Facebook Twitter Google +1     Admin

Los inicios de la comunidad hebrea de Bucarest

20120323222913-120323-evreul-cu-gasca.jpg

Como ocurre en tantos otros lugares del centro y del este de Europa, tras los años de la barbarie nazi-legionaria y a causa de la masiva emigración a Palestina durante y después de la Segunda Guerra Mundial, pocos son los testigos conservados del pasado judío en Bucarest. La comunidad hebrea, antiguamente numerosa y boyante, apenas es hoy una sombra de lo que fue. A pesar de ello, sólo es necesario pasearse por los enormes cementerios hebreos de la ciudad o visitar la Gran Sinagoga para comprender la enorme contribución de esta comunidad a la historia de la ciudad.

La primera mención a una comunidad judía en Bucarest se encuentra en un documento del príncipe Mircea el Pastor, fechado en 1550, en el que se atestigua la existencia de judíos sefarditas propietarios de algunas tiendas en la ciudad. Los primeros judíos de Bucarest eran así descendientes de los hebreos expulsados de España en 1492 y que inicialmente se instalaron en Salónica y Estambul, formando allí las comunidades más grandes de exiliados. La siguiente referencia a los judíos marca el inicio de una historia tristemente condenada a la tragedia: en una carta del rabino Josef Caro, de Nicópolis (1559), se explica cómo dos hermanos judíos habían sido enviados a Valaquia para recuperar un dinero prestado y cómo habían sido asesinados por sus deudores en la villa de Dridov, cercana a Bucarest.

La imagen de la comunidad hebrea de Bucarest se completa, en parte, con un decreto firmado por el sultán Selim II, en 1568, ordenando al kadi (juez) de Cernova investigar a un judío llamado Istergun, antiguo empleado de Mircea el Pastor, por el robo de seis carros con mercancías. En otro decreto firmado el mismo año, Selim II ordenaba al príncipe válaco, Alejandro II, a proteger a los otomanos del principado de los abusos de los judíos, que prestaban dinero a un elevado interés (práctica, por cierto, extendida también entre los prestamistas griegos e incluso turcos).

Por aquel entonces, Valaquia era un principado vasallo de la Sublime Puerta en el que el príncipe gobernante era escogido por el sultán. Por este motivo, en ocasiones el acceso al trono se convertía en una subasta y quienes pujaban necesitaban de grandes sumas de dinero para alcanzar su objetivo. Con préstamos obtenidos de los judíos se convirtieron en príncipes de Valaquia Petru Cercel (1583 – 1585), Mihai el Valiente (1593 – 1601) y Radu Leon (1664 – 1669).

Ya en el siglo XVII, documentos oficiales mencionan la presencia en Bucarest de grupos de familias judías que vivían sometidas a unas regulaciones judiciales con elementos discriminatorios contra los no cristianos, como las elaboradas bajo el principado de Matei Basarab (1632 – 1654). Paralelamente, a principios de siglo la Iglesia ortodoxa lanzó una intensa campaña de proselitismo que consiguió numerosas conversiones.

La presencia judía en Bucarest en esas fechas está recogida en la famosa Descriptio Moldaviae de Dimitri Cantemir, en la que se indica que entre los extranjeros (sic) que habitaban en las ciudades válacas y moldavas se encontraban numerosos judíos. A mediados de siglo, tras las matanzas judías perpetradas por los cosacos en Ucrania (1648 – 1649), la población sefardí de la ciudad se vio ampliada con gran número de refugiados askenazis. Ambas comunidades se dedicaron intensamente al comercio y se organizaron en una guilda específicamente judía, corporación de comerciantes y mercaderes que elegía unos cargos directivos, se dotaba de reglas específicas que obligaban a todos sus miembros y pagaba una tasa fija al tesoro del príncipe, como indican los documentos del principado de Constantin Brâncoveanu (1688 – 1714). En este período, los judíos de Bucarest habitaban al sudeste de la ciudad, en el barrio de Jigniţa, donde levantaron su sinagoga.

Encabezando esta entrada, el cuadro Judío con oca (1880), del pintor Nicolae Grigorescu

23/03/2012 22:29 legiovhispana #. Bucuresti

Comentarios » Ir a formulario



gravatar.comAutor: AMA Gloria

¡Cuanto te gusta la Historia! Para mí también es una fuente de satisfacción y su lectura me produce gran complacencia y muchas veces, aunque no siempre, al entendimiento de hechos actuales.

Fecha: 24/03/2012 20:22.


gravatar.comAutor: Constantin

Una pregunta por curiosidad:

Usted mas que insiste a publicar articulos sobre los judios.No digo que no es algo importante ,pero no veo nada escrito sobre los crimenes de los judios!!Ninguna palabra,ninguna frase
Nada del comportamiento avaricio,de las presiones para tener mas derechos que los demas.Mas de lo que se podria en la epoca.Que sea claro como es para mi!Un crimen no puede motivarse con otro y de manera tan disproporcionada asi como ocurio.Esta tierra vivio milenios de invasiones y guerras.Guerras directas y indirectas.Algunos de los membros marcantes de la comunidad judia apuñalo en la espalda mi pueblo.Como?? Dedicandose al movimiento comunista o robando por medio de los bancos o empresas la ricueza de este pais.

,,Ya en el siglo XVII, documentos oficiales mencionan la presencia en Bucarest de grupos de familias judías que vivían sometidas a unas regulaciones judiciales con elementos discriminatorios contra los no cristianos, como las elaboradas bajo el principado de Matei Basarab (1632 – 1654)"
Pues hoy en dia despues de mas de 300 años España esta haciendo lo mismo con los trabajadores de Rumania
Muy verguensoso y discriminatorio bloqueando el acceso al mercado laboral.

.Si eran tan buenos porque el pueblo de usted los expulso?Y una cosa mas:
El pueblo judio por aber sufrido tanto,miliones de victimas y por tener monumentos dedicados al holocaust no tenia que tener experiencia y no hacer daño al pueblos palestino o a los arabes??


Con respecto

Fecha: 08/04/2012 18:48.


gravatar.comAutor: Carlos

Apreciado Sr. Constantin,

Escribo sobre los judíos rumanos porque me interesa el tema, porque este es mi blog y, sobre todo, porque formaban una población de cientos de miles de miembros que actualmente está prácticamente diezmada.

No es la primera vez que insiste sobre los "crímenes de los judíos" sin aportar la más mínima prueba ni razonamiento lógico. Sólo calumnias sin fundamento. Habla de "judíos comunistas" pero ¿acaso eran judíos Ceausescu o Gheorghiu-Dej o Lucretiu Patrascanu o Petru Groza? ¡No, eran simplemente rumanos! Y, ¿acaso acusa usted al pueblo rumano de sus crímenes? Si algún judío cometió un crimen, no por ello era menos rumano que usted o que ellos... Respecto al mito del "judío banquero epxlotador", por favor, relea mi entrada y estudie un poco de Historia, verá que la mayor parte de judíos de Europa se dedicaba al comercio y a las profesiones liberales, no al préstamo.

Me avergüenza profundamente que los Reyes Católicos expulsasen a una población prifundamente española de nuestra tierra. No tengo duda alguna, fue un tremendo error, un acto infame y un empobrecimiento para España.

Sobre si por su sufrimiento previo deben tratar mejor o peor a los palestinos, me parece un argumento tan peregrino que no tengo espacio suficiente en este blog para rebatirlo (ni es el lugar adecuado para este debate).

Fecha: 08/04/2012 20:13.


gravatar.comAutor: ann

sabe Quien era el Judío de la oca? me gustaría saber el significado de la oca y el documento en su mano . El cuadro me impresiono !

Fecha: 11/08/2013 11:29.


gravatar.comAutor: Carmelo

Gracias por tus artículos, me encantan. Demuestras tener un caracter muy democrático y abierto a la crítica, yo comentarios como los del señor Constantín no los aceptaría en mi blog, por difamatorios. En cualquier caso me gustaría saber si existe una comunidad sefardí en Bucarest. Voy a viajar proximamente y desde hace algún tiempo realizo un trabajo fotografico sobre los supervivientes de la Shoá y me gustaría poder localizar alguno en Bucarest. Agradecería cualquier ayuda. un abrazo y felicidades por su blog

Fecha: 20/10/2013 20:29.


gravatar.comAutor: Julian

El cuadro fue pintado por Grigorescu y lo expuso en Paris en 1880 bajo el nombre "Evreul cu gasca" ( el hebreo con la oca). En las comunidades hebreas era muy comun la crianza de ocas por la carne y la grasa que eran parte de la dieta tradicional hebrea.
Volviendo al cuadro, era un hebreo pobre de un "stetl" de Moldavia, (la parte rumana)agarrando bien fuerte la oca con una mano y con la otra sujetando un documento. El elemento extraño del cuadro es el documento que lleva en la mano izquierda el personaje, parece un documento oficial por el sello judicial y la frase „Domnule Preşedinte şi Dlor Deputaţi”. Es una petición de naturalización. El hebreo se dirigia al Parlamento Rumano en Bucarest para entregar la carta y la oca como "pequeño obsequio" y encima viva! El pobre hombre creia que un problema tan importante se podria solucionar con una oca. En realidad refleja como vivian muchas personas y como de corrupta era la sociedad, sobre todo los pòliticos.
Soy de Iasi (Rumania) y en mi ciudad hubo una gran comunidad hebrea. La llamaban la ciudad de las 127 Sinagogas. Hoy dia queda una, la Gran Sinagoga y un cementerio hebreo. Los hebreos moldavos emprendieron la marcha hacia Tierra Santa llevandose con ellos los poemas de Eminescu... Fueron los primeros colonos de Palestina, sobre todo en Zikhron Yaakov y Rosh Pina pero también en Rishon le Zion, Petah Tikvah, Gedera. Una canción popular rumana (Cucuruz cu frunza-n sus) dio lugar al himno hebreo Hatikvah (Esperanza). La hora rumana tambien es el baile nacional hebreo. Se iban con nostalgia en el alma pero se iban: „Ce simţire dureroasă/ Pentru noi, drumeţii,/ Părăsindu-te pe tine – ţara Frumuseţii./ Gîndul nostru tot la tine/ Vecinic o să fie/ Cît va ţine viaţa noastră,/ Scumpă Românie!”

Fecha: 03/01/2015 02:27.


gravatar.comAutor: Jorge Alejandro Blum Domínguez

Estoy orgulloso de mis raices rumanas y judias, ya que mi padre nació allá en 1908 y vino a México en 1936, dónde vivió hasta su muerte en 1989. Tuve la suerte de conocer Bucarest en Abril de este año. Mazaltov y Tiaska Romania mare

Fecha: 23/08/2015 08:08.


Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris