Facebook Twitter Google +1     Admin

Descubriendo a Hummel

El blog de un buen amigo me ha hecho recordar que un día le hablé de mi afición por escarbar en las enciclopedias de la música para encontrar a todos aquéllos que, como el Salieri de Amadeus, quedaron sepultados bajo la grandiosidad de Mozart, Beethoven y otros magníficos y más mediáticos compositores.

Fueron muchos los sacrificados por la gloria de sus contemporáneos y el nivel de sus obras sólo ha empezado a resurgir cuando intérpretes como Howard Shelley lo han reivindicado en sus conciertos.

Recomiendo a los lectores que, antes de acercarse a la tienda de CDs más cercana (y lo harán, a buen seguro que lo harán), escriban en el buscador de Youtube los nombres de Johann Nepomuk Hummel, alumno de Mozart y amigo de Beethoven, Giovanni Paissiello, el preferido por Catalina la Grande Rusia y por Napoleón Bonaparte, Friedrich Kalkbrenner, temido por Liszt y Chopin, Clara Schumann, la amantísima esposa del egregio Robert Schumann, Ignaz Moscheles, el profesor de música de Mendelssohn, o John Field, el irlandés que recorrió Europa con su piano a cuestas.

Escuchen, por favor, lo que Youtube les ofrece y después, con los bolsillos llenos, tomen al asalto la sección de música clásica de la tienda de CDs que más les plazca.

23/07/2010 15:21 legiovhispana #. Reflexiones

Comentarios » Ir a formulario



gravatar.comAutor: Luis

¡Gracias por tantas recomendaciones! Sólo me atrevo a añadir que algunos de los que ahora reconocemos "grandes" tuvieron un reconocimiento muy tardío. Véase el caso de Vivaldi, por ejemplo. Pero, repito, gracias.

Fecha: 24/07/2010 11:03.


gravatar.comAutor: Aba Inma

Seguí tus consejos y seguro que en cuanto tenga un ratito salgo a comprar alguno de los Cd.que recomiendas. No escuché todos pero lo que oí me maravilló.
Gracias. Eres mi yerno "preferido".

Fecha: 24/07/2010 14:23.


Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris