Facebook Twitter Google +1     Admin

La agricultura rumana

20131215003532-pac3-transilvania.jpg

Rumania dispone de abundantes recursos agrícolas distribuidos en tres tipos relieves, cada uno de los cuales representa, aproximadamente, una tercera parte del territorio: en el centro, la meseta transilvana, rodeada por los Cárpatos, representaría un primer círculo que, a su vez, está rodeado por colinas suaves seguidas por un círculo exterior de llanuras. En consecuencia, la superficie agrícola rumana es de 14,7 millones de hectáreas (un 61,7 % del total), de la cual un 64 % representa terreno arable, un 33 % son pastos y henos y 3 % representan los huertos y viñedos.

Hasta mediados del siglo XIX, en Rumanía predominaban las grandes propiedades, en las que existía una relación feudal entre el propietario y los trabajadores de la tierra, sin embargo, en 1864, la Ley Rural promulgada por el príncipe Alexandru Cuza dio a los campesinos el poder real sobre la tierra, distribuyéndola en pequeñas parcelas. La reforma agraria de 1921 acentuó la fragmentación del territorio agrícola, siendo la superficie media de las parcelas de 3,9 ha.

Tras la instauración del régimen comunista en 1947,  una de las medidas económicas que más impacto tuvo sobre la población fue la violenta colectivización de la agricultura del país según el modelo soviético y la consiguiente instauración de las cooperativas agrícolas de producción.  Una vez instaurada la democracia, la reforma agraria de 1991 atribuyó un 72 % del conjunto de tierras agrícolas y el 84 % de los terrenos arables a las explotaciones privadas, aunque esta medida no estuvo acompañada de las reformas necesarias para hacer de la agricultura un sector competitivo y eficiente. La tierra se repartió en lotes de un tamaño inferior a 10 ha entre los jornaleros agrícolas, se prohibió la venta de tierra (hasta 1997) y se impidió la restauración de la gran propiedad agraria y la aparición de neocooperativas o empresas agrícolas.

Las consecuencias fueron inmediatas y son todavía patentes.  Rumania sufrió un retroceso hacia el minifundismo que contradice la tendencia habitual en las agriculturas de mercado y una disminución de la productividad agrícola, especialmente en el caso de la producción de cereales, donde se acusó la ausencia de grandes superficies y de la adecuada mecanización. De este modo, el gran número de explotaciones de subsistencia y semisubsistencia se ha convertido en el mayor problema al que se enfrenta la agricultura Rumana. Así, de un total de 3,93 millones de explotaciones agrícolas registradas al final del año 2008, un 99,5 % son explotaciones agrícolas individuales sin personalidad jurídica – es decir, explotaciones familiares - que gestionan el 65% de la superficie agrícola utilizada. Por otro lado, cabe destacar que entre 2002 y 2008 se produjo un drástico descenso en el número de explotaciones agrícolas - más de 600.000 – debido a la presión de la urbanización y a la compra de terrenos agrícolas por parte de extranjeros con objetivos especulativos.

Actualmente, el área media agraria por propiedad en Rumania es de 3,4 ha, un valor muy alejado de la media europea (15,8 ha/explotación)[1]. Las explotaciones familiares, cuya superficie media es sólo de 2,3 ha, tienen un bajísimo nivel de profesionalización y un 33 % de sus ingresos provienen del autoconsumo. En este tipo de explotaciones, las responsabilidades se reparten entre los miembros de la familia de modo mientras los hombres dedican su tiempo a las tareas agrícolas y ganaderas más duras, como segar[2], pastorear a los animales o cortar leña, las mujeres recogen el forraje, alimentan a los animales y realizan todas labores domésticas.

El minifundismo provoca que los agricultores no se aprovechen de las economías de escala en producción ni tengan poder de negociación a la hora de comprar materias o vender su mercancía, además tampoco tienen recursos para acometer las inversiones necesarias para hacer las tierras más productivas y son reacios a la venta de tierras que podría permitir una concentración parcelaria lo que, sin duda, disminuye su productividad. Para finalizar, cabe mencionar que aunque la fuerza laboral empleada por el sector agrícola rumano es una de las más numerosas de Europa, la realidad es que su peso sobre el total es cada vez menor. Los bajos ingresos que aporta la actualmente cualquier explotación agrícola en Rumania, especialmente en comparación con los servicios y la industria (sectores que han absorbido la mayor parte de las inversiones), han provocado una disminución de la población dedicada a labores agrícolas y su envejecimiento, al no existir un reemplazo de los jubilados por gente más joven. En el 2008 el 56,7% de los trabajadores tenía más de 45 años y un 36,7% más de 55 años[3].

[1] Paradójicamente, Rumania es el país con mayor número de explotaciones agrarias de la UE, casi una tercera parte del total (Fuente: Romania Libera, 11 de octubre de 2011. România are cel mai mare număr de exploataţii agricole din UE, circa o treime din total). 

[2] La fotografía izquierda muestra a un campesino rumano tras segar y recoger el forraje para alimentar durante el invierno a sus animales. La mecanización en las explotaciones familiares es inexistente pues las labores de tracción las realizan los animales.

[3] Como se observa en la fotografía derecha, la población rural rumana sufre un envejecimiento por el éxodo de la gente más joven.

15/12/2013 00:35 legiovhispana #. Actualidad

Comentarios » Ir a formulario



gravatar.comAutor: Luis.

Bravo, muy bien.

Fecha: 15/12/2013 10:40.


gravatar.comAutor: Veronica

Una exposición muy interesante.
En España, la concentración parcelaria de la década de los 50 era la respuesta a ese problema pero por el camino surgieron otros tantos por lo que pensemos en vías alternativas... ¿Cooperación entre minifundistas vs. centralización de la propiedad?

Fecha: 19/12/2013 16:09.


Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris