Facebook Twitter Google +1     Admin

Paseo cultural

20081115195227-dscf6851.jpg

Armados de la nueva guía histórico-artística de la ciudad que nos hemos agenciado (por cierto, una maravilla escrita por Silvia Colfescu, en la que se detallan muchos de esos edificios que suelen pasarte desapercibidos mientras paseas), nos hemos dirigido hacia el antiguo Palacio Real donde se encuentra el Museo de Arte de Rumania.

 

Decididos a dejar campar a sus anchas a los churumbeles, primero hemos hecho una breve visita a una bellísima exposición de iconos balcánicos tardobizantinos y griegos. A Claudio, como a mi, nos han triunfado los iconos de los Santos Militares (Demetrio de Tesalónica y Jorge de Lydda), aunque Sofía también ha estado bastante atenta a lo que les iba explicando. Matilda, más trasto últimamente, se ha dedicado a subir y bajar escaleras, corretear por las salas y a recorrer las rampas metálicas para minusválidos (con el consiguiente ruido que los vigilantes han sabido comprender).

 

Después hemos visitado el piso dedicado al Arte moderno y contemporáneo rumano, con obras de Nicolae Grigorescu (¡descubrimiento!),  Stefan Luchian o el omnipresente Constantin Brancusi. Los enanos han podido correr arriba y abajo por las enormes salas, entre las esculturas, aunque hacia el final han empezado a pedir brazos y, al acabar, estaban totalmente agotados.

 

Hemos comido en City Grill Centru (bastante bien, todo hay que decirlo) y después hemos paseado por Lipscani. Todo el centro antiguo de Bucarest está en obras y hoy es posible ver los cimientos de las antiguas construcciones medievales, con pasillos, arcos, pavimentos, etc. ¡Vale la pena el paseo!

15/11/2008 19:52 legiovhispana #. Bucuresti

Comentarios » Ir a formulario



Autor: AMA GLORIA

ESE PASEO POR LIPSCANI ES EL Q A MI ME ENCANTÓ, PROMETE...

Fecha: 17/11/2008 16:01.


Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris