Facebook Twitter Google +1     Admin

Los voluntarios rumanos de Franco

20111111112009-111111-mota-y-marin-2.jpg

Cuando estalló la guerra civil en España, en Rumanía gobernaba Gheorghe Tatarescu bajo la atenta mirada del rey Carol II. Desde el asesinato del primer ministro, Ion Duca, el régimen había intensificado el acoso contra los legionarios de Corneliu Zelea Codreanu quienes, desde la semiclandestinidad, seguían haciendo gala de un fanatismo político y una actitud violenta sin precedentes. A pesar de todo, durante esos años Rumanía fue abandonando progresivamente su actitud francófila para acercarse a los regímenes totalitarios de Roma y Berlín. Muchos financieros y empresarios se mostraron cada vez más proclives al fascismo, por lo que algunos dirigentes de la extrema derecha y del Parido Nacional-campesino se mostraron abiertos a colaborar con la proscrita Guardia de Hierro.

En estas circunstancias, impresionados por la resistencia numantina del general Moscardó en el Alcázar de Toledo, un grupo de legionarios solicitó a Codreanu formar una delegación que viajase a España para regalar un sable de honor al militar español. Codreanu aceptó la propuesta e invitó al general Cantacuzino-Grănicerul a conducir el equipo quien, emocionado, ofreció como regalo su propio sable, providencialmente hecho con acero toledano. Se formó así una delegación de 8 personas, incluyendo al general, un cura y el príncipe Alexandru Cantacuzino. En la despedida que el Capitán – apodo que los legionarios usaban para referirse a Codreanu –ofreció a los viajeros en Gara de Nord el 24 de noviembre de 1936, les invitó a unirse a la lucha “por la fe y por la Cruz” y les regaló un fardito con tierra rumana y un pequeño icono del Arcángel Miguel.

Ya en Lisboa, el embajador español recibió con todos los honores a la comisión rumana y, antes de partir hacia Salamanca, los invitó a una comida donde se escucharon discursos patrióticos y de hermandad, cargados de emoción y testosterona. En la capital salmantina, los legionarios fueron recibidos por un nutrido grupo de representantes del gobierno de Franco encabezados por el Secretario de Relaciones Exteriores, Francisco Serrat y Bonastre. Como todo no iba a ser lucha y sacrificio, el pequeño grupo de rumanos dedicó también un tiempo para el turismo en Salamanca, donde visitaron la catedral y la universidad antes de partir en coche hacia Soria, ciudad en la que se encontraba el general Moscardó.

El recibimiento soriano fue espectacular. Paisanos curiosos salieron a las calles a recibir a los recién llegados, rodeados de banderas rumanas y españolas que decoraban el camino hacia el Palacio del gobernador provincial. Allí, una guardia de honor los recibió mientras el general Moscardó y su estado mayor los esperaba al pie de las escaleras Sonó estruendosa una banda de música militar, políticos, militares, periodistas, miembros de asociaciones culturales e incluso un grupo de la Asociación de Mujeres Españolas se regocijaron con la llegada de sus invitados. Con la emoción del momento, sable en mano, el general Cantacuzino-Grănicerul se regaló con un discurso a Moscardó en el que, entre otras lindezas, dijo:

"(…) He traído este sable que no es un juguete. Es un sable de verdad que me acompañó en la Gran Guerra y con el que, gracias a su acero de Toledo, podéis atravesar a miles de comunistas. Lo he traído para que os traiga suerte en la lucha para derrotar al comunismo y para que os ayude a levantar, todavía más alto, la cruz de Cristo y a eliminar a los destructores de su Iglesia. Os presento a 7 jóvenes, todos ellos oficiales del Ejército rumano. Todos héroes. Han venido a luchar y a morir por la España nacional (…)”

La perorata terminó con un viva España. Moscardó agradeció el gesto, se abrazó al general rumano, lo tomó del brazo y, tras un vinito de la tierra para calentar el espíritu - más si cabe -, salieron al balcón, donde la multitud los ovacionó. En la comida posterior se llegó a la fase de exaltación de la amistad, se brindó de lo lindó y se gritaron vivas a España, a Rumanía, a Moscardó, a Codreanu e incluso, ignorante de la situación política rumana, el general español aulló un viva al rey Carol II, cosa que hizo torcer el gesto a más de uno en la delegación balcánica. Después, hubo también tiempo para el turismo y todos juntos visitaron la catedral, el Museo de Antigüedades de Soria - donde Moscardó firmó un autógrafo para Codreanu en el folleto informativo de la institución – y se tomaron otro vino en la sede de los jóvenes falangistas de la ciudad. Por la noche, los 8 rumanos se fueron a la cama henchidos de orgullo y emoción.

Al día siguiente marcharon todos a visitar las ruinas del Alcázar de Toledo, sin duda el momento más emblemático del viaje y, desde allí, partieron a Talavera de la Reina, donde se integraron en la 21 Compañía del Tercio del coronel Yagüe. Tras diez días de instrucción - que no sé para qué necesitaban si todos eran oficiales y héroes -, partieron hacia el frente de Madrid.

El 19 de diciembre de 1936, los 8 rumanos recibieron el bautismo de fuego en Boadilla del Monte y, unos días después, participaron en el ataque a Las Rozas. ¡Pero, ¡ay!, la guerra es muy mala y no entiende de visitas de cortesía!, así que el 13 de enero de 1937, en Majadahonda, un obús acabó con el turismo de guerra, los brindis, los gritos patrióticos y la testosterona de los legionarios Ion Moţa y Vasile Marin. Los cuerpos fueron trasladados, con todos los honores, a la Capilla del Hospital Militar de Toledo a la espera de su repatriación pero, ante las trágicas noticias, Codreanu escribió al general Cantacuzino para que volviesen todos juntos, vivos y muertos, de modo que con un automovil y una camioneta viajaron hasta la frontera francesa donde, a finales de enero de 1937, abandonaron España tras una guerra que apenas había durado un mes y medio.

Lo curioso de esta lamentable historia es que todavía hoy se levanta en Majadahonda un enorme monumento, coronado por una cruz, en recuerdo de Ion Moţa y Vasile Marin, los legionarios rumanos que cayeron, según reza, por Dios, España y Rumanía el 13 de enero de 1937. Anualmente, grupos de nostálgicos rumanos y españoles – con el incombustible Blas Piñar a la cabeza – se reúnen allí para homenajearlos y soltar sus habituales matracas. 

11/11/2011 11:20 legiovhispana #. Historia

Comentarios » Ir a formulario



gravatar.comAutor: Luis

Esta entrada es espectacular. No tenía ni idea de la historia de los voluntarios rumanos, que considero digna casi de un libro. La historia es siempre más sorprendente que la ficción. Bravo, Carlos.

Fecha: 12/11/2011 10:41.


gravatar.comAutor: AMA Gloria

De verdad, Carlos, no sé de donde sacas estas historias, que, como dice Luis, desconocemos la mayoría de mortales.¡Enhorabuena!

Fecha: 14/11/2011 13:25.


gravatar.comAutor: Carlos

Hola, bucarestinos. Estaría interesado en conseguir información (fotos actuales) acerca de lo que fue la sede del Movimiento Legionario de Codreanu en Bucaresti Noi, llamada la Casa Verde. Gracias

Fecha: 27/03/2012 19:25.


Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris