Facebook Twitter Google +1     Admin

Gitanos de Bucarest

20081023012824-gitanos-de-bucarest.jpg

Comparando a los gitanos patrios con los locales uno comprende que los nuestros están descafeinados.

 

Por las calles de Bucarest es fácil encontrarlos, solos o en familia, errantes o contemplando escaparates de bisutería, ataviados al modo tradicional: de negro y con sombrero de ala ancha ellos y con faldas, pañuelos y blusas de vivos colores ellas.

 

Ellas pueden ir acompañadas por un enjambre de niños, más o menos acicalados, y mientras mendigan con una mano, se santiguan con la otra, te insisten en que les des dinero o les compres una botella de refresco, se ofrecen para leerte el futuro, te dicen lo guapo que eres, o que es tu mujer, o tus hijos, te bendicen y, algunas, sólo algunas, miran de reojo tu cartera con ojos golositos. El gitano, por su parte, no suele cambiar sus semblante adusto, su actitud huraña, te observa, más bien te escudriña, valorando algo, nada bueno, y a veces, muy pocas, te muestra una sonrisa que esconde una dentadura dorada.

23/10/2008 01:28 legiovhispana #. Bucuresti

Comentarios » Ir a formulario

gravatar.comAutor: Paco

Que vaaaaa!!!!Los gitanos son los mismos en todos los sitios! lo que pasa es que ahi son mas visibles.

Fecha: 23/10/2008 03:18.


Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris