Facebook Twitter Google +1     Admin

La controvertida historia de Nicolae Paulescu, descubridor de la insulina

20111122103204-111122-nicolae-paulescu.jpg

Nicolae Paulescu nació en Bucarest el 30 de octubre de1869 y, ya desde muy pequeño, destacó en la escuela por sus habilidades. Muy pronto aprendió francés, latín y griego clásico, idiomas que hablaba de forma fluida junto con el rumano, su lengua materna. Era un gran pintor e incluso se atrevió a componer algunas piezas musicales, además se sentir una inclinación natural hacia las ciencias naturales, especialmente hacia la física y la química.

Tras graduarse en la Escuela Mihai Viteazul, en 1888 marchó a París para iniciar sus estudios de medicina. En 1897 alcanzó el grado de Doctor en Medicina y en seguida entró a trabajar como ayudante de cirugía en el Hospital de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro de la capital francesa. Tres años después, regresó a Rumanía, donde trabajó como Director del Departamento de Fisiología de la Universidad de Medicina de Bucarest.

En 1916, Paulescu consiguió desarrollar un extracto acuoso pancreático que, inyectado en un perro diabético, consiguió normalizar los niveles de azúcar en la sangre, es decir, puso la primera piedra en sus investigaciones para sintetizar la insulina. La Primera Guerra Mundial le alejó del laboratorio y lo llevó al frente, sin embargo, a su regreso a la actividad científica logró aislar lo que él bautizó como pancreína – conocida después como insulina -, una hormona pancreática antidibética. Su investigación fue publicada en 1921, en varios artículos en la sección rumana de la Sociedad de Biología de París y, el 10 de abril de 1922, Paulescu patentó en el Ministerio rumano de Industria y Comercio su método de fabricación de la pancreína .

Hasta aquí la historia es simplemente asombrosa, sin embargo, también tiene su parte oscura. Ocho meses después de la publicación de los resultados de las investigaciones de Paulescu, los canadienses Frederick Grant Banting, Charles Best, James Collip, y J.J.R. Macleod, de la Universidad de Toronto, en un trabajo en el que citaban incorrectamente a Paulescu, hicieron público su descubrimiento de la insulina.

Por las mismas fechas, Paulescu desarrolló una intensa actividad política en una Rumanía presa de las turbulencias de la época. En 1922, junto a Alexandru Cuza, fundó la Unión Nacional Cristiana, partido que tuvo el dudoso honor de ser el primero en Europa en incluir la esvástica como su símbolo oficial, que situaban sobre la bandera tricolor rumana. Paulescu y Cuza escribieron incendiarios artículos contra los judíos rumanos, que hicieron las delicias de los miembros de la fascista Guardia de Hierro y de los sectores más antisemitas del país. Paulescu fue mentor de Corneliu Zelea Codreanu e incluso sirvió de testigo de la defensa durante el juicio contra Codreanu, celebrado en marzo de 1924, y durante el cual realizó un exaltado alegato contra las “fuerzas ocultas”, dirigidas por hebreos, que pretendían gobernar el mundo.

Tan radical candidato al Premio Nobel debió, sin duda, incomodar al tribunal que otorgaba los premios, por lo que no es difícil entender la razón por la que, en 1923, Banting y Macleod recibieron por sus estudios el Premio Nobel de Fisiología o Medicina.

Sea como fuere, al Ministerio de Desarrollo Regional y Turismo rumano no se le han caído los anillos al utilizar la figura de Paulescu para promocionar Rumanía por el mundo, de modo que recientemente ha publicado un anuncio en la prensa internacional – anuncio que encabeza esta entrada – en el que afirma: “Diariamente, un rumano salva 180 millones de vidas en todo el mundo.

 

22/11/2011 10:32 legiovhispana #. Historia

Comentarios » Ir a formulario



gravatar.comAutor: Luis.

¡Apasionante! Los personajes que se encuentran en el lado oscuro de la raza humana y que nos salen con el descubrimiento de la insulina, los viajes a la Luna o los derechos del hombre son... fascinantes. Por otro lado, qué pena que una persona inteligente y clarividente se deje arrastrar por la leyenda del Priorato de Sión o la ceguera de la raza patria. Qué pena.

Fecha: 22/11/2011 16:48.


gravatar.comAutor: AMA Gloria

Después de lo dicho por Luis queda poco por decir. Es cierto que hay muchos lados oscuros en la raza humana.

Fecha: 22/11/2011 20:14.


gravatar.comAutor: Estela Albarracín- Lic en Nutrición UBA

Es asombroso para mi, Nicolae Paulescu como descubridor de la insulina. Jamás me lo nombraron en la Escuela de Nutrición ni en ningún texto de la materia- Es caso similar al de Edison y sus patentes.
Su gran descubrimiento para la humanidad nada tiene que ver con ideas políticas.Millones de diabéticos de todas las razas y credos se salvaron gracias a el.

Fecha: 14/11/2016 14:41.


Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris