Facebook Twitter Google +1     Admin

Kulas

20120116002939-clipa-10-55.jpg

Una de las manifestaciones arquitectónicas más curiosas y originales del sur de Rumanía, especialmente de la zona de Oltenia y del oeste de Muntenia, lo constituyen las kulas, unos imponentes edificios semifortificados levantados por los boyardos en el siglo XVIII, que sirvieron de inspiración a los ideólogos del estilo neo-rumano para diseñar sus propias obras a finales del siglo XIX y principios del XX.

94657maxim

 La nobleza terrateniente válaca, responsable de la construcción de estos peculiares hogares-refugio, posiblemente tomó para definirlos una palabra en la lengua de sus principales enemigos, los turcos, ya que incluso ahora, kula significa torre en lengua turca. Por otro lado, en el sur de los Balcanes - Albania, Bulgaria, Serbia e incluso Grecia -, donde este tipo de edificaciones son comunes aunque ligeramente distintas, se emplea para definirlas una palabra muy parecida, con leves modificaciones.

cula-glogova

La forma de torre de las kulas responde a una actitud de defensa activa y pasiva, dependiendo del lugar donde se construyeron y al contexto socio-político del momento. En Rumanía, la mayor parte de las kulas se levantaron durante asfixiante gobierno de los fanariotas, personajes impuestos desde Estambul para acabar con las veleidades independentistas de los voivodas rumanos. Las presiones de los fanariotas, la rivalidad con otras familias de boyardos y el constante ir y venir de ejércitos y de partidas de bandidos fue el marco en el que nacieron estas mansiones fortificadas.

cula-vladimirescu-cerneti-mehedinti

 Situadas sobre colinas elevadas y con buenas vistas a su alrededor gracias a sus dos o tres pisos, las kulas eran, al mismo tiempo, residencias y torres de vigía. La fortuna de su dueño normalmente determinaba su tamaño y forma, así como sus características defensivas, sus elementos decorativos y la atención a los detalles. Proporcionales al tamaño de las familias que residían en ellas y a sus posesiones, las kulas son edificios prismáticos de planta prácticamente cuadrada con, como mínimo, 12 metros de lado. Sus muros están hechos de piedra o de ladrillo, tienen más de un metro de espesor y suelen estar reforzados con troncos de roble.

cula-crasnaru-groserea-gorj

 La planta baja incluye una gran bodega abovedada, con acceso directo al exterior. Suele tener una o dos cámaras y, ocasionalmente, dispone de un pozo excavado en el centro para asegurar el suministro de agua en caso de un largo asedio. El acceso a la primera planta puede hacerse por el mismo lugar que a la bodega o por un lado. Algunas kulas tienen una escalera de madera, fija o móvil, que da acceso a la primera planta. Las puertas, con una o dos hojas que se abren hacia el interior, son macizas y están normalmente reforzadas con piezas metálicas que las atraviesan y un complejo cerrojo. En muchas ocasiones, el piso superior tiene un balcón con columnas de albañilería o de madera que soportan varios arcos trilobulados, en otras, balcones de madera asoman por los lados del edificio. El tejado, a cuatro aguas, originalmente tenía tejas de madera – algunas de las cuales todavía se conservan -, amplios aleros y, en ocasiones, una ligera cornisa.

cula-Brabova

 En ningún caso hay más de tres habitaciones en la primera planta, normalmente son bastante pequeñas, tienen suelos de tarima y el techo con las vigas a la vista o con bovedillas de cañón en el piso superior para protegerlas de un fuego en el tejado. Algunas kulas tienen en sus habitaciones paredes estucadas y elaboradas sovas cerámicas para dar calor. Las habitaciones más pequeñas se empleaban como cocina y una estrecha galería abovedada conducía a la letrina. Las ventanas, cubiertas con una fina membrana de vejiga de pavo tratada con cal y taninos para hacerla transparente, eran estrechas y estaban reforzadas con barras de acero.

din casa boierului

La escasa decoración exterior normalmente consiste en paneles rectangulares con las esquinas biseladas y, entre la planta baja y la primera planta, un cinturón de obra. La veranda, que ocupa toda la amplitud de la fachada, con sus arcos trilobulados, es la característica más llamativa de estos edificios y, al mismo tiempo, el punto más vulnerable, especialmente si pensamos en términos defensivos.

Greceanu

En Rumanía, pueden visitarse todavía casi 20 kulas en los condados de Vâlcea, Gorj, Mehedinţi, Dolj y Argeş, un inestimable patrimonio que muchos luchan por conservar pero que, desgraciadamente, en algunos casos está amenazado por el abandono, los gamberros y los especuladores inmobiliarios.

CulaSiacu1

16/01/2012 00:22 legiovhispana #. Historia

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris