Facebook Twitter Google +1     Admin

Yo serví al rey de Inglaterra

20080723090650-gal1683-4.jpeg

Ayer disfruté de la comedia checa Yo serví al rey de Inglaterra, basada en la novela del mismo nombre del escritor Bohumil Hrabal. La película narra la vida de Jan Dite un camarero tan bajito como ambicioso. Jan quiere convertirse en millonario y para conseguirlo observa y aprende de los clientes de los lugares donde trabaja, desde una pequeña taberna hasta un bello restaurante de estilo Art Nouveau, pasando por un rocambolesco burdel de lujo.

 

Ambientada en Checoslovaquia entre finales de los años 20 y los años 50, Jan vivirá en el tumultuoso escenario centroeuropeo y se convertirá en protagonista de las más descabelladas anécdotas. La historia empieza y acaba en un pueblo alemán semiabandonado al que Jan se traslada a vivir tras pasar 15 años en la cárcel y desde el que recuerda su azarosa vida.

 

Yo serví al rey de Inglaterra es una película tan divertida como poética, profundamente costumbrista, filmada con un gusto por los detalles que te va introduciendo en los ambientes de la época como un invitado más de banquetes, fiestas y discusiones políticas. Aunque es difícil destacar una escena, me quedo con  aquella en la que unos acaudalados comensales disfrutan de una cena, mientras alimentan encandilados a una preciosa mujer que da vueltas sobre una plataforma en el centro de la mesa.

 

El principal actor secundario de la historia, indispensable, es la gastronomía checa, que continuamente aparece para embellecer todavía más, si cabe, la película.

 

27/07/2008 21:27 legiovhispana #. Cine

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris