital de Skye, la pequeña ciudad pesquera de Portree. Dimos un paseo, lanzamos piedras al mar, hicimos algunas compras y comimos buen pescado. Pablito nos dejó boquiabiertos al dar buena cuenta de un soberbio filete de eglefino rebozado que sobresalía por los bordes del plato. Ni los aburridos guisantes ni las patatas que lo acompañaban se salvaron de la voracidad del enano.

 

En Portree disfrutamos de un día calmado, en familia, con las prisas muy medidas, y regresamos pronto al camping para dedicarnos a leer, jugar y dibujar. Al atardecer, los niños se bañaron en la bahía de Dunvegan. Todo empezó con un prudente remojado de pies y terminó con la ropa empapada, un montón de risas y pocas ganas de salir del agua.  

 

Abandonamos Skye en ferry por la mañana. ¡Menuda fiesta para los enanos fue subir la autocaravana a un barco! Cruzamos desde Armadale hasta Mallaig en apenas media hora y, desde allí, pusimos rumbo a Fort Williams, un minúsculo pueblo situado en un extremo del Loch Linnhe, con apenas una pared en pie del fuerte que le da su nombre, atestado de turistas y con poco interés excepto, quizás, el museo dedicado a los Highlands occidentales, que incluye una minúscula exposición sobre cómo los Green Berets se entrenaron por esas tierras durante la Segunda Guerra Mundial.

 

Comimos en un restaurante junto al lago y, mientras disfrutábamos del pescado, vimos pasar un grupo de delfines. Después del ágape, dimos una vuelta por Fort William e inmediatamente pusimos rumbo a Oban, una población portuaria, mucho más grande e interesante que la anterior, con espectaculares vistas a la isla de Kerrera. Allí pasamos la noche.

 

La jornada siguiente fue, básicamente, un día de viaje hacia el sur que terminó en un camping en Lancaster que, por cierto, hizo las delicias de los niños. Un parque de juegos enorme y una tirolina los reconcilió con una travesía que había resultado bastante aburrida. Lo pasaron bien y nosotros, también.

 

A la mañana siguiente nos dirigimos hacia Saint Albans, una localidad al norte de Londres donde pasamos nuestras últimas horas del viaje, paseando, visitando y dibujando su preciosa catedral del siglo XI, tomando helados, luchando en la hierba, comprando algún libro de última hora y cenando en uno de los restaurantes del afamado chef inglés, Jamie Oliver. El mejor broche final para un gran viaje.

 

Regresamos a Bucarest cansados pero felices, mientras Matilda dedicaba el viaje a charlar en inglés con su vecino de asiento. Cuando aterrizamos, Claudio le preguntó, extrañado:

 -          Espera un momentito, ¿te has hecho amigo de un adulto?

Matilda sonrió.

07/08/2013 20:09 legiovhispana #. De viaje Hay 3 comentarios.

Viaje a Escocia: de Stirling a la isla de Skye (II)

20130724172928-img-5250.jpg

A medida que avanzamos, cada vez es más complicado encontrar buenas conexiones a internet por lo que escribo esta entrada con cierto retraso.

 Cada día nos despertamos más tarde, los días se alargan y el cansancio pasa su factura. El lunes no fue una excepción. Tras la rutina caravanera habitual, los desayunos y el aseo general, pusimos rumbo a la emblemática ciudad de Stirling, coronada por una imponente fortaleza bajo la cual se extiende el barrio histórico de la ciudad, de serpenteantes calles empedradas y viejos edificios de piedra. El castillo, considerado el más estratégico de Escocia - solía decirse, “Quien domine Sitrling, controlará Escocia” – está bien preparado para el turismo, especialmente familiar, con unas salas repletas de juegos interactivos y disfraces que hicieron las delicias de los enanos y nos permitieron saber un poco más sobre cómo se vestían los habitantes del castillo durante la Edad Media, qué comían, qué distracciones tenían, etc. La estructura que hoy puede visitarse data del siglo XIV y, como residencia de los reyes Estuardo, incluye un impresionante Gran Salón donde se celebraban fiestas y banquetes, además de un restaurado Palacio Real donde unos tipos ataviados de época explican cada una de las salas con bastante gracia, por cierto. Pasamos un buen rato explorando estancias, paseando por las murallas y contemplando las vistas, que incluyen los campos de batalla del puente de Stirling y de Bannockburn, tan importantes para la historia de Escocia.

 Ya tarde, emprendimos camino hacia el norte, no sin antes parar en un gran supermercado a comprar algo más de ropa para protegernos del inesperado frío nocturno. Nos esperaba un largo camino hasta Inverness, atravesando los bosques de las Montañas Grampian y Monadhliath, un paisaje increíble que nos hizo el trayecto más llevadero, ayudado por la televisión de la caravana, que no dejó de ofrecer películas para los enanos. Llegamos a Inverness por la tarde, a última hora, y faltos de reservas volvimos a celebrar el final de un buen día en un pub.

 A la mañana siguiente nos encaminamos hacia una de las estrellas del viaje, el Lago Ness, mientras en la televisión de la caravana nos acompañaba la película “Scooby Doo y el Monstruo del Lago Ness”, que distrajo a los niños y los puso en antecedentes.  Al llegar a Drumnadrochit es fácil comprobar lo bien que le ha venido la leyenda a la gente que habita al lado del lago: tiendas, restaurantes y agencias de viajes ofrecen todo tipo de productos para los turistas, desde peluches de Nessie hasta rutas en barco para localizar al plesiosaurio. Nosotros nos encaminamos primero al evocador castillo de Urquhart, levantado junto a un promontorio rocoso a orillas del lago. El castillo tiene una larguísima historia que nos explicaron en una breve película en el centro de recepción de turistas, desde el pueblo picto que visitó San Columbano hasta la fortaleza que tuvo un papel importantísimo en las guerras de independencia escocesas. Sea como fuere, el lugar resisitó asedios y resultó destruido varias veces hasta que, finalmente, en el siglo XVII, fue volado por sus propietarios, la familia Grant, para evitar que cayese en manos de los jacobitas. Desde la base de la torre del homenaje, junto al lago, los niños gritaron al monstruo del lago y todos aseguraron haberlo oído e incluso Claudio jura haber visto su cola negra sumergiéndose en las aguas. De vuelta hacia la caravana, un gaitero nos despididó con su música.

 Tras la visita al castillo de Urquhart, fuimos a visitar el Loch Ness Exhibition Center, donde varias salas explican, de manera científica, los pros y los contras de la existencia de un monstruo en el lago. Realmente, vale muchísimo la pena visitar la exposición, comprender la antiquísima leyenda - que se inicia con la lucha del monstruo contra el mismísimo San Columbano - y comprobar la cantidad de recursos que se han empleado en descifrar el misterio para no llegar a una conclusión definitiva. Los niños disfrutaron de la visita, haciendo un montón de preguntas, aunque lo que sin duda más les gustó fue la tienda del museo.

Desde allí, atravesando las yermas montañas de los Highlands, condujimos el resto del día hasta la isla de Skye, donde nos esperaba un precioso camping junto al mar.

24/07/2013 17:29 legiovhispana #. De viaje Hay 2 comentarios.

Viaje a Escocia: de Londres a Stirling (I)

20130722223356-130722-viaje-a-escocia-077.jpg

Tras meses de planificación, reservas, lecturas y películas, hace una par de días aterrizamos en Londres para iniciar nuestro periplo hacia los Highlands.

Al frente de una autocaravana, cual si de aquel ejército de Eduardo I se tratase, emprendimos el viaje hacia las inóspitas tierras del norte de Inglaterra. El primer día viajamos rápido, ganando tiempo y recortando distancias, así que prácticamente no nos detuvimos hasta llegar al confín del Imperio romano, el lugar donde, en el año 122, el emperador Adriano ordenó construir una larguísima muralla de más de 100 km de longitud para proteger el limes de las incursiones de pictos y escotos. Durante casi 300 años, el extenso muro, trufado de fortalezas, fuertes y torres de vigía, protegió a los ciudadanos romanos de los invencibles bárbaros, sin embargo, en el año 410, tras la caída del último emperador, fue abandonado y cayó en el olvido.

El muro de Adriano es hoy un interesante reclamo turístico y una imponente muestra del pasado romano de Inglaterra, especialmente en tramos como el del enorme fuerte de Housesteads, que visitamos con la muchachada. La fortaleza, la más grande de todo el sistema defensivo romano, estaba integrada en el muro, que en ese lugar alcanzaba un mínimo de 4,25 metros de altura. Tenía la estructura del clásico campamento romano, cruzado por el cardus y el decumanus, con una puerta en cada extremo, varias torres de vigilancia y el cuartel general en su centro, además de barracones para los legionarios, cocinas, baños, graneros, hospital y una letrinas que todavía pueden visitarse.

De todo aquel impresionante fortín apenas quedan unos muros que permiten imaginar el lugar, sin embargo, los enanos pudieron disfrutarlo gracias a una película que ofrece el pequeño museo que antecede a las ruinas y que reconstruye cómo realmente era a partir de los restos que hoy pueden verse. Un par de gañanes, muy bien ataviados de romano y picto, explican, a voz en grito, las hazañas de cada uno de sus pueblos y un par de libros nos ayudaron en entender lo que veíamos, así que, con un helado en la mano y de vuelta hacia la caravana, hablamos de fronteras, de ataques, de murallas, de romanos y de bárbaros. Creo que a los niños les gustó el fuerte de Housesteads, pero a mi me emocionó profundamente la visita.

Por la noche, celebramos el primer día de turismo en un pub, brindando con fantas y cerveza y disfrutando de un opípara mesa pues, de tanto dar vueltas, no habíamos tenido tiempo de comer.

Esta mañana hemos hemos continuado nuestro viaje, que hoy tenía su momento culminante en la visita a la isla de Lindisfarne, lugar donde los vikingos realizaron su primer ataque documentado con un lugar en Europa occidental (en Europa oriental hacía tiempo que los conocían). En Lindisfarne existía un boyante priorato fundado en 635 por misioneros irlandeses, enviados por San Aidan para convertir a los anglosajones. De Lindisfarne salió el famoso monje-obispo Cuthbert, que tras su muerte convirtió involuntariamente el lugar en el más importante centro de peregrinaje de Inglaterra. Su fama atrajo a muchos cristianos piadosos pero también llamó la atención de los vikingos, que en el año 793 saquearon el monasterio y asesinaron a muchos de sus monjes. El temor a nuevos ataques llevó a la comunidad a avandonar la isla y refugiarse en el reino de Nortumbria y, sólo en el siglo XII, regresaron a la isla para refundar el priorato gracias al apoyo de otros monjes venidos de Durham.

Recordando el viaje a Dinamarca del año pasado, hemos recorrido las ruinas de la iglesia del priorato mientras hablábamos sobre vikingos, aunque a los niños no les ha convencido la idea de verlos como una horda salvaje y asesina y prefieren recordarlos como en las películas de dibujos animados que han visto o como en los libros que hemos leído. Hemos pasado todo el día en Lindisfarne, pues la marea ha subido rápidamente y la carretera que nos ha llevado hasta el pueblo ha quedado sumergida durante horas, así que mientras disfrutábamos de un fish&chips en un pub cercano al mar, nos hemos echado unas risas, hemos charlado y nos lo hemos tomado con calma. Tras un paseo de tarde, hemos regresado a la caravana y, cruzando la imaginaria frontera entre Inglaterra y Escocia, hemos superado Edimburgo y nos hemos adentrado en el valle de Carron hasta las ruinas de castillo de Balgair, junto al cual se levanta el camping en el que pasaremos esta noche. Antes de las cenas y las duchas, los niños todavía han tenido energías para jugar en los columpios y con las palas, aunque una vez encamados, apenas han durado unos minutos despiertos.

22/07/2013 22:33 legiovhispana #. De viaje Hay 1 comentario.

El Grove

20120821110731-img-2213.jpg

Días familiares, de descanso e intensa gastronomía en O Grove.

21/08/2012 11:07 legiovhispana #. De viaje Hay 1 comentario.

Viaje a Alemania y Dinamarca: últimos días

20120814213046-agosto-2012-viaje-a-dinamarca-427.jpg

El tiempo de descuento en Dinamarca ha resultado igual de intenso que el resto, quizás azuzados por la proximidad del final de nuestro viaje.

El viernes visitamos un nuevo asentamiento vikingo que, aunque más pequeño que el festival prehistórico de hace unos días, resultó todavía mucho más estimulante para los niños. La Bahía Vikinga de Bork incluye un campamento junto a la marisma, con una colección de réplicas de barcos hallados en distintas excavaciones arqueológicas, tanto en territorio danés como en Islandia.

Agosto_2012_Viaje a Dinamarca 379

El campamento incluye un par de enormes viviendas, un establo, un curioso lugar de sacrificios con pieles de animales muertos dispuestas en estacas, un wáter vikingo, un largo puente de madera construido al modo vikingo, un astillero, una iglesia vikinga, un molino, distintas casas de artesanos y un mercado.

 Agosto_2012_Viaje a Dinamarca 364

En este caso, no hay familias instaladas en el lugar, sin embargo, hay montones de figurantes perfectamente ataviados y dedicados a las más diversas labores: preparar alimentos, trabajar  metal para hacer armas y adornos, coser, ejercitarse con las armas o simplemente deambular a la espera de que los niños les aborden para participar en todas ellas. Así, por ejemplo, las enanas participaron en la fundición de un pedacito de plata y en el modelado de unos abalorios que inmediatamente se colgaron al cuello. Más tarde, ayudados por un vikingo con experiencia militar, comprobaron lo difícil que es disparar un arco, aunque Sofía nos dio una lección de puntería. Al tiempo que paseábamos por la villa vikinga, el lugar bullía en actividad mientras se levantaban nuevas tiendas de lona para un mercado que se celebraría al día siguiente y se montaba un campamento militar contiguo, por lo que ante tanto movimiento, los niños se marcharon convencidos de haber convivido con verdaderos vikingos durante una mañana. ¡Misión cumplida!

 Agosto_2012_Viaje a Dinamarca 378

Esa tarde regresamos pronto a casa pues los niños tenían ganas de jugar en el jardín y nosotros debíamos empezar a pensar en levantar nuestro propio campamento. A la mañana siguiente, tomamos por última vez el delicioso desayuno de Else, los niños le entregaron unos dibujos en agradecimiento, recogimos los bártulos y nos montamos en el coche rumbo a Hamburgo.

Agosto_2012_Viaje a Dinamarca 401

De camino, paramos a pasear y a comer pescado bien fresco en Ribe, el pueblo más antiguo de Dinamarca que en el siglo XII alojó a los reyes de Dinamarca. La pequeña ciudad, atravesada por un canal, conserva decenas de edificios de madera de los siglos XVI y XVII y en su centro se levanta una imponente catedral románica del siglo XII, su ayuntamiento, también el más viejo del país (aunque del siglo XV), una venerable Academia del siglo XVI o la iglesia de Santa Catalina, construida por frailes españoles en el siglo XIII. Ribe fue, sin duda, el mejor broche a un viaje que ha resultado perfecto.

 Agosto_2012_Viaje a Dinamarca 422

Llegamos por la tarde a Hamburgo, a tiempo de pasear por el centro y despedirnos con una riquísima cena alemana a base, ¡cómo no!, de un surtido de salchichas. El domingo por la mañana, muy temprano, tomamos el avión de vuelta a Bucarest y, para nuestra sorpresa, esta vez no nos vimos afectados por la habitual “crisis estética” posterior a cualquier viaje al extranjero. Bucarest es nuestra casa.

 Agosto_2012_Viaje a Dinamarca 438

14/08/2012 20:13 legiovhispana #. De viaje No hay comentarios. Comentar.

Viaje a Alemania y Dinamarca: A Copenhage

20120809235025-img-1949.jpg

Ayer por la mañana, con el estómago bien lleno del delicioso desayuno que diariamente nos prepara Else, cogimos el coche para visitar la isla vecina de Selandia, en la que se encuentra la capital de Dinamarca. Curiosamente, ni durante el trayecto ni cuando cruzas el impresionante puente de Strobaelstbroen – que une Fionia y Selandia -, ningún cartel indica Copenhage, sino Køvenhavn, que es como los daneses conocen la capital de su país.

IMG_1905 

Nuestro primer destino fue Sagnlandet, en Lejre, un peculiar parque temático que incluye un poblado prehistórico, uno de la Edad de Hierro, uno vikingo y un pueblito danés del siglo XIX. El lugar ha sido diseñado por historiadores y arqueólogos, por tanto, no hay margen para la imaginación y todas las construcciones – incluido un dolmen de tamaño medio -, han sido realizadas con la técnica y la teconología disponible en cada momento reproducido.

 IMG_1910

Si el lugar sorprende por sus detalles, lo más chocante son las familias danesas – niños incluidos - que voluntariamente viven allí durante una semana, integradas en el poblado de la Edad de Hierro. Duermen en grandes tiendas de campaña, se tapan con pieles de animales, muelen trigo para hacer harina, cazan, pescan, recolectan, pastorean, consiguen hacer fuego chocando dos piedras, cocinan con cacharros cerámicos muy básicos que ellos mismos modelan, hacen armas en una fragua, cosen su propia ropa, etc. Todas estas actividades pueden ser también realizadas por los visitantes, que se mezclan con los residentes y disfrutan de su momento ancestral.

 IMG_1918

Otra de las actividades que ofrece el parque es una escuela de guerreros para los niños visitantes, que pueden disparar un arco, vestirse con una pesada cota de malla y casco, cabalgar, luchar con espada o hacha, preparar estrategias de ataque, etc., todo ello bajo la atenta supervisión de un vikingo que les informa sobre las armas que utilizan, los hábitos de los soldados de antaño, la tácticas militares, etc. Finalmente, el parque permite también a los niños la posibilidad de trabajar como arqueólogos, descubrir una tumba y desenterrar un esqueleto junto a su ajuar.

 IMG_1928

Por nuestra parte, visitamos la parte más prehistórica del parque – pues el lugar es enorme y hacía bastante frío -, entramos en todas las casas y asistimos a los talleres de cerámica, tejido y metal, nos acercamos al lugar de los sacrificios junto al lago, al dolmen y, finalmente, a la zona de batalla. Sin duda, de lo que más disfrutaron los enanos fue de esta última y, armados con espadas y escudos, participaron en la refriega. Incluso Pablo cogió una daga y se unió al mogollón. Por mi parte, no pude evitar vestirme de legionario romano y de vikingo.

 IMG_1938

Hambrientos, compramos en el minúsculo bar una caja de palomitas, sin embargo, cuál fue nuestra sorpresa cuando nos dieron los granos de maíz sin hacer y un cuenquito con aceite para que las preparásemos nosotros mismos en una de las hogueras junto a las tiendas de campaña. Frustrados y sin microondas, tras dudar un rato, abandonamos las palomitas no natas y compramos el único alimento envasado que vendían en el bar.

 IMG_1972

Como se había hecho bastante tarde, decidimos ir a comer a Copenhage. En la costa occidental de Selandia, frente a territorio sueco, la capital danesa es una ciudad no muy grande, en la que no hay mucho tráfico y todo parece pensado para los peatones y las bicicletas, que abundan por todas partes.

 IMG_1975

Nos dirigimos directamente al centro, a la zona del llamado Barrio Latino, donde nos sentamos a comer en una terraza a pesar del viento que azotaba la ciudad. Con las fuerzas repuestas, paseamos por la calle comercial más famosa de la ciudad, Strøget, en la que ya no cabía un alma, subimos a la torre de la iglesia de la Trinidad para ver una panorámica de la ciudad y deambulamos por el centro peatonal. Ya tarde, recordamos a la famosa Sirenita, sin embargo, aunque nos acercamos al parque que la alberga (Parque Churchill), no llegamos a verla. Otra vez será.

 IMG_1983

Como llegamos a casa tardísimo, hoy hemos dedicado el día a descansar. El tiempo ha acompañado desde primera hora, así que nos hemos acercado a una playa que nos ha recomendado Else y en la que hemos estado solos. Los niños han disfrutado como enanos de la arena, nos hemos atrevido a mojarnos las piernas en el Báltico – el agua está tan fría que duele – e incluso Pablo y yo hemos echado una cabezadita, uno junto al otro.

 IMG_2007

Para comer nos hemos acercado a Nyborg y, por la tarde, hemos visitado el castillo que, en el siglo XII, acogió las asambleas de la corona danesa.

 IMG_2056

 

09/08/2012 23:50 legiovhispana #. De viaje Hay 2 comentarios.

Viaje a Alemania y Dinamarca: Explorando Fionia

20120808011845-img-1886.jpg

Viajar por la isla de Fionia (Fyn) es como mirar el vídeo corporativo de una empresa dedicada a la sosteniblidad, el medio ambiente y las energías renovables: ondulantes campos de cereal mecidos por el viento, bosques espesos, un aire limpio, aerogeneradores junto a molinos de viento, playas con un agua cristalina y windsurfs en el horizonte, pueblitos con casas de peculiar arquitectura, iglesias encaladas y gente feliz. Exactamente así es Fionia.

 IMG_1798

Instalados en casa de Else y su marido, en la minúscula villa de Flødstrup, dedicamos nuestros días a pasear por la isla, sin demasiadas pretensiones. Ayer empezamos el día visitando el Museo vikingo de Ladby, donde hace casi 80 años se descubrió enterrado un barco de 22 metros de longitud que sirvió de féretro para un caudillo vikingo del siglo X y que hoy se haya escondido bajo un túmulo acondicionado.

 IMG_1788

El museo junto al túmulo reproduce, en tamaño natural, el barco tal y como lo enterraron, junto al cadáver, su ajuar y una hecatombe de caballos. La visita previa a la reproducción sirvió para que los niños entendiesen lo que vieron después y comprendiesen que, cuando se entierra algo, se va degradando con el paso de los años. Además, pudieron colocarse unos cascos y armarse con lanzas, espadas y escudos, que probablemente fue lo más divertido para ellos, aunque cuando entramos en el túmulo a ver los restos del barco me dijesen: “Venga, papá, explícanos esto”.       

 IMG_1823

Después de la visita, nos acercamos al pueblo pesquero de Kerteminde, donde comimos en el puerto un pescado fresquísimo a un precio bastante razonable. Pablo nos dio una lección al devorar sin pausa un montón de gambas y un gran buñuelo de bacalao. El potito, que teníamos ya caliente, se quedó sin tocar en la mesa, lógicamente. Después de comer, fuimos a pasear por el amplio centro peatonal de Odense, principal ciudad de Fionia y lugar de nacimiento de Hans Christian Andersen. Nos acercamos a su ayuntamiento de estilo veneciano, vimos la Iglesia de San Canuto, del siglo XII, el parque de Kongens Have y poco más, pues se empezó a hacer tarde y los niños estaban ya cansados y con ganas de subirse de nuevo a los tractores que hay en casa.

 IMG_1842

Esta mañana, mientras fuera llovía a cántaros, hemos desayunado con calma y mantenido una interesante conversación con un matrimonio suizo que está también aquí alojado. Como ha ocurrido todos los días hasta hoy, de repente ha soplado un fuerte viento y las nubes han empezado a disiparse con rapidez, por lo que nos hemos animado a salir hacia la isla de Langeland, unida a Fionia por varios puentes.

 IMG_1847

De camino, hemos pasado por el palacio de Valdemar y nos hemos dado cuenta de que el castillo medieval de Tranekaer, perteneciente a los condes de Preben Ahlefeldt-Laurvig desde el siglo XIII, no puede visitarse porque aloja a los mismísimos condes, que son muy suyos con las visitas. Como ya estábamos cerca cuando lo hemos descubierto, nos hemos desviado hasta el molino de la ciudad, que todavía está en funcionamiento, y hemos trepado hasta las aspas viendo todos los mecanismos que permiten hacer la harina a partir del trigo.

 IMG_1853

Más tarde, hemos comido en Rudkoving, otro pueblo de pescadores, y por la tarde nos hemos acercado al dolmen llamado Kong Humbles Grav, construido hace 5.000 años.

 IMG_1864

Para acabar el día, hemos ido hasta la playa de Ristinge, aunque Pablito ha quedado rápidamente hecho una creoqueta y nos hemos ido pronto a casa.

 IMG_1902

Mañana, por fin, viajaremos a un pueblo vikingo, en Lejre, un lugar situado en la isla vecina de Selandia.

 IMG_1889

08/08/2012 01:18 legiovhispana #. De viaje Hay 1 comentario.

Viaje a Alemania y Dinamarca: desde Kiel hasta la isla de Fionia

20120806180116-img-1740.jpg

Ayer, a primera hora de la mañana, pensábamos deambular por Kiel para hacer tiempo hasta salir hacia la iglesia pero, aunque nuestro plan era pasar el rato en el paseo marítimo y en el parque, la lluvia frustró nuestros planes así que tuvimos que recluirnos en un centro comercial. Providencialmente, María recordó la piscina de bolas que todo buen IKEA tiene, así que fingimos ir a comprar muebles para que los enanos disfrutasen de un buen rato de ocio a la sueca.

Después de comer, nos acicalamos y marchamos hacia la iglesia, donde una lluvia torrencial recibió a Janina vestida de blanco, mientras Tim la esperaba en el altar. Media hora después, la ceremonia había terminado y el sol los recibió en la puerta del templo para las clásicas fotos familiares y para regar el momento con botellas de champagne que se abrieron allí mismo, sin más dilación. Marchamos todos los invitados a pie hasta un restaurante cercano y allí cenamos tan ricamente, aunque Pablito dio bastante guerra, poco acostumbrado a muchedumbres ruidosas. Los trillizos jugaron con un par de hermanos que sólo hablaban alemán – aunque según su madre, de Panamá, también hablaban español - y, aunque confesaron que no entendían nada, pareció importarles poco a la hora de hacer el indio. Como jabatos, los cuatro se apuntaron al bailoteo, aguantaron despiertos hasta casi el final e incluso aplaudieron el discurso-karaoke de Cristin, hermana de Janina, antes de caer derrotados por el cansancio. Al hotel llegaron todos dormidos, sin excepción. En palabras de Matilda, se lo habían pasado “muyrequetebién”.

IMG_1700

Esta mañana no nos hemos dado prisa en levantarnos, aunque hemos llegado a tiempo del buffet de desayuno del hotel, del que todos han dado cuenta como leones. Los niños han estado toda la mañana muy excitados pues por fin había llegado el día de viajar al País de los vikingos. Hemos tomado la autopista hacia el norte, que discurre casi ininterrumpidamente entre grandes árboles, hemos curzado el Gran Canal del Norte y hemos cruzado una frontera que sólo salía en el mapa pues apenas estaba señalada por un discreto cartel que indicaba “Danmark”.

IMG_1724

Nos hemos parado a comer en Fredericia, una ciudad costera en el punto de unión entre la península de Jutlandia y la isla de Fionia. Sin duda, Fionia siempre ha sido una ciudad estratégica, como lo demuestra la fortaleza de estilo Vauban que mandó construir Federico III en 1650 y que hoy rodea la ciudad antigua, levantada según un plano en damero que se ha convertido en el símbolo de la urbe, reproducido junto a la muralla Vauban en papeleras, tapas de alcantarilla, alcorques de los árboles, etc. El pasado militar de este barrio se refleja hasta en los semáforos, donde las figuras de los peatones son soldados.

IMG_1738

Con los enanos, hemos paseado por sus calles desiertas, hemos tomado una salchicha sentados al sol en la plaza principal, hemos trepado a las murallas y a la torre del agua y hemos visitado uno de los baluartes.

IMG_1749

Antes de abandonar la fortaleza, nos hemos acercado a la pequeña iglesia católica de San Canuto, en cuyo cementerio descansan los restos del capitán Antonio Costa, del 5º escuadrón del regimiento del Algarbe, que murió en estas playas durante las Guerras Napoleónicas y cuyos restos descansan en el cementerio de esta iglesia. Para quien quiera saber más, le recomiendo la lectura del artículo de Arturo Pérez-Reverte titulado “Una tumba en Dinamarca”.

IMG_1756

Tras abandonar Fredericia, hemos cruzado el imponente puente de Middlefart y en poco rato hemos llegado a Ullerslev, donde nos alojaremos durante nuestra estancia en Dinamarca. La casa de Else y su marido es preciosa, en estilo tradicional danés, de ladrillo y madera, con techos de paja y un enorme jardín donde los niños lo han pasado en grande antes de retirarse a dormir, especialmente con los pequeños tractores a pedales y los triciclos que han puesto a su disposición y con un par de conejos de buen carácter que tenían encerrados en una jaula.

IMG_1758

Mañana tenemos un día repleto de actividades.

 IMG_1764

IMG_1772

06/08/2012 18:01 legiovhispana #. De viaje Hay 2 comentarios.

Viaje a Alemania y Dinamarca: Bucarest-Kiel

20120803232553-120803-kiel.jpg

Ayer por la mañana, recogimos los bártulos y a la muchachada y tomamos un avión hacia Alemania. Este año hemos programado un viaje de temática vikinga, así que hemos pasado las últimas semanas hablando del asunto y viendo películas donde los guerreros del norte eran los protagonistas, especialmente la bellísima historia de animación El secreto del libro de Kells, que también nos dio la oportunidad de hablar del amor por los libros, de magia, de ilustraciones y de monasterios.

Atrás quedaron algunos viajes en los que los trillizos llevaron el vuelo con dificultad pues en este caso, a pesar de una escala en Viena, se han portado rebién. Pablo ha tenido algún momento de nervios, aunque nada que no se haya resuelto fácilmente echándose algo entre pecho y espalda y con un posterior sueño reparador. Durante la parada en Viena, Sofía vio a un hindú con turbante y dijo: ¡Mira, mamá, un genio! Más tarde, curiosamente, comentó que en Austria la gente hablaba más bajo que en Rumania. En la Kids zone del aeropuerto, una pantalla gigante con un detector de presencia y un juego para niños de lo más agotador nos acortó providencialmente la escala.

Llegamos a Hamburgo bien entrada la tarde, recogimos el coche de alquiler – un Chevrolet de siete plazas – y nos encaminamos hacia Kiel, nuestro primer destino, donde mañana celebraremos la boda de Janina, la mejor au-pair que han tenido los niños y con la que, a pesar de los años, mantenemos una muy buena relación en la distancia. A medio camino, paramos a dormir en Quickborn, en un Ibis donde, organizados en una habitación de chicos y otra de chicas, caímos rendidos en cuestión de minutos.

Esta mañana hemos acabado nuestro recorrido hasta Kiel, la ciudad portuaria en la costa del Báltico donde se celebrará la boda. Con todo el día libre por delante, hemos paseado con calma por el centro peatonal, nos hemos acercado a ver el Rathaus y hemos entrado en la iglesia de San Nicolás, del siglo XIII, aunque el mejor momento ha sido el del ágape del mediodía, en el que Pablo nos ha demostradó cómo alguien de su tamaño es capaz de comerse un bratwurst de un palmo y medio sin pestañear. El resto no hemos sido menos discretos, incluido Claudio, para sorpresa de todos. Por la tarde, todavía hemos tenido tiempo para comprar algunas cosas para la boda, como una camisa que sustituyese a la que me he dejado colgada en el armario en Bucarest o un vestido para Sofía, poco conformo con ir vestida como su hermana.

El largo paseo ha tenido un efecto sedante pues pocas veces he visto a lo niños dormirse tan rápido.

03/08/2012 23:25 legiovhispana #. De viaje Hay 2 comentarios.

Londres

20110814120013-dscf0812.jpg

Sábado, 6 de Agosto. El sábado 6 llegamos al camping que teníamos reservado en el norte Londres desde Bexhill-on-Sea y, sin perder un minuto, tomamos el metro hacia el centro. Nos bajamos en Oxford Street, dispuestos a pasear un rato y pensando en que no duraríamos demasiado pues los enanos no son amigos de grandes garbeos, sin embargo, el bullicio, la gente y una ciudad tan impresionante les hizo olvidarse rápido de su agotamiento.

Las preguntas y los comentarios surgieron pronto:

-          ¿Por qué lleva el pelo azul?

-          ¡Mira, un autobús con dos pisos!

-          ¿Por qué lleva un pendiente en la nariz?

Bucarest, el lugar donde vivimos, es una ciudad homogénea pero Londres alberga decenas de razas y grupos urbanos por lo que los churumbeles alucinaban con la cantidad de gente diferente que tenían a su alrededor.

DSCF0796

Desde Oxford Street, bajando por Regent, Carnaby Street y Picadilly Circus, llegamos a Trafalgar Square. Vimos a los lejos el Big Ben, donde Basil el Ratón Súperdetective luchó a muerte contra el Profesor Rátigan. Hablamos de Lord Nelson, el señor sobre la gran columna, y nos subimos a los enormes leones que la rodean.

DSCF0806

Desde allí, pasando frente a Saint Martin in the fields (una sala de conciertos emblamática para mi), fuimos a Covent Garden, donde vimos a la gente en las terrazas, comprando compulsivamente - nosotros incluidos - y disfrutando de los espectáculos callejeros. Tras un café y unos zumos reparadores, durante los que los churumbeles jugaron un rato con sus nuevo regalos de la Tienda Disney, emprendimos la marcha hacia el camping, ajenos a que parte de la ciudad ardía en ese preciso instante.

DSCF0813

Domingo, 7 de Agosto. Para estar más cerca del aeropuerto, cambianos de camping el domingo por la mañana, así que perdimos un buen ratro en el traslado, sin embargo, hacia las 13 h ya estábamos en Waterloo Station dispuestos a visitar la Tate Modern, uno de los edificios más espectaculares de la ciudad que, además, nos proporciona combustible para que los niños pinten después sus propias obras.

DSCF0831

Los enanos jugaron en la gran rampa de entrada y recorrieron algunas salas viendo cuadros, esculturas e instalaciones pero el momento más emocionante fue cuando nos encontramos con sus antiguas au pairs, las hermanas Rucks, que cuidaron consecutivamente de ellos durante unas semanas cuando tenían 1 año y medio, poco antes de irnos a Rumanía.

DSCF0833

Tras las vengüenzas iniciales, la química empezó a funcionar y las niñas no pararon de jugar con ellas mientras Pablito tomaba su papilla de frutas. Claudio, más tímido, jugaba a cruzarse la mirada con ellas y a esconderse.

DSCF0822

Salimos de la Tate cuando la meteorología nos lo permitió y dimos una vuelta junto al Támesis, uno de nuestros paseos preferidos. Los niños disfrutaron con Kristin y Janina y, al final, hasta Claudio se integró en el juego. Vimos el acorazado de la Royal Navy, HMS Belfast, la reproducción del barco de Sir Francis Drake y el Puente de Londres. Nos despedidmos de las hermanas Rucks frente de la estaciónde London Bridge con promesas de visita a Bucarest y emprendimos la vuelta al camping. Había mucho trabajo por hacer antes de dejar el equipaje a punto, aunque los niños todavía tuvieron tiempo de hacer unos últimos amigos.

A la mañana siguiente, tomamos el avión de vuelta a casa. ¡Ha sido un viaje increible que no olvidaremos!

14/08/2011 12:00 legiovhispana #. De viaje Hay 4 comentarios.

Viajar con niños

20110811191351-dscf2839.jpg

Muchos nos han dicho: “¿Os vais con los cuatro? ¡Qué valientes!”

Pero viajar con los niños, por agotador que sea para nosotros y por pequeños que ellos sean y por pocos recuerdos que atesoren, es una forma de compartir vivencias y crear vínculos entre nosotros, además de una manera de que comprueben que el mundo es muy grande, que hay otras culturas y muchas cosas que aprender ahí fuera.

Para preparar nuestro viaje, nos hicimos con una guía editada por Frommer’s llamada “England with your family”. No se trata de una guía turística al uso, es más, faltan la mayor parte de los atractivos turísticos de Inglaterra, sin embargo, incluye todos aquellos lugares donde es posible disfrutar todos juntos, independientemente de la edad de cada uno.

Escogimos los destinos de este viaje en función de lo que podíamos enseñarles y de lo que podían aprender. No se trataba sólo de divertirse, también queríamos acercar a los niños a la literatura, a la historia, al mundo animal, al arte, a las lenguas… Así, escogimos el Roald Dahl Museum and Story Center para hablarles de libros y explicarles que el nombre de Matilda proviene de una obra de Roald Dahl, por un motivo parecido nos afincamos cerca de Stratford-upon-Avon, oportunidad perfecta para hablarles de Shakespeare y del teatro. El palacio de Blenheim y el castillo de Warwick nos permitieron hablarles sobre Winston Churchill, sobre príncipes y princesas, sobre la Edad Media, sobre magos, dragones y mazmorras. En Bath vimos una abadía gótica - ¡cómo Notre Dame! - y buscamos a los romanos y conversamos sobre el emperador Claudio, tocayo de nuestro hijo y conquistador de Britania. En Drusillas vimos un montón de animales extraños y en Londres disfrutamos del bullicio de una urbe enorme, vimos gente de todo tipo y paseamos por la Tate Modern en busca de formas y colores familiares.

Ya en los campings, los niños comprobaron lo necesario que es hablar inglés cuando conocieron a sus vecinos de caravana, aunque por suerte, al final, el idioma nunca fue una barrera para pasárselo bien. ¡Hasta los números de las plazas de las caravanas fueron un motivo para repasar los números e incluso sumarlos!

¿Han aprendido algo? No lo sé, quizás sí quizás no, pero ha valido la pena y además hemos escrito un diario que evitará el olvido y será otro regalo que les haremos cuando sean capaces de leerlo.

Mención a parte merece Pablo, un auténtico santo que no ha dado guerra alguna, que ha resistido con una sonrisa en la boca días larguísimos, que se ha reído a carcajada batiente con sus hermanos, que ha comido como un león y que todas las noches ha dormido profundamente, dándonos a todos – y a sí mismo - un merecido descanso. Como sus hermanos a su edad cuando viajamos por el norte de España y Portugal, ha superado el viaje con una matrícula de honor.

11/08/2011 19:13 legiovhispana #. De viaje Hay 4 comentarios.

Drusillas Park

20110809233130-dscf0760.jpg

Viernes, 5 de agosto. Tras un largo día de viaje, ayer nos instalamos en un camping cercano a Bexill-on-Sea. ¡Ha llegado el día de conocer en persona - o en locomotora, según se mire - al tren Thomas en Drussillas Park, uno de los momentos culminantes de este viaje! Los enanos se despiertan nerviosos y excitados, llevamos mucho tiempo hablando sobre ello y el día, por fin, ha llegado.

DSCF0752

Drusillas Park es un zoo que, a pesar de su origen familiar, ahora es una instalación modernísima y muy bien pensada para que los niños se familiaricen con algunos animales y, de paso, jueguen en los más variados columpios y se bañen en una piscina adecuada para su tamaño. Además, hay algunos rincones dedicados al mundillo del tren Thomas, una locomotora que hace las delicias de los niños y los pasea por el parque cruzándose con sus principales amigos, Sir Topham Hatt, el talentoso ingeniero que ayudó en la construcción de las líneas de Tidmouth, Knapford y Elsbridge en la isla de Sodor, Bertie el Autobús, la locomotora James, Harold el Helicóptero y algunos más.

DSCF0785

Al entrar en Drusillas, los enanos han cogido unas libretillas con fotografías de todos los animales del zoo así que uno de los juegos ha consistido en ir marcando, mediante unos sellos, cada uno de los animales que han ido viendo. Muchos de ellos están libres, como los lemures, que corretean entre la gente e incluso se suben a la pierna de algún visitante. Otros están protegidos por un muro de cristal, aunque a diferencia de lo que suele ocurrir en otros zoos, están muy activos y es muy fácil verlos. Periódicamente, se organizan shows en los que un cuidador da de comer a los bichos y explica a los niños su dieta y sus costumbres.

DSCF0781

Principalmente pueden verse monos de los más variados pelajes, aunque también hay pájaros, murciélagos – que vuelan sobre tu cabeza casi peinándote – pingüinos, castores, capibaras, llamas, algún felino e incluso animales domésticos. Mención a parte merece una pequeña sección dedicada a serpientes, arañas y unas asquerosas y gigantes cucarachas de Madagascar.

DSCF0762

Los enanos se han visto un poco superados al llegar al parque, tanta posibilidad de diversión los ha dejado aturdidos, pero poco a poco se han ido entusiasmando y, al final, no ha habido quien los pare, señalando todos los animales, poniendo sellos, subiéndose al tren Thomas y jugando en los columpios y en las llamadas zonas de aventura, donde todo es trepar, brincar, escurrirse y pasárselo en grande.

DSCF0774

Ya por la tarde, con el parque casi vacío, hemos salido arrastrando los pies – previo paso por la tienda dedicada al tren Thomas, claro -, aunque antes de regresar al camping nos hemos dirigido a Bexhill para ver el mar y dar una vuelta, sin embargo, los llantos de agotamiento nos han metido rápido en un restaurante italiano donde nos hemos recuperado a base de pizza, pasta y helados.

DSCF2867

09/08/2011 23:31 legiovhispana #. De viaje Hay 4 comentarios.

Stonehenge

20110809225607-dscf2873.jpg

Emocionante

09/08/2011 22:56 legiovhispana #. De viaje Hay 1 comentario.

Bath

20110806020024-dscf0702.jpg

Miércoles, 3 de agosto. Diana a las 8.20 h. Como cada día, Pablo y Claudio son los primeros en levantarse. Mientras preparamos la salida, Claudio y Matilda pintan naves espaciales pues Claudio ha soñado con ellas. Sofía remolonea hasta el último momento.

Salimos del camping a las 10.30 h en dirección a Bath, ciudad que debe su nombre de unas termas romanas que, muy modificadas, todavía se conservan. Aparcar una autocaravana en una ciudad es una aventura, aunque finalmente conseguimos dejarla legalmente en el aparcamiento de la estación de tren.

Bath es una ciudad bonita en la que todos sus edificios, construidos en piedra, tienen un toque neoclásico que recuerda el origen romano de la ciudad. El centro, muy peatonal, está lleno de tiendas y restaurantes por lo que da gusto darse un garbeo. Matilda, Claudio y yo visitamos el recinto de las termas romanas, un complejo que incluía además un par de templos, construido entre el siglo I y el IV d.C. sobre una fuente de agua a 46 ºC. Juntos hemos recorrido las salas y las diferentes piscinas con una audio-guía cada uno y los enanos se han empeñado en escuchar todas las explicaciones. Mirábamos el número indicativo, ellos lo pulsaban en sus teléfonos e inmediatamente los pegaban a su oreja para no perder detalle. En éstas estábamos cuando Matilda ha preguntado:

-          ¿Dónde están los romanos?

Yo he intentado explicarle que hace tiempo que se habían ido pero Claudio le ha dicho que estaban bañándose en la pisicina, por lo que Matilda ha vuelto a preguntar:

-          ¿Cuándo saldrán del agua para que yo los vea?

Al salir de las termas, ya todos juntos, hemos comido una socorrida pizza y hemos seguido paseando por el centro. Matilda y Claudio han insistido en sentarse a escuchar el concierto de dos gañanes que tocaban el violín y el hang, una especie de barbacoa invertida convertida en instrumento de percusión. Al llegar frente a la fachada de la Abadía de Bath, Claudio ha soltado:

-          ¡Eh, se parece a Notre Dame pero no tiene dos torres!

A mi me ha dado un vuelco el corazón de puro orgullo. No sé si Claudio distingue el gótico pero me gusta pensarlo. Sea com fuere, la iglesia de la abadía es impresionante, con unas bóvedas de abanico, propias del gótico perpendicular inglés, que a todos nos han dejado boquiabiertos.

Por la tarde, ya en el camping, hemos vuelto a los columpios antes de las duchas y las cenas.

06/08/2011 02:00 legiovhispana #. De viaje Hay 2 comentarios.

Viaje al centro de Inglaterra

20110804162358-dscf0645.jpg

Domingo, 31 de julio. Suena diana a las 7.30 h aunque tardamos 3 horas en ponernos en marcha camino del Palacio de Blenheim, una enorme residencia que, excepto en verano, ocupa la familia de los Duques de Marlborough. Nada más llegar, tomamos un pequeño tren que conduce desde la entrada principal a uno de los extremos del jardín. Visitamos las dependencias y la exposición dedicada a Winston Churchill, quien de joven tomó clases en este impresionante edificio que entonces era una escuela. A media mañana, Pablito toma su biberón en los jardines, nos echamos sobre la hierba y descansamos un poco pues los churumbeles empiezan a quejarse.

DSCF0614

Unos chinos han sustado sin querer a Matilda y ella los ha perseguido un buen rato “para darles una patada”. Al final, como conclusión, Matilda ha dicho que las cosas que más le han gustado han sido los retratos de los duques y las duquesas de Marlborough, los soldados a caballo – en un salón había dos maniquíes con armadura montando a caballo – y los soldados sin caballo (sic), a Claudio también le han gustado los cuadros y los soldados, aunque se ha fijado especialmente en la colección de armas que colgaba de algunas paredes. A Sofía sólo le han gustado los retratos. Agotados, nos reponemos en un pub a base de salchichas con puré, fish and chips y estofado de cordero.

DSCF0624

Ya en el nuevo camping, en Stratford upon Avon, hemos hecho el despliegue habitual, Pablo ha merendado la papilla de frutas y hemos podido dedicar un rato a vérnoslas venir mientras los enanos confraternizaban con dos hermanos escoceses, vecinos de caravana, con los que apenas se han entendido aunque se lo han pasado en grande. Para ambientar la visita de mañana, antes de la cena, les hemos puesto en el ordenador Merlín el Encantador, el clásico de Disney.

DSCF0632

Lunes, 1 de agosto. Diana a las 7.15 h. Mientras nos disponíamos a salir, los churumbeles han vuelto a visitar a sus nuevos amigos y algo más rápido que ayer, salimos camino a Warwick para visitar su famosa fortaleza. Se trata de un castillo perfectamente restaurado y reconvertido en parque temático medieval. Además de visitar el castillo, hay un montón de actividades programadas para niños así que nuestro plan ha sido pasar el día aquí. Nada más llegar, sorteando pavos reales en un jardín italinano, hemos asistido al impresionante espectáculo de ver un trebuchet en acción.

DSCF0633

Al terminar, un cetrero ha hecho una demostración con varias aguilas enormes mientras un chaval muy entregado daba clases de lucha con espada y otro de tiro con arco.

DSCF0638

En el patio del castillo, un montón de caballeros se han enzarzado en una pelea y en el río han desembarcado las tropas de Tamerlán, más viciosas que nunca, según reza el folleto que nos han dado... También hemos asistido al show de Merlín y la torre del Dragón – en el que, por cierto, no salía Merlín -, donde el Dragón se dirigía a la gente por su nombre y una rolliza cortesana nos ha dado algunas nociones de magia. Al final, el Dragón nos ha lanzado un bufido de humo y, aunque los churumbeles estaban algo atemorizados, han salido de allí con una sonrisa (aunque desconcertados por no haber visto a Merlín). A primera hora de la tarde hemos vuelto al camping en sollozos de agotamiento. A pesar de todo, al llegar, todos se han puesto a jugar con sus muñecos y Pablo ha dormido la siesta del cordero en su parque, al aire libre.  

DSCF0641

Martes, 2 de agosto. Diana a las 8 h. En sólo dos horas nos hemos puesto en marcha hacia Bromyard, un pueblo que alberga el Time Machine Museum, sin embargo, la realidad es que no tiene máquina del tiempo y sí muchos gadgets del Dr. Who y series de ciencia ficción del estilo en un sótano a media luz y con música misteriosa.

DSCF0660

Lo cierto es que los enanos han quedado aterrorizados y hemos salido bastante rápido. Para compensar y hacerles olvidar el trago, hemos comprado unos peluches. El resto del día hemos viajado lentamente hacia Bath. Todavía hemos llegado a tiempo de jugar en los columpios, cenar todos juntos en la terraza del restaurante del camping y echarnos unas risas.

DSCF0673

04/08/2011 16:23 legiovhispana #. De viaje Hay 3 comentarios.

Warwick

20110802163555-dscf0657.jpg

Día medieval en el castillo de Warwick

02/08/2011 16:35 legiovhispana #. De viaje Hay 2 comentarios.

Blenheim palace

20110802163257-dscf0623.jpg

En los jardines del palacio del Duque de Marlborough

02/08/2011 16:32 legiovhispana #. De viaje Hay 2 comentarios.

Llegada a Inglaterra

20110731003104-dscf0581.jpg

Ayer, ¡por fin!, después de tantos meses hablando del asunto, aterrizamos en Londres a media tarde. Los niños estuvieron de lo más tranquilos, aunque el vuelo fue especialmente  movidito debido a las turbulencias que sacudieron el avión sobre Alemania. El piloto nos permitió entrar en cabina y a los niños les dieron una pegatina que decía “Captain nº1 helper”.

DSCF0573

En Heathrow nos esperaba Lee, el dueño de la autocaravana, para mostrarnos el cacharro que nos llevará por el centro y sur de Inglaterra en los próximos días. Para nuestra sorpresa, la lección no tuvo lugar allí mismo sino frente a la casa de Lee lo cual, aunque muy útil, nos hizo perder más de dos horas, tiempo que necesitábamos para llegar al camping con la recepción todavía en marcha. Pero no pudo ser, así que erramos por la M25 de circunvalación de Londres hasta Epping Forest, un bosque en plan Proyecto de la Bruja de Blair pero sin bruja y con demasiados caminos para perderse. Finalmente, llegamos extenuados a otro camping, el guardia nos miró con pena y nos dejó dormir en el parking.

DSCF0584

Esta mañana no nos han cobrado la estancia, así que hemos salido felices hacia Great Missenden tras calzarnos un desayuno inglés que no se lo saltaba un gitano. Los niños se han habituado perfectamente a la autocaravana y viajan sentados de dos en dos, alrededor de la mesa, echándose unas risas. Hasta Pablito se carcajea de vez en cuando. Por mi parte, estará feo decirlo, pero la conducción británica no tiene secretos para mi.

DSCF0591

Antes de comer hemos visitado el Roald Dahl Museum and Story Center, un lugar que tiene mucho menos de museo que de lugar de juegos y actividades para niños. Los enanos han recortado, pintado y pegado, aunque se han quedado un poco defraudados porque hoy no había taller de máscaras. Sea como fuere, lo hemos pasado muy bien, ha valido la pena visitarlo.

DSCF0589

Con un sandwich en el estómago – los enanos, pues los padres no hemos osado después del pantagruélico desayuno -, nos hemos ido hasta Bicester en busca del nuevo camping. Como ayer, no ha sido tarea fácil pero tener a quien preguntar ha facilitado las cosas. Ya aparcados en nuestra parcela, nos hemos conectado a la electricidad, hemos cargado de agua el depósito y hemos puesto cada cosa en su lugar. Pablito, santo varón, se ha quedado dormido en su parque sobre la hierba. Sus hermanos han jugado como locos con todo lo que se han traído y han corrido con éxito detrás del camión de los helados.

DSCF0593

Las bañeras, las duchas y las cenas, todas en la autocaravana, han sido pan comido y, muy poco después de acabar, todos han caído derrotados. Nosotros no tardaremos.

DSCF0587

31/07/2011 00:31 legiovhispana #. De viaje Hay 5 comentarios.

Aquellos chalados en sus locos cacharros

20110416154142-image373.jpg

En las cercanías de Bucarest - yo no lo he visto en otro lugar - existe un curioso vehículo de fabricación casera, muy típico de la zona, aunque difícil de fotografiar (como si de un Chupacabras o un Bigfoot se tratase).

Apenas es una plataforma con ruedas - aunque matriculada, eso sí lo tiene -, sin carrocería y con un motor sin protección que parece sobredimensionado para la velocidad que alcanza. Los viajeros se colocan como pueden, normalmente con las piernas colgando al exterior, junto a las piezas de un ingenio que expulsa humo por cada una de sus juntas. Una gran correa de transmisión se sitúa junto al único asiento del vehículo, el del conductor, en ocasiones un sillón casero o, en el mejor de los casos, el asiento reciclado de otro coche. El depósito de gasolina está a la vista, igual que las válvulas, las bujías y el ventilador, normalmente instalado al frente.

110416b_Esos locos en sus cacharros

Estos insólitos coches suelen ir cargados con material de construcción o agrícola – lógicamente, sin amarrar adecuadamente - y transportar a un exceso de pasajeros. Jamás he visto ninguno fuera de una localidad por lo que deduzco que se emplea para realizar trayectos muy cortos, posiblemente desde los hogares al puesto de trabajo de los viajeros.

16/04/2011 15:41 legiovhispana #. De viaje Hay 1 comentario.

Chişinău

20101015154534-image235.jpg

Esta semana he estado en la República de Moldavia por motivos laborales así que he tenido la oportunidad de pasar un par de días en su capital, Chişinău. Algún día explicaré el origen de esta estrecha franja de tierra al este de Rumania con nombre de país de Tintín, sin embargo, hoy me centraré en su capital.

Image239

En Chişinău habitan casi 800.000 habitantes que se alojan en edificios de poca altura levantados en medio de un enorme bosque. Desde lejos, la capital de Moldavia parece un lugar que emerge entre los árboles (de hecho, es la capital europea con mayor proporción de espacios verdes), lo que la convierte en un lugar especialmente amable. En centro se articula a ambos lados de la Avenida de Ştefan cel Mare şi Sfînt (es decir, de Esteban el Grande y Santo, rey de la Moldavia medieval entre 1457 y 1504), con una mezcla de edificios viejos y modernos, entre los que destacan los imponentes edificios del gobierno.

Image245

Las calles de Chişinău están repletas de animados peatones, tiendas de todo tipo (algunas muy modernas), puestos ambulantes de libros, baratijas y antigüedades domésticas y árboles, muchos árboles. Pocos edificios están restaurados pero su aspecto confiere a la ciudad un aire tan decadente como elegante.

Image248

Tres cuartas partes de la ciudad fueron destruidas durante la Segunda Guerra Mundial, por lo que quedan pocos edificios antiguos (su famoso Arco del Triunfo, que en realidad es un campanario, o su catedral son dos de los pocos ejemplos que quedan), lejos del centro muchas villas son modernas, abundan los bloques y los edificios de estilo totalitario, sin embargo, quizás por la ausencia de cables y de un cierto orden de corte soviético, la ciudad no inspira lástima sino mucho interés, invita a pasearla.

Image237

En los muchos parques la gente abarrota los bancos, charlando, comiendo o simplemente disfrutando del buen tiempo. Durante mi paseo, a lo lejos, escuché unas voces a través de un altavoz. Un grupo de poetas rumanos y moldavos hacían un homenaje conjunto al fallecido poeta de Bucovina, Grigori Vieru, leyendo en voz alta sus poemas. Ancianos y jóvenes escuchan atentos, algunos muy emocionados.

Image249

Chişinău me ha dejado un buen sabor de boca, quizás nunca será un importante destino turístico europeo pero, vistos los desastres urbanísticos que dejó el comunismo, siempre será un bonito contrapunto y un lugar al que me apetezca volver.

Image244

15/10/2010 15:45 legiovhispana #. De viaje Hay 1 comentario.

Escala: Barcelona

20100907230730-image219.jpg

En Barcelona nos esperaba esa bendita rutina que tanto se echa de menos en Bucarest: Papá, mamá, mis hermanos y los colegas del colegio. Hemos pasado unos días, pocos, geniales, poniéndonos al día y cargando las pilas para la vuelta a Rumanía.

Durante nuestra estancia asiática, Claudio ha abandonado definitivamente los pañales, Matilda choca los puños gritando “¡Lalgo de aquííííí!” y los tres han aprendido a rezar cada noche el Jesusito de mi vida. Se nota su estancia larga en Barcelona pues su castellano ha mejorado a todas luces. Por nuestra parte, hemos visto de nuevo al enano que está en la barriga de mamá, todo marcha perfectamente y, tras muchas vueltas, hemos decidido llamarle Pablo. Respecto a mi examen de Historia del Arte Medieval, ha sido todo un éxito a pesar de los habituales nervios (nunca aprenderé).

El regreso se nos ha hecho especialmente difícil, quedaba demasiado detrás y nos hemos subido al avión con una pena profunda, sin embargo, el primer día en Bucarest ha sido más liviano de lo esperado pues, al fin y al cabo, hemos cambiado una dulce rutina por otra, menos dulce, pero también sabida.

07/09/2010 23:07 legiovhispana #. De viaje Hay 3 comentarios.

Adiós a Asia

20100907224826-dscf9037.jpg

Tras Macao vinieron las compras compulsivas en Kowloon, la comunista Shenzhen y sus jóvenes ciudadanos ávidos por utilizar sus tarjetas de crédito, las ciudades fortificadas de Kam Tin, el mercado de electrónica de Sham Shui Po, el enorme Buda del monasterio de Po Lin y mucho más, así que el tiempo para postear se fue reduciendo hasta la nada. La vuelta a casa fue dura, aunque “gracias” a una indisposición de María, las adustas azafatas de Aeroflot nos pusieron su mejor cara y nos pasaron a primera clase. Me equivoqué: son humanas.

07/09/2010 22:48 legiovhispana #. De viaje No hay comentarios. Comentar.

Macao

20100826134124-dscf8896.jpg

 

Catalogar Macao es muy difícil. Parece un híbrido entre una ciudad portuguesa, una china y Hong Kong, aunque quizás se lleve la peor parte de sus tres componentes. En Macao todo está escrito en portugués y en chino (por ejemplo, los nombres de los comercios), aunque casi nadie entiende ya el portugués, cosa extraña teniendo en cuenta que los últimos soldados lusos se fueron en el año 1999. Las calles se llaman Rua da Madre Terezina, Rua do Bispo Medeiros o Avenida da Amizade pero si a los taxistas les dices el nombre en portugués, simplemente no te entienden.

En centro de la ciudad, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, es peatonal y tiene edificios coloniales, perfectamente restaurados, como el Leal Senado, la Casa de la Misericordia y muchos edificios residenciales. Pasear por la ciudad es como hacerlo por Oporto, pues mezcla preciosos edificios recuperados con otros que se caen a pedazos, sin embargo, la mezcla de carácter chino y portugués le da un carácter muy especial.

En una de las colinas de la ciudad se levanta todavía la fortaleza que los jesuitas construyeron en el siglo XVII y la fachada de la Iglesia de San Pablo, una de las mayores de toda Asia, aunque se destruyó casi completamente en 1835. Hay muchas otras iglesias en el centro, barrocas y neoclásicas, además de los templos chinos, como el templo A-Ma, que ya estaba allí cuando los portugueses llegaron a Macao.

Macao intenta parecerse a Las Vegas y en los últimos años ha levantado enormes casinos frente al mar, por lo que el perfil de la ciudad ha cambiado radicalmente. A pesar de todo, los chinos no son como los yankies y el ambiente en las salas es más apagado, hay pocas máquinas, la gente está más circunspecta y no hay gritos de alegría cuando alguien gana a la banca. El juego más popular es el bacarrá.

A destacar, sin duda, de Macao es su gastronomía, donde los portugueses han dejado una impronta que la convierte, para un servidor, en lo mejor de la ciudad. En la isla de Taipa hemos comido en el restaurante O Santos: almejas a la marinera, chorizo frito, bacalao asado y serrdura. Tras el festín, lógicamente, nos hemos quedado fritos en el ferry de vuelta a Hong Kong.

26/08/2010 13:41 legiovhispana #. De viaje No hay comentarios. Comentar.

Hong Kong - Central

20100826131814-dscf8860.jpg
26/08/2010 13:18 legiovhispana #. De viaje No hay comentarios. Comentar.

Hong Kong - Sheung Wan

20100826131655-dscf8847.jpg
26/08/2010 13:16 legiovhispana #. De viaje No hay comentarios. Comentar.

Hong Kong - Victoria Park

20100826131507-dscf8806.jpg
26/08/2010 13:15 legiovhispana #. De viaje No hay comentarios. Comentar.

Hong Kong - Causeway Bay

20100826131349-dscf8790.jpg
26/08/2010 13:13 legiovhispana #. De viaje No hay comentarios. Comentar.

Paseando el sur de la isla de Hong Kong

20100826131112-dscf8878.jpg

Stanley es famoso por su mercadillo de baratijas y por ser un centro turístico que atrae a locales y extranjeros a porrillo por estas fechas. Muy cerca están las playas de Repulse Bay (donde, a pesar del nombre, veranean muchos de los millonarios de Hong Kong) y Deep Water Bay, que en verano están totalmente abarrotadas. Lo cierto es que escogimos el mejor día para visitarlo pues, al llover a cántaros, no había demasiados turistas. Después de las compras, como la lluvia sólo es agua y hacía un calor de muerte, paseamos tranquilamente por el paseo marítimo hasta la Casa de Murray, un edificio colonial construido en 1848 en Hong Kong como residencia de oficiales y que en 1982 se trasladó aquí, piedra a piedra, para reconstruirse en el año 2001. También visitamos un bonito templo Tin Hau, levantado sobre el acantilado frente al mar.

A cenar fuimos a Shek O, el “último verdadero pueblo de la isla de Hong Kong”, aunque antes nos dimos un bañito en la playa pues, aunque ya prácticamente de noche, el calor seguía apretando. El agua estaba turbia y caliente, pero valió la pena el primer chapuzón en el Mar de China. Cenamos gambones y calamares en el Black Sheep, una acertada recomendación de nuestro amigo Alfredo.

26/08/2010 13:11 legiovhispana #. De viaje Hay 1 comentario.

Sheung Wan y Central

20100826130905-dscf8843.jpg

 

Los últimos días hemos conseguido levantarnos pronto por lo que hemos podido apurar las horas hasta que los pies nos han dicho basta.

Dicen que Sheung Wan todavía conserva la esencia del viejo Hong Kong, aunque poco a poco va perdiendo terreno ante las excavadoras y los rascacielos. Situado en el extremo occidental de Central, exige recorrerlo a pie para no perderse detalle. En Cat Street se suceden las tiendas de objetos de segunda mano, antigüedades y gadgets de lo más inútiles y curiosos. Aquí pueden encontrarse desde posters de la China comunista, pequeñas estatuas de Mao o ejemplares del Libro Rojo hasta pulseras de jade, monedas antiguas o bonitas tallas de madera y marfil. Muy cerca se levanta el templo Man Mo, al que puede llegarse siguiendo el rastro de incienso que desprenden los enormes conos suspendidos del techo de este edificio del siglo XVIII. Está dedicado a un dios “civil” (un gobernador del siglo III a.C.) y a otro militar (un soldado de la dinastía Han que vivió en el siglo II).

Ya en Hollywood Road se pueden comprar esculturas de marfil a miles de euros o un típico ataúd chino donde pasar la eternidad. A partir de ahí, se pierde uno por las callejas del barrio para encontrar decenas de tiendas donde adquirir Ginseng, hierbas medicinales y, sobre todo, el indescifrable y apestoso pescado seco, que empieza pareciendo una curiosidad pero cuyo olor acaba clavándose en la pituitaria y no te abandona hasta dejar el barrio.

Desde Sheung Wan se llega fácilmente a Central, donde se asiste al increíble espectáculo de los rascacielos más grandes de la isla (competición ardua). Entre los gigantescos edificios de acero y cristal se encuentran algunas de las joyas del colonialismo británico como el cupulado edificio del Consejo Legislativo, usado por los japoneses como centro de detención de disidentes durante la ocupación que se inició en 1941, o la catedral de Saint John, minúscula al lado del imponente edificio HSBC diseñado por Norman Foster en 1985.

26/08/2010 13:09 legiovhispana #. De viaje No hay comentarios. Comentar.

Causeway Bay

20100826130627-dscf8817.jpg

Hemos amanecido a las 12 del mediodía y, tras una ducha reparadora y una consulta al plano de la ciudad, hemos salido a la calle. Hoy nos hemos centrado en Causeway Bay, un barrio básicamente comercial al norte de la isla de Hong Kong. La marea humana que llena las calles es increíble, mires donde mires hay gente. La ciudad, construida sobre una montaña, es un caos de modernos rascacielos mezclados con edificios más modestos cuyas fachadas están desconchadas y trufadas de aparatos de aire acondicionado. Los edificios en rehabilitación están cubiertos con andamios de bambú. En cada esquina hay un centro comercial, a cual más pretencioso, aunque los precios son algo más baratos que en España. Las tiendas están llenas y todo el mundo lleva bolsas en la mano. El tráfico es ordenado y circulan muchos coches de lujo. Ni rastro de la China comunista.

El Parque Victoria, dedicado a la célebre reina de Inglaterra, es otro de los pulmones de la ciudad. Un enorme espacio arbolado que durante el fin de semana acoge a miles de amahs indonesias - chicas del servicio – que, sentadas en el suelo, dedican el día a charlar con las amigas, comer al fresco, escuchar música, ensayar bailes y, las menos, rezar hacia la Meca. No hay ni un sólo chico en los grupos que forman y los pocos que hay en el parque se dedican a jugar al fútbol o al baloncesto en pistas públicas perfectamente acondicionadas.

Por la noche hemos cenado en el restaurante Goldfinch, el lugar donde los protagonistas de In the mood for love celebran uno de sus románticos y tortuosos encuentros. El filete, su plato estrella, es impresionante. Sorpresa: la cerveza más popular de Hong Kong es San Miguel.

Hoy hemos recordado que la primera vez que María estuvo embarazada viajamos a Campo de Criptana. La segunda vez lo hemos hecho a Hong Kong.

26/08/2010 13:06 legiovhispana #. De viaje No hay comentarios. Comentar.

Escala: Moscú

20100823053851-dscf8760.jpg

Con un par de horas de antelación hemos llegado al aeropuerto de Barcelona para volar hacia Hong Kong. Aeroflot, la principal aerolínea de la Federación Rusa, ofrecía los billetes más baratos, así que ha sido la aerolínea escogida para el viaje. La primera parada ha sido Moscú.

Poco después de sentarnos, las azafatas inician el ritual de las medidas de seguridad. El uniforme azul oscuro y el gorro les confieren un aspecto marcial. La hoz y el martillo del logo de Aeroflot no ayudan. Ninguna sonríe y no quieren proporcionar mantas a los adultos – hace frío -, son sólo para niños. Yo me pongo a dormir pero María lo intenta con la cena, al parecer, un pescado indescifrable. A pesar de todo, la puntualidad ha sido germánica o soviética, no sé.

El aeropuerto de Moscú es bastante grande así que un autobús nos traslada desde una terminal a otra, en el camino, nos piden tres veces el pasaporte. Llegados a la nueva puerta de embarque, apetece un expresso aunque sea al exorbitante precio de 5 € (evidentemente, calculado a posteriori). Si el café se cotiza así, la línea Wifi del aeropuerto no podía ser gratis, por lo que colgaré el post cuando llegue a un país algo más generoso.

El segundo vuelo se hace largo y pesado, aunque ahora las azafatas lucen un uniforme naranja y son más amables, aún así, no se prodigan con la comida. Enormes frentes de fuego y nubes de humo cerca de Moscú, turbulencias sobre Mongolia y aterrizaje plácido en Hong Kong.

Los taxis nos esperan en la puerta: azules para la isla de Lantau, verdes para los Nuevos Territorios y rojos para la isla de Hong Kong. Tomamos uno de los últimos y un responsable de la compañía nos da una tarjeta con el número de licencia del taxista y un teléfono donde reclamar en caso de queja. Nos avisan que la carrera debe costar unos 280 HK$ y cuesta 277 HK$.

Desde Lantau a Kowloon cruzamos uno de nuestros puentes. Impresionante. El hotel está en Causeway Bay. El jet lag no existe: nos dormimos como troncos en cuestión de segundos.

23/08/2010 05:38 legiovhispana #. De viaje Hay 1 comentario.

Orient Express

20100504155947-100504-orient-express.jpg

Como todo lector de Agatha Christie que se precie, escuchar el nombre del Orient Express me remueve algo dentro. En mi post del pasado 2 de febrero (Visita al Museo del Ferrocarril Rumano) mencioné que el famoso tren había dejado de dar su exclusivo servicio, sin embargo, hoy me alegro de poder confirmar que estaba equivocado. El Orient Express sigue vivo y todavía une las ciudades de París y Estambul a través de Bucarest una vez al año.

 

Hubo un tiempo en que no existían los vuelos low cost y que cruzar Europa era casi una aventura surcada de paisajes magníficos y pueblos extraños. A mediados del siglo XIX, el belga Georges Nagelmackers imaginó un viaje en tren hasta los confines del continente y tuvo la osadía de fundar la Compagnie Internationale des Wagons-Lits años después conocida como Orient Express.

 

El 5 de junio de 1883, los vagones del mítico tren alojaron por primera vez a príncipes, aristócratas, empresarios y a algún aventurero y juntos contemplaron el corazón de Europa a través de las ventanillas de sus compartimentos, desde París hasta Viena. Pocos meses después, la ruta se amplió y los viajeros pudieron viajar hasta Giurgiu, en la frontera entre Rumania y Bulgaría, desde donde cruzaban el Danubio y tomaban otro tren hasta el puerto de Varna para allí embarcarse hasta Estambul, que por entonces todavía conservaba el legendario nombre de Constantinopla. No fue hasta el 1 de Junio de 1889 cuando el Orient Express realizó el primer viaje directo entre París y Estambul. Reyes y monarcas utilizaron el Orient Express en sus desplazamientos, entre ellos la reina-poeta Elisabeth de Rumanía (o Carmen Sylva) y el atolondrado Boris III de Bulgaria, a quien le gustaba hacer las veces de maquinista.  

 

Hoy, como entonces, los viajeros tienen a su disposición su propio mayordomo que sirve puntualmente el desayuno y el té de la tarde, que se encarga de las formalidades aduaneras y que prepara con esmero el camarote en estilo Art Decó con madera de caoba para acogerlos por la noche. El viajero, además, puede disfrutar de la gastronomía en los tres vagones restaurante, donde la comida se sirve a la vieja usanza y se respetan escrupulosamente las formas.

 

Actualmente, el Orient Express une diversas ciudades a través de otras tantas rutas de forma que realiza 66 salidas anuales pasando por lugares como Londres, París, Venecia, Cracovia, Viena, Dresde, Praga, Budapest, Bucarest o Estambul, recorriendo Europa, lenta y elegantemente, como antaño.

 

Para los interesados, la próxima salida del Orient Express desde París será el 27 de agosto (http://www.orient-express.com) y viajará hasta la antigua Constantinopla con paradas en Budapest, Sinaia y Bucarest, además de breves excursiones guiadas. El trayecto dura 6 días y 5 noches y el precio por persona es de 6.580 €.

 

04/05/2010 15:59 legiovhispana #. De viaje Hay 3 comentarios.

Traiasca Partidul Comunist Roman

20091106104127-091106-traiasca-partidul-comunist-roman.jpg

En el cinturón de circunvalación de Dej hay una de tantas fábricas construidas en tiempos del comunismo, hoy abandonadas, típica de la arqueología industrial del comunismo rumano que rompe los paisajes del país.

 

DSCI0031

 

En la pared exterior, con letras grandes y rojas, todavía puede leerse Traiasca Partidul Comunist Roman (Viva el Partido Comunista Rumano).

 

 

06/11/2009 10:41 legiovhispana #. De viaje No hay comentarios. Comentar.

Las iglesias fortificadas sajonas

20091030105110-dscf8236.jpg

Ya hablé en mi post titulado Herta Müller (09/10/09) sobre el origen de la población sajona de Rumania, minoría que hoy sufre un amargo proceso de envejecimiento previo a su desaparición.

 

Durante nuestra escapada del fin de semana pasado dedicamos todo el domingo a recorrer algunas de las más bellas iglesias fortificadas construidas por la población de origen germano en los alrededores de Brasov. Todas ellas tienen en común un templo con una alta torre, rodeado de sólidas murallas circulares con un número variable de bastiones que durante la Edad Media protegieron a los habitantes de las distintas poblaciones de los ataques de sus enemigos y les proporcionaron espacio para almacenar recursos en previsión de largos asedios. Su interior, de un sobrio estilo gótico, suele estar decorado con dibujos florales, símbolos, escudos y frases con grandes letras góticas en alemán en honor a Dios.

 DSCF8239 

 

Harman (Hönigberg o Hermannsdorf) es una población situada en el amplísimo valle del río Olt. Aunque se han encontrado restos de asentamiento neolíticos de la cultura Cucuteni, la primera mención escrita que tenemos del lugar es de 1240, durante el reinado del rey húngaro Bela IV. Su iglesia fortificada fue construida un año después de la gran invasión de los mongoles de 1241 y protegió a sus habitantes, principalmente agricultores, ganaderos y artesanos, de mongoles, turcos, húngaros, plagas de langosta, la Peste Negra e inundaciones.

 

Prejmer (Tartlau) es una población cercana que cuenta con la iglesia fortificada cuyos muros de casi 4 metros de espesor fueron considerados siempre como inexpugnables. Prejmer fue fundada por los Caballeros Teutónicos y colonizada por sajones de Turingia en el siglo XIII. El asentamiento también se menciona por primera vez en las fuentes escritas en 1240.  La construcción de la fortaleza, levantada alrededor de una iglesia de 1250, se inició en 1427 y como en Harman fue concebida como un refugio o albergue para los aldeanos en tiempos de guerra.

DSCF8245

 

Aunque visitamos otras, finalmente destacaré la iglesia fortificada de Cristian. Se levantó en estilo gótico en el siglo XIII sobre los restos de una basílica romana. Ya en el siglo XVI, se construyó el muro y los bastiones que la rodean y un par de pasadizos secretos que permitían a los habitantes escapar a los bosques cercanos en caso de sitio. Una de las torres de la fortaleza se llama la Torre del Bacon. Inicialmente sirvió como capilla pero más tarde se empleó como almacén de víveres, sobre todo de tocino, de donde viene su nombre. Los aldeanos llenaban la bodega de la torre con hielo para conservar los alimentos durante el verano y para mantenerla fría solo se les permitía entrar allí en domingo. Actualmente, una anciana sajona cuida de la iglesia y abre la puerta a los visitantes. Durante nuestra visita nos explicó que hoy sólo quedan un centenar de sajones en Cristina que celebran la misa en alemán. A los lados de la puerta principal, tres listas, una para los muertos en la Primera Guerra Mundial, otra para los muertos durante la Segunda y, finalmente, otra para los deportados a la Unión Soviética que nunca regresaron. La abuela nos señaló allí los nombres de sus padres. Después de la guerra, nunca los volvió a ver.

 

DSCF8246

 

30/10/2009 10:51 legiovhispana #. De viaje Hay 1 comentario.

Tokyo

20090827161243-dscf8091.jpg

Los asuntos me han tenido apartado del blog en estas últimas semanas aunque hago propósito de enmienda.

 

O Grove no constituyó, ni mucho menos, la última escala de nuestras vacaciones, catalogadas por alguno como huida hacia delante. Desde Santiago de Compostela, el domingo 9 de agosto volamos a Barcelona sólo para dejar a los enanos en las sabias manos de sus abuelas y tomar otro avión hacia Tokyo, vía Londres. Del viaje, poco que decir, aunque las 12 horas de vuelo dan para contemplar admirado la inmensidad de Siberia y escoger varias películas en tu pantalla particular.

 

Tokyo es una ciudad increíble, tan alejada de nuestros esquemas que cada paso es una sorpresa. Si a eso le añades una sociedad fragmentada entre el tradicionalismo más rampante y la modernidad más estrafalaria, tienes asegurado uno de los viajes más asombrosos de tu vida.

DSCF8085 por ti.

Sólo hemos estado allí cinco días, pues dos se nos han ido en el viaje, sin embargo, hemos aprovechado el tiempo al máximo, con sesiones turísticas diarias de 15 ó 16 horas. Por ser nuestro primer viaje a la parte más alejada de Asia, nos hemos quedado asombrados por los templos budistas y sintoístas que pueblan la ciudad – y también Nikko, un complejo sagrado a dos horas en tren de Tokyo -, con sus dioses amenazantes como demonios, con varios brazos normalmente armados, rojos o azul eléctrico, de mirada terrorífica, cabezas de dragón y animales mitológicos, aunque también con imágenes de serenos ancianos venerables que parece que sólo puedan darte buenos consejos (ya sabes, eso de “El buey es lento pero la tierra es paciente” y cosas por el estilo), cascabeles gigantes, ollitas de sentido secreto y demás abalorios incomprensibles. También los jardines que suelen rodear los templos son dignos de ver y, sobre todo, de pasear y te hacen comprender las malas imitaciones que se pueden encontrar en Europa y, especialmente, en los patios de los restaurante chinos (ahora llamados asiáticos).

DSCF7939 por ti.

Pero Tokyo debe ser caminada. Todos los barrios merecen una visita: Akihabara (donde encuentras el mejor manga, los videojuegos más originales, los Maid Café, la tecnología más puntera y el porno más truculento), Shibuya (con sus tiendas atiborradas de jóvenes abandonados al más puro hedonismo y los edificios convertidos en pantallas de televisión), Harayuku (para ver a las chicas más extravagantes de la ciudad vestidas con una mezcla de estilos decimonónico, gótico y punk), Ginza (para contemplar sus lujosos escaparates), Tsukijishio (donde disfrutar – a las 5 de la mañana – de la frenética actividad de la lonja de pescado de Tsukiji, en especial de la subasta de atunes grandes como coches, y más tarde de un sushi recién salido del mar), Shinjuku (con sus enormes rascacielos), Asakusa (con su famoso templo sintoísta y las mejores tiendas de souvenirs de la ciudad) o el parque de Ueno (que contiene los mejores museos de la ciudad). A pesar de todo, una de las mejores experiencias es subir al piso 52 del New York Club del Hotel Park Hyat – aquel donde se conocen los protagonistas de Lost in translation – y tomarse una copa mientras anochece, hasta que se encienden todas las luces de una ciudad que se extiende hasta donde abarca la vista.

DSCF8027 por ti.

 

Además, Tokyo no es una ciudad cara. Es posible comer sushi - uno de los máximos placeres del viaje - acompañado de sopa y arroz, bebida y postre por 8 € y siempre te queda la posibilidad de sentarte en la barra de uno de esos restaurantes donde escoges la comida en una pantalla, te pones las botas de ramen (sopa con fideos y algo de carne) y te cuesta menos de 4 € con bebida incluida.

DSCF8080 por ti.

 

Por lo demás, prácticamente nadie habla inglés, son incapaces de decir no (más bien dicen, Yes, I’m sorry) y no es tan difícil moverse en el metro.

 

DSCF8037 por ti.

 

 

27/08/2009 16:13 legiovhispana #. De viaje Hay 1 comentario.

Último viaje

20090713120016-090713-ultimo-viaje.jpg

Pocas veces morirse es glamuroso, al fin y al cabo, ya dicen que la muerte hace tabla rasa igualándonos a todos, por lo tanto, es durante nuestro entierro cuando podemos dar ese toque más personal al último adiós.

 

Viajando la semana pasada por Moldavia tuve la oportunidad de conducir un rato junto a una familia enlutada que iba a despedir a algún pariente. Desconozco si el finado iba dentro del ataúd, no tuve cuajo para bajar a ventanilla de mi coche y preguntarles, aunque la actitud compungida de los viajeros parecía indicar lo peor.

 

Pensando después sobre la imagen, ¿para qué tanto gasto en tu sepelio? Al fin y al cabo, tu coche suele ser un inseparable compañero que también tiene derecho a acompañarte al camposanto, por lo tanto, ¿qué mejor que colocarte en su techo cual si de un viejo y fiel caballo de batalla se tratase? Es menos estiloso, es cierto, pero ¿a quién le importa el estilo en esos momentos?

 

13/07/2009 12:00 legiovhispana #. De viaje Hay 3 comentarios.

En ruta

20090620195732-image112.jpg

Volviendo de pasado jueves de un viaje relámpago a Sinaia, en plena carretera nacional, me crucé con este vehículo. Ni que decir tiene que circulaba mucho más rápido que yo, pitándome insistentemente para que me apartara, sin importarle lo más mínimo ir cargado con decenas de sillas.

 

Unos kilómetros más allí, me crucé con tres coches (que no iban juntos, por cierto) construidos con una plataforma de madera con cuatro ruedas, dos sillas parecidas a las de jardín para el piloto y el copiloto, un sillón doméstico trasero para los acompañantes y un motor que echaba humo. No había más carrocería. Un par de ellos iban cargados de frutas, el último parecía ir de paseo, en plan familiar.

 

Es cierto que el parque móvil rumano ha mejorado mucho en los últimos años, sin embargo, aún quedan joyas que contemplar por las carreteras del país.

20/06/2009 19:57 legiovhispana #. De viaje Hay 2 comentarios.

Vistas desde la Torre Galata

06/05/2009 08:17 legiovhispana #. De viaje No hay comentarios. Comentar.

Constantinopla-Estambul

20090504203112-dscf7335.jpg

Hemos visitado dos ciudades: Constantinopla y Estambul. Podréis decir que son la misma, pero no.

 

La oculta tras la grafía musulmana, la bizantina, se levanta en los lugares más evidentes, aunque también en los más recónditos. Son piedras, al fin y al cabo, pero ¡qué piedras! Santa Sofía - ¡tanta belleza! -, San Sergio y San Baco, la cisterna-basílica, San Salvador de Cora o de las murallas de Teodosio, a las que he trepado por una de sus torres para contemplar la ciudad desde lo alto, esa ciudad que se ondula hacia el Mármara y que no puede disimular su grandeza. Y entonces surge la otra, la musulmana, la que trajo la Mezquita Azul, Topkapi, el Bazar de las Especias o la imponente Süleymaniye, la que derribó las murallas romanas y que se sólo se detuvo a las puertas de Viena. Después, una lenta y grandiosa decadencia hasta el padre de los turcos, Atatürk, elegante, omnipresente.

 

Una flor no hace primavera, a pesar de lo cual, Estambul me habla del éxito de un sistema que ha funcionado en un país islámico, es decir, ¡que todavía es posible! Mi rotundo no a la integración de Turquía en la UE se tambalea. No puedo decir que ahora defienda el , pues hay mucho más que considerar, sin embargo, ahora entiendo bien que una apuesta de este calibre sería un interesante espaldarazo a una política de tolerancia en el mundo islámico. ¿Debe Europa asumir un socio básicamente asiático para enviar este mensaje a ese mundo? Esa es la gran pregunta.

 

Pero Estambul es más que todo eso, es olor y sabor, de los pequeños rincones, del laberinto que la conforma, es un café con poso, una plaza recoleta, unos abuelos sentados al sol, el sonido familiar de la música mística sufí, es un mercado de pescado recién salido del Mármara, la amabilidad de los desconocidos, la llamada del almuecín, los cajones de especias, unos hipnóticos derviches danzantes, un té humeante…

 

Estambul es todo eso y debe ser más, todo lo que me ha quedado por conocer.

 

04/05/2009 20:31 legiovhispana #. De viaje Hay 1 comentario.

Nueva terminal de Barcelona

20090407214053-image074.jpg

La nueva Terminal del aeropuerto de Barcelona (T1) es una auténtica maravilla, espectacular por sus amplios espacios y su luminosidad, aunque el suelo de mármol negro colocado en algunos lugares, casi un espejo, pueda jugar algunas malas pasadas a las pasajeras más descocadas.

 

A mi regreso a Bucarest, además, he podido viajar un rato en la cabina con los pilotos, charlando del funcionamiento del avión, de las rutas de Blue Air y contemplando una impresionante tormenta frente a nosotros, con rayos incluidos.

¡Una pasada!

07/04/2009 21:40 legiovhispana #. De viaje Hay 3 comentarios.

Tren nocturno a Bucarest

20090328190206-dscf7232.jpg

Hasta hace poco, viajar en tren por Rumania solía ser un asunto a considerar detenidamente. Hay varios tipos de trenes según la velocidad que alcanzan y las paradas que realizan, con lo que un mismo trayecto puede ser rápido y cómodo o lento y pesado. Cuando se viaja en el tren nocturno, puedes colocarte sentado en un compartimento de seis plazas o dormir en el coche cama, pudiendo compartir tus sueños con 5 ó 3 personas más. Estas ocasiones son fantásticas para compartir charla con los lugareños, que no suelen dudar en ofrecerte vino, agua, algunas galletas o lo que tengan a mano para picar y hacer el viaje más llevadero. En una ocasión, un paisano me preguntó por Sara Montiel (quien pensaba que había pasado a mejor vida), por La Pasionaria y por Carrillo.

 

Si no tienes ganas de cháchara o tienes presupuesto suficiente, en el caso más lujoso puedes disponer de un camarote individual, opción que yo he elegido para volver de un viaje de trabajo de Arad a Bucarest. La distancia entre ambas ciudades es aproximadamente igual a la que hay entre Barcelona y Madrid, el trayecto duró 10 horas y me costó 53,7 €.

 

El camarote, forrado de madera (muy del estilo Orient Express), contaba con una cama de lo más cómoda con lamparita para leer, un par de almohadas y una couette, un armario con colgadores y un tocador con un par de botellas de agua (indispensable cuando la calefacción está demasiado alta, situación frecuente en los trenes rumanos), servilletas y toallitas refrescantes a disposición del viajero.

 

Durmiendo como un lirón, el recorrido se he hizo cortísimo y, teniendo en cuenta que  la puntualidad fue excelente, a partir de ahora debo incluir el tren entre las opciones de transporte a según qué destinos donde llegar con avión es tarea imposible.

28/03/2009 19:02 legiovhispana #. De viaje Hay 2 comentarios.

Despropósito geográfico

20090201180537-dscf7134.jpg

Chichis (que en rumano se lee “Quiquis”) o KöKös (en húngaro) es un pueblo transilvano. Es probable que sus habitantes desconozcan el significado de los nombres - ¡todos! - del lugar que los acoge o, quizás, simplemente son unos cachondos mentales.

01/02/2009 18:05 legiovhispana #. De viaje Hay 2 comentarios.

Avram Iancu

20090128115500-image029.jpg

La lucha continua”, dice el grafitti, junto a la imagen de Avram Iancu, todo un personaje en la historia de Rumania.

 

Avram Iancu nació en 1824 en Vidra de Sus (pueblo que hoy se denomina Avam Iancu, de acuerdo con una costumbre muy rumana de cambiar el nombre de los municipios si en ellos ha nacido algún hijo especialmente ilustre) en el seno de una familia campesina emancipada de la servidumbre. De profesión abogado, tuvo un papel muy destacado en la revolución que sacudió Transilvania entre 1848 y 1849.

 

Formó una guerrilla que se opuso desde los montes Apuseni a los nacionalistas húngaros que pretendían separarse del Imperio Austrohúngaro. La milicia que le acompañaba y la lealtad que juró a los Habsburgo le valieron el apodo "Crăişorul Munţilor" ("El Príncipe de las Montañas").

 

La derrota de los húngaros en Sighişoara en agosto de 1949, frente a tropas austriacas y rusas, – a la que Iancu había contribuido indirectamente –lo animó a viajar a Viena para solicitar una cierta autonomía para los rumanos de Transilvania, sin embargo, el emperador Francisco-José I, temeroso de las ansias nacionales rumanas, se negó a recibirlo. Detenido y maltratado por las autoridades austriacas, sufrió las consecuencias de su arresto y acabó retirándose a los montes Apuseni, donde pasó los últimos años de su vida retirado de la política, vagabundeando y tocando una flauta de pastor. Murió en 1872, siendo sólo una sombra de lo que había sido.

 

Viendo este grafitti en las calles de Cluj y pensando en lo cercanos que se sienten a Viena los transilvanos, me pregunto: ¿qué parte de la lucha continúa?

28/01/2009 11:55 legiovhispana #. De viaje No hay comentarios. Comentar.

Escapada a Bulgaria (y II)

20081019211214-arbanassi.jpg

Hoy hemos intentado no levantarnos pronto, queríamos descansar y recuperar fuerzas, aunque la llamada del desayuno nos ha hecho saltar de la cama como un resorte.

 

Preparados para la vida moderna, hemos iniciado la ascensión de la fortaleza de Tsaravets, antigua e imponente residencia de los zares del Segundo Imperio Búlgaro. La fortaleza, separada por el río Yantra, albergaba no sólo a los zares, sino a la nobleza, al alto clero búlgaro y a una buena parte de la población, que residía cercana a la ribera del río.

 

Actualmente se conserva el lienzo de la muralla, las plantas de muchos edificios (iglesias, residencias nobles, tabernas, etc.), una parte del castillo de los zares y la iglesia del Patriarca, totalmente reconstruida, en lo alto del montículo. Desde su torre, se disfruta de la vista más impresionante sobre Veliko Tarnovo, especialmente sobre sus casas colgantes sobre el río Yantra, que poco tienen que envidiar a las casas colgantes de Cuenca en cuestiones de espectacularidad. En la base de la fortaleza, la pequeña iglesia de San Dimitar de Salónica, de 1185, fue el escenario de la proclamación de la independencia búlgara frente a Bizancio.

 

Veliko Tarnovo acoge buenos ejemplos de arquitectura doméstica búlgara y en sus empinadas calles abundan los talleres de artesanía, las cavas y los anticuarios, además de buenos cafés con terraza donde pararse a descansar, tomar algo y leer un rato. A pesar de todo, el mejor sitio para disfrutar de la buena mesa y de la mejor arquitectura doméstica búlgara es, sin duda, Arbanassi.

 

A unos 3 kilómetros de Veliko Tarnovo, subiendo por las montañas, se sitúa esta preciosa villa, fundada en 1230 tras la victoria del zar Ivan Asen II sobre el déspota de Epiro. Tras la caída de Veliko Tarnovo en manos turcas (1393), muchos de sus habitantes se refugiaron allí. Entre los siglos XVII y XVIII, floreció de manos de cientos de comerciantes que se instalaron allí, siendo un lugar de referencia para el comercio entre Moldavia y lugares tan remotos como Rusia, Irak o incluso la India.

 

Actualmente se conservan unas 80 casas de la época, todas rodeadas de una pequeña muralla que esconde jardines muy bien conservados. Todas suelen tener dos plantas, con la inferior siempre en piedra para la servidumbre y el almacenaje de productos. La planta superior, de madera, servía de planta noble, con salas de verano e invierno, cocina, salones, etc. Pueden visitarse algunos ejemplos, como la Casa Kostancalieva (1798), la Casa Balcanski u otras, todas son una joya.

 

Debo destacar también en Arbanassi la fuente con el lema en árabe: “Quien observa y bebe mis aguas tendrá luz en sus ojos y en su alma”. Por si acaso, yo me he bebido un buen trago.

 

Ya entrada la tarde hemos vuelto al caos bucarestino. Los niños ya estaban durmiendo.

 

19/10/2008 21:12 legiovhispana #. De viaje Hay 1 comentario.

Escapada a Bulgaria (I)

20081019203216-ivanovo.jpg

En un par de post os voy a explicar nuestra primera escapada, en plan novios, desde que estamos en Rumania.

 

El viernes por la noche, tras dejar a los enanos encamados, salimos hacia la frontera búlgara. Cruzamos el puente sobre el Danubio, entre Giurgiu y Ruse, un guardia de frontera aburrido nos hizo la señal de avanzar y acompañados por una profunda oscuridad, logramos llegar al Best Western de la población, donde reposamos nuestros cansados esqueletos.

 

Por la mañana, bien desayunados, nos dedicamos a explorar Ruse, puerto fluvial de Danubio, algo contaminado por las petroquímicas rumanas, aunque en proceso de recuperación. Quizás es exagerado llamarla “Pequeña Viena”, pero su barrio sefardita (aquí nació el escritor Elías Canetti), la bulliciosa plaza Svobodata, sus edificios neo-barrocos o de estilo imperio y sorpresas como la antigua fortaleza romana Sexaginta Prista (es decir, De los sesenta buques) o su centro peatonal, la convierten en un buen punto de partida para explorar Bulgaria.

 

Al mediodía, salimos rumbo al sur, hacia el pequeño Parque Natural del río Russenki, para visitar el monasterio rupestre de Ivanovo, una maravilla excavada en la roca, a varias decenas de metros sobre el río, con más de 40 iglesias y capillas con frescos de célebres pintores de la escuela de Veliko Tarnovo y centenares de celdas para los monjes, además de almacenes, cocinas y bibliotecas. Durante el Segundo Imperio Búlgaro (1185-1396), este monasterio fue centro de la vida cultural y espiritual de la región, aunque su actividad se desarrolló entre los siglos XIII y XVII.

 

Desde allí nos dirigimos a los restos de la fortaleza de Cherven, más al sur, fundada originalmente en los siglos VI o VII cuando la población de Ruse huyó de los invasores bárbaros. Los restos actuales son medievales y reflejan el importante centro cultural y metalúrgico en que se convirtió hasta que cayó destruido por el Imperio Turco.

 

Acabamos el día visitando las ruinas de Nikopolis ad Istrum, ciudad fundada por el emperador Trajano en 107 d.C., tras su victoria sobre los dacios.

 

Llegamos a Veliko Tarnovo ya anocheciendo, por lo que apenas pudimos dar un paseo por la llamada “Villa del Renacimiento Nacional”, visitar un par de anticuarios, cenar de lo lindo (¡qué grata sorpresa la comida búlgara!) y acostarnos en el modernísimo hotel Studio.

19/10/2008 20:32 legiovhispana #. De viaje No hay comentarios. Comentar.

Modernismo transilvano

20081016080745-cluj.jpg

Lo prometido es deuda, así que vamos a hablar de Cluj-Napoca, donde he pasado un par de días por trabajo.

 

Cluj-Napoca se encuentra en el noroeste de Rumania, en la provincia que lleva su nombre y de la que es su capital. Por suerte para la ciudad, la deconstrucción llevada a cabo por el régimen comunista no alcanzó al centro histórico de Cluj y así pudo conservar sus monumentos y edificios góticos, barrocos, neo-bizantinos y, especialmente, modernistas, que son la joya de la ciudad.

 

El modernismo transilvano bebe los vientos del Sezessionstyl austriaco y del Art Nouveau húngaro, que tanto influyó en la ciudad a finales del siglo XIX y principios del XX, bajo el gobierno del Imperio Austrohúngaro (en la imagen, la sede del Consejo Provincial, con la catedral ortodoxa de la ciudad al fondo). La ciudad bien vale una visita, aunque sea sólo para admirar una corriente artística tan desconocida, sin embargo, su ambiente animado, sus librerías, sus terrazas y sus calles peatonales no harán más que confirmar al visitante en de su decisión de detenerse aquí.

 

Todavía queda mucho por hacer en Cluj, sin embargo, la respetuosa y eficiente labor de restauración y dignificación de la ciudad bien merece un 10 para su excelente alcalde,  el liberal Emil Boc.

 

16/10/2008 08:07 legiovhispana #. De viaje No hay comentarios. Comentar.

De negocios

20080929194639-baia-mare.jpg

El pasado lunes y martes estuve de viaje por el norte de Rumania, en las provincias de Cluj y Maramureş. Las cuestiones laborales fueron a pedir de boca y mi estancia en el Maramureş profundo tan sorprendente como otras veces, sin embargo, quiero ahora hablaros de Baia Mare, la capital de la provincia.

 

Baia Mare, que en rumano quiere decir Mina Grande, fue una ciudad de origen minero, antiguamente muy rica debido a estas explotaciones que, tras la Revolución de 1989, empezó a decaer irremediablemente debido al goteo de cierres que sacudió a la región. A pesar de todo, la que podía haberse convertido en un más de la grises ciudades nuevas rumanas, con sus anchas avenidas rodeadas de tristes edificios y un pequeño casco antiguo semiabandonado, se ha convertido en un interesantísimo ejemplo de cómo un buen alcalde, el liberal Cristian Anghel, puede resucitar una ciudad y ponerla al nivel de sus vecinas europeas sin necesidad de obras faraónicas o inverosímiles proyectos arquitectónicos, gracias a la modernización de las infraestructuras y a una concienzuda reforma de fachadas, tanto en edificios residenciales como en los de interés cultural.

29/09/2008 19:46 legiovhispana #. De viaje Hay 1 comentario.

Última etapa: Cluj - Vama

20080810155446-zahorra.jpg

Hoy no nos hemos dado tanta prisa para salir, al fin y al cabo quedan sólo 260 km hasta nuestra casa. A pesar de todo, el viaje es algo abrupto debido a que están arreglando la principal carretera del norte de Rumania (la mitad del camino discurrimos sobre zahorra), aunque los niños sólo duermen o disfrutan de Baby Einstein (¡qué gran acierto el DVD portátil!), no tienen tiempo de cansarse.

 

Llegamos a Vama a las 5 de la tarde. Doina sale emocionada a recibirnos, se agencia a Sofía y no para de achucharla. Después vendrán los abrazos y los besos para Matilda y Claudio. Gica llega poco después y se repite la escena. Como era de esperar, Doina nos tiene preparado un banquete: ciorba de legume cu perisoare, sarmale cu smantana, branza, cascaval, prajitura, vino blanco de Cotnari y tuica. ¡Mmmmmmm!

 

Nos organizamos bien en casa. Los niños dormirán en la habitación contigua a la nuestra, en colchones sobre el suelo (así evitaremos las caídas nocturnas). Distribuimos todos los juguetes por el suelo del comedor. Los churumbeles no paran de jugar y salen frecuentemente al porche a ver si ven a Bitsu, a quien intentan acariciar (a veces con demasiada pasión), o algún otro chucho del lugar. La cena es todavía difícil pues los sabores son demasiado extraños.

 

¡Por fin en casa!

10/08/2008 15:54 legiovhispana #. De viaje No hay comentarios. Comentar.

Quinta etapa: Budapest - Cluj

20080810155336-villa-gong.jpg

Con la luz del día y un café entre pecho y espalda valoramos las consecuencias del pequeño golpe que tuvimos ayer con un coche húngaro: abolladura sin importancia en la carrocería, sobre la rueda.

 

La salida de Budapest ha sido la odisea habitual, aunque finalmente lo hemos conseguido sin perdernos. La travesía hasta la frontera es rápida y sin contratiempos, un pequeño tramo de autopista seguido de una buena carretera. Paramos a comer en un restaurante pero los potitos húngaros de los que nos hemos surtido sólo gustan a Sofía (¡cómo no!). La diferencia de sabores con España está pasando factura a Claudio y Matilda, quienes ponen bastantes pegas para comer.

 

Gran sorpresa en la frontera, las colas de antaño han desaparecido y aunque siguen pidiendo el pasaporte y los papeles del coche, entramos sin problemas. El amable policía de frontera que nos atiende alucina de nuestro buen rumano (sin duda, una inyección de moral). ¿Qué se habrá hecho de aquéllos policías soviéticamente adustos de hace unos años?

 

La carretera que une Oradea y Cluj ya está acabada (ha costado años reparar 165 km) por lo que nos plantamos en las afueras de la capital transilvana en un par de horas. Nos alojamos en Villa Gong y los niños tienen tiempo de jugar en el jardín y alucinar con el pastor alemán de la casa que corre por allí: “buau, buau”.

 

10/08/2008 15:53 legiovhispana #. De viaje No hay comentarios. Comentar.

Cuarta etapa: Graz - Budapest

20080808075935-budapest.jpg

La unión entre ciudades del antiguo Imperio Austrohúngaro es perfecta (Graz-Budapest) y aunque nos equivocamos al cruzar la frontera, el viaje se nos hace corto. Los mareos han quedado definitivamente atrás y todos podemos disfrutar del viaje. A la llegada a Budapest, los niños están famélicos así que lo primero es alimentarlos.

 

El apartamento que tenemos alquilado es de lujo, un dúplex con un salón amplísimo que los niños no tardan en invadir con juguetes. Las escaleras son una atractiva atracción para los churumbeles, así que debemos llenarlo todo con barreras (¡como en casa!). Después de un rato de tranquilidad, salimos a explorar la ciudad. Budapest es una maravilla, posiblemente refleja lo que algún día será Bucarest, aunque todavía esté lejos. Llegamos hasta el Danubio, pues es quizás donde las vistas son más bellas y donde se perfila la grandeza de la ciudad imperial.

 

Por la noche, primer canguro de Allison. María y yo salimos a cenar, tomarnos un respiro y valorar la distancia hecha y que mañana llegaremos a nuestro nuevo país.

 

Hoy no se ha caído nadie de la cama.

08/08/2008 07:59 legiovhispana #. De viaje Hay 2 comentarios.

Tercera etapa: Verona - Graz

20080807001256-graz-city-breaks-3.jpg

Los mareos han quedado atrás. Los churumbeles se duermen tranquilamente o disfrutan del viaje de lo lindo, entre Baby Einstein y las monerías de Allison. Hoy hemos sido de nuevo escrupolosos con el horario, aunque nos ha costado salir de Verona.

La ruta hasta Graz ha sido rápida e incluso hemos tenido tiempo de dar un vuelta, recordando que fue la primera ciudad del extranjero a donde viajamos juntos con María. Cómo han cambiado las cosas! Yo acababa de entrar en ICAEN y María había vendido su piso de la calle Lleó... Y ahora nos vemos de nuevo aquí, con estos tres enanos, qué suerte!

Por la noche disfrutamos de una cena muy austríaca en la terraza del hotel, acompañados de los niños, muriéndonos de la risa por las costumbres culinarias de Allison. Para meternos en el papel, hemos dormido todos juntos en una sola habitación, en plan familia gitana. Hoy ha sido Matilda quien se ha caído de la cama, aunque ni se ha despertado.

Los niños llevan muy bien el viaje aunque comen menos, están algo más nerviosos y se duermen pronto por la noche. Son unos jabatos!

07/08/2008 00:12 legiovhispana #. De viaje Hay 2 comentarios.

Segunda etapa: Cannes - Verona

20080806235656-verona.jpg

Hoy hemos conseguido cumplir el horario previsto y a las 9:09 h estamos en danza. Media hora antes de salir hemos suministrado a las enanas una ración mini de Cinfamar para intentar esquivar el mareo.

Nos adentramos en una de las autopistas más espectaculares de Europa, la que une Cannes con Génova, repleta de decenas de túneles e impresionantes viaductos. Los niños juegan y disfrutan de Baby Einstein. No hay síntomas. Pasada la ciudad del desdichado Marco, los niños están profundamente dormidos. Llegados al campo de batalla de Marengo reina la calma y después de Pavía, empiezan a abrir los ojos. ¡La química funciona! Claudio se ha portado como un Santo Varón.

Hacemos una parada por simpatía, para estirar las piernas y poco después de las 14 h llegamos a Verona. Tras la obligada pizza y los potitos, visita al centro histórico, el anfiteatro romano, la casa de los Capuletos (y el famoso falso balcón de Julieta), la bella Plaza de los Señores, etc. Verona ha sido un gran descubrimiento.

Tras la cena, helado italiano, a escribir un poco en el blog y a dormir. Mañana llegaremos a Graz con menos miedo a los vómitos que hoy.

Claudio se ha caído de la cama. Matilda dice "Ba, ba" para decir "Bye, bye". Sofia ha dejado atrás los mareos.

06/08/2008 23:56 legiovhispana #. De viaje No hay comentarios. Comentar.

Primera etapa: Barcelona - Cannes

20080806235301-cannes.jpg

Salimos emocionados a la 10 de la mañana, camino a Cannes. A las 10.04 h, en plena Plaza Cerdá, primera arcada de Sofía. Ya en la Zona Franca, a punto de entrar en la Ronda del Litoral, primer vómito. Se nos cae el alma a los pies. ¿Cómo serán los próximos 613 km?

Por suerte, el esfuerzo ha dejado tan extenuada a Sofía que acaba durmiéndose. Baby Einstein ayuda a Claudio y Matilda a distraerse y, poco después, a dormir.

Pasamos la frontera con Francia sin problemas, todos duermen. Seguimos por el sur de Francia, preguntándonos cuándo volveremos a ver la Fortaleza de Salses o el cartel del hombre de Tautavel. Después, recorremos la Vía Domitia y entramos en la Costa Azul. Los enanos se han despertado y el mareo vuelve a aparecer. Sofía lo pasa francamente mal y Matilda se une a la fiesta pero conseguimos llegar a Cannes sanos y salvos.

Conclusión: La homeopatía está cargada de buenas intenciones pero no funciona. Mañana probaremos con la química.

Ya en el Chateau des Artistes, los enanos juegan como locos por la habitación pues no tenemos tiempo de bañarnos en la piscina.

06/08/2008 23:53 legiovhispana #. De viaje No hay comentarios. Comentar.


Blog creado con Blogia.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris