Facebook Twitter Google +1     Admin

Bucarest: de la Prehistoria a las grandes invasiones

20100424172729-100424-diosa-de-vidra.jpg

Bajo los bloques de hormigón y el bullicio de Bucarest se esconden siglos de historia que hoy son difíciles de identificar en medio del caos. A pesar de todo, el varios posts intentaré esbozar la centenaria historia de esta ciudad para ayudar al visitante a apreciar un lugar demasiado maltratado y poco comprendido.

 

Las riberas del Dambovita y del Colentina y las colinas que los circundan comenzaron a poblarse en el Paleolítico Medio (85.000 – 35.000 a.C.) y los restos de los poblados que se construyeron entonces se han localizado hoy en lugares como Herastrau o en el menos bucólico barrio de Pantelimon. Ya en el Neolítico (7.000 – 3.500 a.C.) se desarrollaron en esta zona las culturas Cris, Dudesti y Gumelnita, de la que se ha conservado la Diosa de Vidra (en la foto adjunta), diosa de la fertilidad que representa también el ciclo vegetal tan importante para esta cultura de agricultores y ganaderos.

 

Con la formación de los grandes pueblos de la Antigüedad, el lugar donde hoy se encuentra Bucarest asistió a la formación del reino Geto-Dacio, una rama del gran pueblo tracio a la que Herodoto se refirió en su descripción de la campaña de Dario I contra los escitas. El gran rey dacio Burebista fue el artífice de la creación de una potencia regional que empezó a amenazar a la pujante República romana por lo que, con el paso de los años, el choque se hizo inevitable y a principios del siglo II d.C. los romanos destruyeron por completo el reino dacio de Decébalo y lo ocuparon.

 

La ocupación de la zona de Bucarest duró poco (117 d.C.), volviendo de nuevo a manos de los dacios libres, es decir, aquellos que quedaron fuera de la provincia romana de Dacia, hasta la llegada de los godos. Tras la rotura del limes romano, la población de antiguo Bucarest vio pasar por allí  a hunos, gépidos y ávaros, invasores que dejaron poco y destruyeron mucho, y no fue hasta la creación del Primer Imperio Búlgaro – bajo cuya jurisdicción estuvo - que encontró algo de tranquilidad. Curiosamente, la cultura eslava asociada al poder búlgaro acabó siendo disuelta por la de los pobladores rumanos, dejando algunos topónimos (Ialomita, Snagov, etc.), bastantes palabras en el idioma común y ciertas costumbres.

 

Pechenegos y cumanos acabaron salvajemente con este período de tranquilidad así que los pobladores de la región se vieron obligados a formar núcleos protegidos en zonas abiertas o junto a establecimientos monásticos levantados en las profundidades de la gran zona boscosa del sur de Rumania – que incluía el territorio de Bucarest - conocida como Codrii Vlasiei.

 

Fue posiblemente en este momento cuando la futura capital de Rumania empezó a formarse como ciudad.

24/04/2010 17:27 legiovhispana #. Bucuresti

Comentarios » Ir a formulario



gravatar.comAutor: AMA Gloria

Hijo, no sé de donde sacas tiempo para empollarte todas esas cosas, pero sea de donde sea, cómo soy tu madre, no tengo más q felicitarte por tu esfuerzo de estar al corriente de lo q la Humanidad ha ido dejando a su paso. Sigue por ese camino, me siento orgullosa.

Fecha: 25/04/2010 15:09.


Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris